Tendrá retos Paseo Alcalde

  • Según Carlos Romero, académico de la Univa, primero se tienen que mejorar las condiciones de seguridad. Foto: Cortesía
     César Rubio/Mural
Guadalajara, México (17 febrero 2018).- El Paseo Fray Antonio Alcalde, que está previsto para entregarse en julio de este año con una inversión de 240 millones de pesos, no la tendrá fácil.

Además de la oposición que ha tenido de algunos comerciantes, quienes ya padecen desde finales de 2014 las obras de la Línea 3 del Tren Ligero en el Centro tapatío, especialistas plantean que debe cumplir al menos cuatro elementos básicos para lograr su objetivo.

Según Carlos Romero, académico de la Univa, primero se tienen que mejorar las condiciones de seguridad, considerando que esa zona fue la más afectada de Guadalajara por robo a negocios el año pasado, con 102, indican cifras de la Fiscalía General del Estado.
“Segundo, poner el acento en la accesibilidad universal; tercero, la nivelación de pavimento y eliminación de obstáculos”, indicó.

“(Cuarto), debe haber programas de actividades deportivas, culturales, educativas; con simplemente permitir y fomentar que las escuelas de arte, música, yoga, tanta cosa que hay en el Centro, les abran la puerta en estos grandes patios comunes, con eso se logra lo más complejo, activar el espacio”.

Por su parte, Pablo Vázquez Piombo, docente y encargado del Departamento de Hábitat y Desarrollo Urbano del ITESO, señaló que un factor importante que detonará es la redensificación.

“No tenemos que ver a este espacio como un reducto única y expresamente comercial, estamos hablando que es un lugar de uso mixto, el cual si no se trata de recuperar integrando la vivienda, vamos a seguir teniendo estos abandonos parciales”, subrayó.

“Tendríamos que analizar, observar y proponer en conjunto bajo distintos rubros y también una gestión que haga muy eficiente el Gobierno para poder incluir tanto a los comerciantes, transportes, iglesias y actividades (…) en este corredor”.

Romero agregó que la consolidación del Paseo Alcalde no deberá tardar más de 10 meses.
“Va a tener una maduración sumamente rápida (…); si le apostamos al diseño, habitabilidad y a la calidad, esto va a catalizar el estilo de vida sustentable y ese atractivo que realmente la gente quiere estar ahí”, apuntó.

Por el lado comercial, locatarios como José Flores y Enrique de la Torre, que llevan décadas ahí, sólo esperan que las obras terminen en las fechas programadas y que la vocación semipeatonal del Paseo Alcalde lleve clientes.

“En términos numéricos se nos cayó de un 60 a un 80 por ciento en lo que va en el transcurso de las obras”, mencionó De la Torre.

“Nos terminamos el ahorro que teníamos y nos hemos estado apalancando con créditos de proveedores y del Ayuntamiento; nuestra deuda asciende a unos 200 mil pesos”.
El corredor tendrá una longitud de 2.5 kilómetros, ciclovía, 2 mil árboles y 91 fuentes que lo convertirán en una zona semipeatonal.

“Desde hace mucho tiempo el académico Alejandro Ulloa, de la Universidad de Guadalajara, había hecho propuestas de peatonalizar este corredor desde los años 70, no es una idea novedosa”.

 

Anuncios