Atestiguan ‘horror’ contra afluentes

  • 1
    Los ambientalistas relataron que los habitantes de este municipio respiran a diario la brisa del río contaminado, o lo que es peor, usan sus aguas para el riego de alimentos. Foto: Raúl Méndez
  • 1
    Este sábado se realizó una edición más del Tour del Horror, con algunos alumnos del ITESO. Foto: Raúl Méndez
  • 1
    Desde Las Pintas hasta El Salto y Juanacatlán, siguiendo el trayecto del agua sucia, el panorama es desalentador y desgarrador Foto: Raúl Méndez
  • Los ambientalistas relataron que los habitantes de este municipio respiran a diario la brisa del río contaminado, o lo que es peor, usan sus aguas para el riego de alimentos. Foto: Raúl Méndez
Jonathan Bañuelos/Mural

Guadalajara, México (25 febrero 2018).- Aunque la contaminación está presente en la cotidianeidad de la Zona Metropolitana de Guadalajara, es más notoria hasta que provoca comezón en los ojos, en la garganta y en la nariz.

El fétido olor, como a huevo podrido, es la principal característica de la cuenca de El Ahogado y el Río Santiago, en la que, de acuerdo con activistas, las autoridades municipales, estatales y federales han sido omisas para su limpieza.

Este sábado se realizó una edición más del Tour del Horror, un paseo por la contaminada cuenca del Río Santiago y El Ahogado organizado por el colectivo Un Salto de Vida y la universidad ITESO.

El objetivo de este trayecto que se realiza desde hace 8 años, es que los jóvenes universitarios tomen conciencia de la situación insalubre que padecen las personas que viven al pie de estos cuerpos de agua.

Además, sirve para que se den cuenta que esta problemática no es un hecho aislado, pues los desechos tóxicos contaminantes provienen de las descargas de la Zona Metropolitana de Guadalajara.

Desde Las Pintas hasta El Salto y Juanacatlán, siguiendo el trayecto del agua sucia, el panorama es desalentador y desgarrador; el otrora paraíso es un infierno que consume vidas.

Graciela González Torres, miembro del colectivo Un Salto de Vida, explicó durante el Tour del Horror, que el río sufre de la presencia de mercurio, cadmio, plomo, níquel, zinc, arsénico, entre otros contaminantes que provocan enfermedades respiratorias e intestinales en los habitantes.

Esta situación, la secundó su compañero Alan Carmona, es violenta porque se ha ponderado el desarrollo económico del Estado, a través del corredor industrial de El Salto, por encima de las vidas de las personas.

Los ambientalistas relataron que los habitantes de este municipio respiran a diario la brisa del río contaminado, o lo que es peor, usan sus aguas para el riego de alimentos.

“No se necesita ser un gran especialista para darte cuenta que no puede haber gente sana en un lugar enfermo”, mencionó Alan Carmona, quien agregó que aunque no esperan nada del Estado, el sueño de un río limpio y vivir tranquilos se mantiene vigente.

El Tour del Horror reunió este sábado a cerca de 100 personas, entre estudiantes y profesores del ITESO, quienes conocieron de cerca la situación de contaminación del sur de la Ciudad.

“Esta actividad me genera sentimientos encontrados, por un lado mucha desesperanza por ver el grado de devastación pero al mismo tiempo participa más gente, siento que estas generaciones de estudiantes sí van desarrollando una sensibilidad ante problemáticas socioambientales, mencionó Paulina Quintero Toscano, coordinadora del Voluntariado de Justicia Ambiental del ITESO.

 

Anuncios