Ignorar a CEDHJ cuesta 863 vidas

Ignorar a CEDHJ cuesta 863 vidasFoto: Cortesía Raúl Muñoz.

  • Víctor Manuel Chávez Ogazón/EL Occidental

Al menos diez de los 14 municipios no asumieron con responsabilidad la macrorrecomendación sobre el río Santiago girada hace nueve años, reincidieron, hicieron de la zona su letrina, algunos incluso no movieron un dedo por los habitantes de los alrededores del vaso y, lo que es más, empeoraron su situación sin importar que murieran en ese lapso 863 personas y tres mil 285 presentaran problemas serios de salud.

La Comisión Estatal de los Derechos Humanos está en análisis de ello, ya advierte precisamente esa ausencia de cumplimiento y prepara incluso una recomendación actualizada, confirma el doctor Alfonso Hernández Barrón, enterado del tema, sobre todo porque a él le correspondió en su momento investigar e integrarla. Le queda claro que hay quienes no cumplieron.

Diez años de impunidad

El niño Miguel Ángel López Rocha cayó el 26 de enero del 2008 a las aguas del río Santiago y el 13 de febrero de ese mismo año murió. Hace ya 10 años de este caso que alertó sobre lo que era evidente: La alta toxicidad de las aguas de lo que fue un río vivo y ahora arrastra los desechos de las empresas de la zona y las aguas negras de toda la Zona Metropolitana de Guadalajara.

La Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Jalisco, un año después, emitió una macrorrecomendación que incluyó dependencias del gobierno estatal y gobierno federal, así como 14 municipios del Estado de Jalisco. A todos ellos se les recomendó que se avocaran a cumplir con un total de 68 puntos.

Nueve de negligencia 

“Es un caso emblemático de lo que ocurre con todas las cuencas del mundo, si revisamos esto mismo ocurrió en los grandes ríos de Europa, sigue ocurriendo en ríos de Asia, de Sudamérica, ahora nosotros lo tenemos aquí”, expresa Hernández Barrón al recordar lo complejo que ha resultado el caso con tantas autoridades involucradas, pero que afecta a los habitantes de los municipios de El Salto y Juanacatlán.

En 30 años se transformó esa área de esparcimiento y de atención turística, con su emblemática cascada conocida como Cola de Caballo, en una cloaca que produce enfermedades, afecta el patrimonio de la gente y vulnera los derechos a la alimentación, al trabajo, a la educación, “son más de doce conceptos de violación los involucrados, a propósito de la integralidad de los derechos, y no solamente es cuestión de quienes viven ahí cercanos, en buena medida es lo que se deposita y esa visión fue con la que se hizo, y me tocó realizar y proyectar esa recomendación de cuenca, son lo que aportan 14 municipios”. Sumando esto, a la situación crítica del aire, para el Ombudsman jalisciense sólo hay una conclusión: “Nos estamos devastando nosotros mismos”.

Municipios, entre la ley y la oscuridad

Con la macrorrecomendación se lograron avances importantes, pero reconoce el presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos en Jalisco que aún son insuficientes.

A los 14 municipios se les dirigieron un total de 68 puntos recomendatorios que fueron aceptados en su totalidad por los municipios de: Arandas, Atotonilco el Alto, Chapala, El Salto, Guadalajara, Ixtlahuacán de los Membrillos, Juanacatlán, Ocotlán, Poncitlán, San Pedro Tlaquepaque, Tlajomulco de Zúñiga, Tonalá, Tototlán y Zapopan.

Los que cumplieron crearon plantas de tratamiento, el aprobar reglamentos municipales, el crear áreas especializadas para la conservación del medio ambiente en sus municipios, el generar presupuestos para este tipo de acciones, en fin, realizan una lista de buenas prácticas.

 

Foto: Cortesía Raúl Muñoz.

Foto: Cortesía Raúl Muñoz.

 

De esa manera, hay municipios que han avanzado: Tlajomulco de Zúñiga, que si bien el río no pasa por su territorio, sus aguas negras resulta que si van a dar a éste vía los canales a lo que se conoce como el arroyo seco que luego es parte del arroyo colorado, que va a dar a la cuenca del Ahogado y termina en el Río Santiago.

Después de Tlajomulco, es Guadalajara el más cumplido, al atender 52 puntos de los 71 y enseguida Tlaquepaque.

Otros más que están por arriba del 50 por ciento son: Chapala, como municipio, y ya enseguida siguen organismos tanto estatales como el SIAPA, la Comisión Estatal del Agua (CEA), entre otros.

Pero también están los menos cumplidos que son Atotonilco el Alto e Ixtlahuacán de los Membrillos con 5 por ciento. Al final de la tabla aparece Tonalá que no ha movido un dedo por el problema. Tiene cero cumplimientos.

Asegura el presidente de la CEDHJ que ya no hay pretextos, se tiene un listado de buenas prácticas que realizar y otros municipios, incluso con menos presupuesto, las han generado “este es un tema que se tiene que atender y resolver de forma integral”.

Anunció en exclusiva a EL OCCIDENTAL que:

“Vamos a iniciar una nueva documentación del caso, en los próximos días estaremos haciendo público las cifras finales y la lista de buenas prácticas que hemos encontrado en el cumplimiento de esta recomendación y ahora iremos evaluando la pertinencia en su cumplimentación y los municipios inicien en ese nivel de cumplimiento y a partir de aquí comienza la integración del caso en una nueva etapa y esperemos que más adelante podamos nuevamente estar planteando una recomendación actualizada”.

El resto de municipios que están por debajo del 50 por ciento de cumplimiento son: Arandas, Ocotlán, Poncitlán, El Salto, Juanacatlán, Tototlán y Zapopan.

Tendrán que reparar el daño

“Muchos estarán pensando que no va pasar nada”, reconoce Alfonso Hernández Barrón, quien advierte: “Pero yo les puedo asegurar que más temprano que tarde todos estos gobiernos van a ser condenados a la reparación integral del daño porque ahora tenemos un nuevo marco jurídico y no ellos ya aceptaron las recomendaciones, esto ya tiene una fuerza vinculatoria y se van activar otros mecanismos de exigibilidad”.

Hizo un llamado a la toma de conciencia, “porque algún día vendrá el juicio de la historia y más allá del juicio que pueda ser moral, también habrá un juicio jurídico y tendrán que compensar a todas las víctimas que han sufrido durante todos estos años de contaminación en esta cuenca tan emblemática de nuestro Estado”.

 

Foto: Cortesía Raúl Muñoz.

Foto: Cortesía Raúl Muñoz.

 

Refirió que la CEDHJ pudiera haberse quedado con el tema de que las empresas estaban contaminando, pero fue a fondo y así llegaron a casi 200 puntos petitorios, que fueron resumidos a lo que hay que hacer en materia de infraestructura, en materia de salud, de educación, de reparación del daño, “fue una visión de cuenca y una visión integral, la recomendación sigue siendo vigente, tan es así que hay autoridades que no la han cumplido”.

Pronto se dirá lo que “avanzamos en estos nueve años y ahora vamos a actualizar esta recomendación, porque hay algunos que cumplieron casi al 100 por ciento y hay que más tienen que hacer, si esas plantas de tratamiento fueron las suficientes y hacer precisiones técnicas”.

Y a todos, los que han cumplido y los que no, habrá que recordarles que “ya se aprobó a nivel nacional una ley de responsabilidad ambiental, esto deben de entenderlo los gobernantes, deben de entenderlo quienes están en los gobiernos, porque ahora todos están expuestos a esas sanciones y ese acto sacramental cuando un funcionario público asume el cargo y jura respetar y cumplir la Constitución y las leyes que de ella emanen, debemos revisarlo cada vez con mayor cuidado, porque en una de esas ni siquiera se dan cuenta de que legislación es la que tienen que respetar y más ahora que no sólo estamos hablando de la Constitución y las leyes nacionales, sino de las decenas de tratados internacionales que México ha suscrito y ha ratificado y que deben de aplicarse bajo el principio de máxima protección”.

La CEDHJ ha conformado recientemente un grupo especial para atender los temas ambientales como el caso del Río Santiago.

Más de 863 muertes en diez años

Raúl Muñoz, activista de la región y el primero en empezar a contar muertos y afectados por la contaminación del río Santiago, ha llevado puntualmente la cuenta.

Su voz no fue escuchada con fuerza y por el contrario fue perseguido, hasta que se dio el deceso del niño Miguel Ángel.

Desde entonces no ha descansado, vio como “se fueron” amigos, vecinos, seres cercanos, todos ellos por cáncer o daño renal, en cifras no proporcionales a la tasa de habitantes en la zona.

Varias ocasiones la Secretaría de Salud —especialmente en otras administraciones— se obstinó más en desmentirlo que en atender la emergencia de salud en la zona… siguió contando.

 

Foto: Cortesía Raúl Muñoz.

Foto: Cortesía Raúl Muñoz.

 

Hoy sus cifras señalan que desde hace diez años de la muerte del niño Miguel Ángel, incluyendo los nueve años en que se dictó la recomendación, han muerto un total de 863 personas.

Además tres mil 285 personas con problemas de salud, de éstas 786 con insuficiencia renal crónica y 226 con cáncer.

Conoce más… 

cumplidos

 

Anuncios