Lecheros señalan de corrupción a Liconsa

Los intermediarios compran el litro a tres pesos y lo venden a 6.90 a la empresa paraestatal, que rechaza leche de productores.

Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO. http://www.agustindelcastillo.com/

Se acerca a los 40 días la protesta de los productores de leche de la región Los Altos, quienes demandan ampliación de cupos y mejores precios para su producto, y evitar caer en garras de intermediarios, que en connivencia con empleados de Leche Industrializada Conasupo (Liconsa), se apropian de las ganancias, lo que ha agravado la crisis del sector, afirman sus líderes.

“Ya no nos es negocio producir leche, debido al incremento en los costos de producción; todos los insumos se nos treparon de precio, y el ejemplo más palpable son los combustibles […] se le decía a Liconsa que incrementara el precio a ocho pesos, ya que tenemos un estudio bien fundamentado donde demostramos que nuestro costo de producción es de 7.45, y Liconsa dio un incremento de 60 centavos, dando un precio de 6.90, y a partir del 30 de mayo serán otros 30 centavos, lo cual daría un total de 7.20, y aun así estamos por debajo del costo de producción; otro problema es que Liconsa no ha ampliado el volumen de compras, poniendo topes, definitivamente no nos está ayudando a resolver los problemas”, señaló el dirigente ganadero de San Juan de los Lagos, Jairo Muñoz.

Por otro lado “tenemos la importación de leche en polvo, desmedida, donde la industria utiliza este tipo de leche de mala calidad, o pseudoleches,y saca al mercado productos de muy mala calidad, y entonces no utiliza la leche que se produce en el país; tenemos las fórmulas lácteas, leches que no son leches, que tienen productos químicos que son cancerígenos; entonces pedimos que Liconsa libere el precio por arriba de costo de producción, para que el ganadero pueda tener una utilidad, y poder así seguir viviendo de la actividad, pero la otra es que la industria haga un compromiso con los productores, que no los deseche, que abra un diálogo; estamos dispuestos a producir con la calidad que ellos quieren, pero que haya un compromiso, que paguen por la calidad y el volumen, que no le den cupo a leche de otros países”.

Un tercer grupo de demandas es que “la Secretaría de Salud y a la Profeco [Procuraduría Federal del Consumidor] regulen esas fórmulas lácteas, que las retiren del mercado porque son causas del cáncer, y están matando a la población, aparentemente están dando un producto barato, a final de cuenta lo que ahorran lo derivan con problemas de salud, y gastos en servicios médicos”, señaló.

Al problema del precio que da Liconsa se adhierte la estrategia de las diferentes industrias “que nos compran la leche, Nestlé, Sello Rojo […] simplemente les dicen, no quiero tu leche y te voy a recoger tu tanque de enfriamiento, y los deja a la deriva, es como si corriera a un empleado mío sin liquidación, sin darle una garantía por el tiempo que estuvo conmigo. La industria nunca ha aceptado hacer contratos con nosotros, y nos dejan en la precariedad”, afirmó el líder ganadero.

– ¿Cuál ha sido el papel jugado por Liconsa?
– Liconsa ha funcionado siempre como un regulador de precios; todos sabemos que es una dependencia del gobierno, la labor de Liconsa es mejorar el precio y captar toda la leche del mercado, como un servicio social, cosa que hoy en día no está cumpliendo, ya lo ve como un negocio.

Las consecuencias: “no va a haber alimentos en el país, habrá que traerlos de otros lugares, al precio que nos los vendan, y de la calidad que nos manden […] lo más grave de esto es que rebotaría en un problema social, en mi asociación ganadera yo represento a más de 1,500 familias, y si a cada familia le sumamos a otras tres familias que emplea, en promedio, hablamos de 4,500 familias, directas, que viven de la actividad, más el que nos surte el semen, el forraje, las semillas, los detergentes, es una cadena enorme, hablamos que en Los Altos norte tenemos un estimado de 15 mil familias que viven directa e indirectamente de la actividad.

Y “desgraciadamente, el productor más pequeño es el que está teniendo más problemas, por los volúmenes; a la industria lo que más le interesa es tener volúmenes grandes para invertir menos en la recolección de la leche, pero Liconsa se supone que es parte de su labor, ayudar a los pequeños productores; desgraciadamente hoy en dia Liconsa no está cumpliendo, se pactó con los ganaderos y las diferentes dependencias que están relacionadas en el tema ampliar la compra en 200 mil litros diarios, cosa que no ha pasado porque siguen rechazando leche, y siguen poniendo topes más rigurosos. San Juan de los Lagos produce un millón 200 mil litros diarios; los rechazados no dejan de comercializar, pero en un mercado mucho más barato, por intermediarios que la están pagando a tres pesos, y eso intermediarios la meten a Liconsa a 6.90 pesos, sin ningún problema”.

– Está pervertida la comercialización.
– Desgraciadamente sí; el principal problema de esto se llama corrupción.

Añadió: “Nosotros como dirigentes hemos tratado de mediar entre autoridades y productores, desgraciadamente la gente está cada vez más desesperada al ver que no hay respuesta, que sus capitales están siendo mermados, que tienen que estar matando vaca para sobrevivir; la verdad, no alcanzamos a dimensionar los alcances, pero si no hay una solución a corto plazo esto no va a terminar bien, ya se habla que en Los Altos fue cuna de la revolución cristera, y que ahora será de la revolución lechera”.

 

Anuncios