Teme colapso por la Línea 3

  • 1
    Además de las vibraciones de la L3, la finca histórica enfrenta movimientos por los trabajos en Paseo Alcalde. Foto: Maricarmen Galindo
  • 1
    La marquesina que cayó el fin de semana pasado volvió a levantar alerta en los habitantes. Foto: Maricarmen Galindo
Julio Cárdenas/Mural

Guadalajara, México (01 febrero 2018).- A pesar de que la marquesina ya comenzó a desprenderse y las grietas no paran de abrirse, las autoridades no tienen prisa por cicatrizar la herida que dejó hace más de un año el paso de la tuneladora en el Centro de Guadalajara.

El inmueble histórico ubicado en Reforma 316, que desde el 22 de diciembre de 2016 sufrió daño estructural por las obras de Línea 3 del Tren Ligero, comienza a perder enjarre, escalones, simetría en puertas y ventanas, además de fallas en el suministro de servicios, humedad en los muros y resquebrajamiento del piso.

El apuntalamiento de madera que en aquella fecha se colocó de manera provisional mientras comenzaban las reparaciones, está rebasado y los moradores temen que se venga abajo, y para muestra lo que ocurrió el sábado pasado.

“Hubo una caída de un trozo de la marquesina (…), nada más oímos el estruendo, yo pensé que se había caído todo lo que era este apuntalamiento”, relató Susana Montoya, habitante del inmueble.

“Ya las habitaciones tienen mucho daño, los pisos, las puertas, el calentador solar, los bajantes de agua, económicamente, o sea… la casa ya se desocupó a más de la mitad, y con la esperanza de que nos habían dicho que se iba a hacer la reparación, pero ya tenemos más de un año y sólo se hizo un apuntalamiento”.

Las grietas que más le inquietan son las longitudinales, que ya partieron los muros del patio central y trasero. En ambos casos alcanzan aberturas de más de 2.5 centímetros.

Y a pesar de que la tuneladora dejó atrás ese punto hace meses, las vibraciones continúan debido a las obras del Paseo Alcalde, que incluyen la demolición de losas de concreto en el arroyo vehicular y banquetas.

MURAL publicó el 17 de enero, que de acuerdo con Rodolfo Guadalajara, titular de Siteur, las reparaciones en fincas del Centro comenzarían en una semana, es decir el 24 de enero, pues ya se habrían realizado los dictámenes correspondientes.

Sin embargo, en la casa de Montoya sólo llevaron herramienta y equipo de trabajo guardados en una habitación.

“Ojalá tuvieran la seriedad de (dar) un inicio ¡ya!, que yo creo que ya el tiempo que nos esperamos, es un año, ya se me hace justo para que ellos ya nos tuvieran una respuesta”, concluyó la habitante.

 

Anuncios