Marcha visibiliza a otros desaparecidos

PUNTO DE ARRANQUE. El contingente que marchó ayer se reunió en la Glorieta de los Niños Héroes para luego partir a la fiscalía. (Foto: Jorge Alberto Mendoza)

El caso de cuatro estudiantes desaparecidos en Jalisco, uno de ellos de Medicina y tres de Cine, revivió las heridas abiertas de decenas de familias, cuyos hijos también estudiantes fueron privados de la libertad desde hace más de dos años, y a diferencia de los más recientes, ellos obtuvieron silencio por parte de las autoridades y la sociedad civil.

Ayer por la tarde, a la marcha en Guadalajara convocada para exigir la localización de Javier Salomón Aceves Gastelum, Jesús Daniel Díaz García y Marco Francisco García Ávalos –estudiantes de Cine de la Universidad de Medios Audiovisuales (CAAV)– y de César Ulises Arellano Camacho –alumno de segundo semestre de Medicina en el Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS)–, no solamente acudieron casi 2 mil personas en solidaridad con lo sucedido a los jóvenes, sino también familiares de otros tantos que perdieron el rastro de sus hijos en el centro y sur del estado, cuyo paradero sigue sin conocerse y su caso permanece en la impunidad.

“Soy Leticia Vázquez Camarena, mamá de Érika Berenice Cuevas Vázquez, desaparecida el 12 de noviembre de 2014 en Puerto Vallarta, es egresada de la Universidad de Guadalajara, es licenciada en Cultura Física y Deporte. Cuando desapareció yo acudí con el rector Tonatiuh Bravo a pedirle que me ayudara, que abogara para que buscaran a Érika porque pertenecía a esta alma mater y no obtuve ningún resultado. Era el segundo congreso nacional avalado por la UdeG, mandaba maestros a dar el curso, a la hora que Érika desaparece, no me ayudan, nadie me apoya, ¡por eso estoy aquí, porque son tres años y cuatro meses que he pedido por ella y no la encuentran!”, manifestó una madre durante la marcha, frente a la Fiscalía General del Estado (FGE).

Quien también reclamó la falta de actuación de las autoridades respecto a los casos por desaparecidos fue la madre de Karla, otra joven que fue privada de su libertad hace dos años y pese a que fueron otras tres personas las que se llevaron junto con ella, no hubo manifestaciones públicas ni localización de las personas.

“Me enteré en las noticias que Aristóteles puso un precio, una recompensa, y a mí me dolió, ¿por qué los mexicanos somos diferentes?, ¿por qué unos valen más que otros?, mi hija no es hija de un político ni de un artista, ni de una gente importante, simplemente es mi hija. Se la llevaron con tres jóvenes más, había una madre de familia de tres pequeñitos y otros jóvenes de 23 años; a ellos los detuvo la Policía Estatal en Tlaquepaque, Jalisco, las cámaras jamás fueron revisadas, entonces el fiscal dijo que serían revisadas y eso fue una mentira, siempre caminamos con mentiras”, reclamó la mujer frente al contingente de personas.

Entre gritos eufóricos de los jóvenes y lágrimas de los familiares de quienes no han sido encontrados, las madres de Marco, Salomón y Daniel, provenientes de otros estados, también hablaron para reprochar que los estudiantes sean privados de su libertad sólo por andar en la calle, pero se dijeron confiadas en que el gobierno de Jalisco se los entregará con vida.

Tras la concentración, en las oficinas de la fiscalía sólo fue recibido un grupo de 15 personas para atender sus demandas y dialogar, mientras afuera los manifestantes, después de una caminata desde la Glorieta de los Niños Heres hasta la calzada Independencia y Hospital, exigían un alto a la violencia.

Hallan a otro alumno

Antes de la manifestación de la tarde, la FGE anunció la aparición de Pedro Ruiz Guerrero, estudiante de secundaria que fue reportado por su familia como desaparecido el 20 de marzo, en Zapopan.

El joven de 14 años fue localizado por las autoridades en la colonia Lomas de la Primavera, donde permaneció el día de ayer para recibir atención en un centro de rehabilitación, según informó FGE. La última vez que Pedro había sido visto fue cuando se dirigía a clases a la Secundaria Técnica 45, a la cual nunca llegó.

Tras darse a conocer su localización, el gobernador tuiteó: “Han sido días complicados pero seguimos trabajando sin descanso; les informo que el adolescente Pedro Ruiz Guerrero ya fue localizado”.

Respecto a los casos de Marco, Salomón y Daniel, no se sabe de ellos desde el 19 de marzo, cuando se los llevó un grupo armado en Tonalá. En cuanto a César, desapareció el mismo día, pero en Tala.

“Me enteré en las noticias que Aristóteles puso un precio, una recompensa, y a mí me dolió, ¿por qué los mexicanos somos diferentes?, ¿por qué unos valen más que otros?”
Madre de joven desaparecida

FV/I

 

Anuncios