Vuelven al lado de sus madres

Las mujeres acudieron a Ciudad Niñez, donde se reencontraron con sus hijos. Foto: Maricarmen Galindo
Julio Cárdenas/Mural

Guadalajara, México (08 febrero 2018).- Fundirse en un abrazo y contemplar nuevamente la alegría de los niños, borraron por un instante la ineficacia del Estado por brindar justicia y protección para la familia de El Salto, que al denunciar abuso sexual infantil hace un año, les fueron arrebatados sus dos hijos.

Eran las 15:00 horas de ayer, y las dos mujeres que contrajeron una relación sentimental desde el año 2009, llegaron de prisa a Ciudad Niñez luego de recorrer más de 35 kilómetros, con la ilusión de que las autoridades cumplan con entregarles a los menores de 15 y 10 años, que desde el 2 de enero han postergado.

En el noveno piso, el nerviosismo de regresar nuevamente cabizbajas, se rompe con las risas de los niños que ingresan por el pasillo hasta llegar a los brazos de sus madres que por tres meses les fueron apartados por el DIF Jalisco.

“Es una emoción muy grande porque es algo tuyo, que ya ni dormías aunque digan que están en buenas manos, no están en buenas manos, los niños tienen que estar con su madre, tener ese amor y ese cariño y lo que sigue, es salir adelante”, compartió la progenitora.

MURAL publicó el 11 de diciembre de 2017, que en el Ministerio Público de El Salto, descansa con el expediente 283/2017, la carpeta de investigación donde se expresa que hasta en dos ocasiones la menor habría sido abusada sexualmente y el niño agredido.

Sin embargo lejos de girar una orden de aprehensión en contra del supuesto agresor, identificado como Carlos Quezada Jiménez -cuñado de la madre biológica-, se culpó a las mujeres, dejándolas incluso sin derecho a visitas.

“La garantía la tiene que dar el Ministerio Público, y que ellos también tienen que coadyuvar para que detengan a los delincuentes, no nomás estarme quitando a mis hijos cada vez que se les hinche”, expresó la mujer.

“Ellos ya se van a la casa pero vamos a seguir en la lucha con el Ministerio Público para que se detenga a los responsables porque no hay ningún avance de la averiguación, 1 año que no haya detenidos, dos veces que abusaron de la niña, y que no haya detenidos”.

La adolescente confió a MURAL los malos tratos que recibió de los albergues donde estuvo recluida; además de recibir alimentos caducos la persuadían para que ya no regresara con sus madres.

“Ya me quería ir pero no me dejaban, no me quería entregar con mi mamá, yo les decía que el delincuente estaba bien feliz allá libre y yo tenía que estar encerrada cuando tenía que ser al revés”, dijo.

 

Anuncios