‘Nuestros niños están dañados’

  • Algunos de los menores no soportaron quedarse en el kínder y los cambiaron. Foto: Archivo

    Enrique Osorio/Mural

Guadalajara, México (23 enero 2018).- “Fueron muchos niños dañados”, explicó una mujer sobre el dolor que hay detrás del abuso sexual infantil, “uno lo que pide es que el juez sea justo, y si no, pediríamos ayuda con derechos internacionales porque nuestros niños están dañados”.

Desde hace casi 10 meses, 10 familias de 11 niños lidian con el estigma de haber denunciado una serie de abusos que detectaron luego de notar que sus hijos de entre 4 y 6 años tenían comportamientos violentos o retraídos.

Son vecinas de San Nicolás de Ibarra, a menos de 6 kilómetros de la cabecera de Chapala, poblado que tuvo la atención de todo el País tras destaparse el abuso contra los menores del kínder Fray Juan Ruiz de Cabañas y Crespo en julio pasado, aunque la denuncia tenía meses sin avanzar.

De acuerdo con el asesor legal de las madres, Gustavo Pimienta, ellas tuvieron que afrontar desde abril la desatención de la Fiscalía y la Secretaría de Educación, hasta que el caso cobró relevancia nacional.

“Nos voltean a ver los medios y es cuando Fiscalía se pone las pilas y hay que decirlo con toda claridad, lo que no hicieron en meses lo hacen en una semana, trabajan, integran la carpeta de investigación y se hace la detención, esa fue la realidad del caso”, estimó el asesor de las madres.

La detenida fue Ana, maestra de inglés, capturada el 18 de julio y en prisión preventiva por el delito de abuso sexual infantil.

Los testimonios de los niños y los peritajes practicados apuntaron a que eran obligados a desnudarse en los baños y tocarse los genitales, según informó la Fiscalía tras la detención; hasta julio comenzaron a recibir terapia.

Cinco de ellos tuvieron que ser cambiados de plantel, pues no soportaban seguir en él, y al menos a dos no les dan ya atención psicológica, pese a que los daños en su conducta persisten.

“Estoy viviendo el mismo pueblo (San Nicolás) todavía, pero sí es complicado trasladarme en camión (al kínder del otro pueblo), la niña no hablaba muy bien, la niña bloqueó su mente, fue (sólo) como a unas cinco sesiones (de terapia)”, narró una madre.

“Lo que le ayudó fue el cambio de escuela, el niño sigue muy agresivo, ocupa mucho cariño de parte de nosotros, lo dieron de alta porque el niño no refería nada”, explicó otra.

Inicialmente también fueron señalados la directora del plantel, Susana, cesada de su cargo, aunque no hubo elementos para imputarla, y dos hombres, quienes presuntamente fotografiaban a los menores, de los cuales nunca se tuvo clara su identidad, por lo que sólo hay cargos contra Ana.

“Si la justicia no hace el trabajo, que nos den el trabajo a las madres”, solicitó una más de las mamás afectadas.

HISTORIA DE TERROR

2017

Abril 29. Se recibe la primera denuncia en la agencia ministerial adscrita a Chapala, pero los padres acusan que les dieron largas y no se integró una investigación real.
Julio 18. Tras difundirse el caso, la Fiscalía captura a Ana “N”, de 29 años, maestra de inglés, quien presuntamente perpetró los abusos.
Julio 20. La maestra es enviada a prisión preventiva y vinculada a proceso penal por el delito de abuso sexual infantil; se da un plazo de seis meses a la Fiscalía General para cerrar la investigación.
Septiembre 26. Los padres acusan retardos en la investigación y señalan que se debería proceder contra la directora del plantel, Susana, quien a la fecha no ha podido ser imputada.

2018

Enero 20. Se vence el plazo del cierre de la investigación para que la Fiscalía presente la evidencia compilada ante un Juez de Control; se buscó a la Fiscalía para que detallara que avance tiene, pero no ofreció una respuesta.

 

Anuncios