Pronunciamiento ¡ABAJO LA LEY DE SEGURIDAD INTERIOR!

Las organizaciones, colectivos(as) y personas en lo individual abajo firmantes, manifestamos nuestro rechazo a la Ley de Seguridad Interior, que respalda y profundiza la militarización en curso que no ha hecho más que recrudecer la violencia, además de significar una verdadera amenaza contra el derecho de manifestación y contra las luchas populares.
La ley, que ha sido fuertemente cuestionada por organismos nacionales e internacionales defensores de derechos humanos, legaliza la intervención de los militares en tareas que corresponden a autoridades civiles, sin un marco de transparencia y rendición de cuentas ni mecanismos que garanticen el respeto a derechos tan esenciales como la libertad y la vida de las personas, otorgando además todo el poder al Presidente y a las propias Fuerzas Armadas para actuar unilateralmente y sin contrapesos jurídicos ni legislativos donde lo consideren necesario.
Las principales preocupaciones que esta Ley genera parten de la brutal realidad que enfrentamos día con día desde que en diciembre de 2006 el expresidente Felipe Calderón decidiera sacar al ejército a las calles (política continuada por Peña Nieto) con la excusa del combate contra las drogas: Más de 150 mil homicidios, más de 30 mil desaparecidos, desplazamientos forzosos en más del 49% de los municipios del país. Nuestro territorio está convertido en una gran fosa clandestina que nos tiene entre los primeros tres países con mayor número de civiles muertos y el primero en periodistas asesinados.
Por si fuera poco, los datos arrojan que el número de organizaciones delictivas y cárteles del narcotráfico, lejos de disminuir, ha incrementado y, aunque algunos de los principales líderes han sido detenidos o abatidos, sus estructuras financieras y de dominio territorial permanecen intactas.
En cambio en lo que sí han avanzado ha sido en la aprobación de reformas estructurales que destruyen o limitan los derechos laborales y sociales alcanzados en décadas anteriores, al tiempo que aceleran por medio del despojo a comunidades y pueblos la entrega de los bienes y recursos de la nación a grandes empresarios nacionales y extranjeros.
Y decimos esto porque la Ley de Seguridad Interior, en su artículo 6to, faculta a las Fuerzas Armadas, sin autorización previa, para implementar “políticas, programas y acciones para identificar, prevenir y atender oportunamente (…) los riesgos contemplados en la Agenda Nacional de Riesgos”, entre las cuales, según los documentos del CISEN, se encuentran maestros, defensores de derechos humanos y del medio ambiente, sindicatos, campesinos y opositores a megaproyectos, entre otros.
La ley no sólo convierte en regla lo que según la propia Constitución debiera ser una excepción, sino que cede a las presiones que desde el Ejército se vienen haciendo año con año tras ser cuestionados por episodios -tan trágicos como evidentes de su accionar- como Tlatlaya, Ayotzinapa, Apatzingan o Tanhuato; y parece pretender responder a un contexto de cada vez más descontento y movilizaciones, justo en la antesala del próximo proceso electoral.
Por lo anterior, exigimos que se dé marcha atrás a esta Ley, pues consideramos que la vía para contener y erradicar la inseguridad y la violencia no es la militarización del país, son necesarias acciones y estrategias diversas que involucren a la propia población, y es en ese sentido que hacemos un fraterno llamado a quienes habitamos la ZMG a organizarnos y movilizarnos no sólo contra esta Ley, sino en defensa de todo lo que se nos viene arrebatando, incluído el derecho a vivir sin guerra.

 

Organizaciones firmantes:

Cuerpos Parlantes, Organización Política del Pueblo y los Trabajadores (OPT), Trabajadores Democráticos de Occidente (TRADOC), Colectivo Lésbico Tapatío (COLETA), UniDiversidades, Sindicato de Trabajadores Unidos de Honda de México (STUHM), Central Unitaria de Trabajadores de México (CUTM), Liga de Unidad Socialista (LUS), Colectivo de Reflexión Universitaria (CRU), Pan y Rosas, Movimiento de Trabajadores Socialistas (MTS), Frente Común de Usuarios y Operadores del Transporte público, Comparte La Ciudad, Universitarixs hacia la equidad de género, Ocupa tu Ciudad A.C., CLADEM Jalisco, CEFEM, Red Feminista YoVoy8deMarzo, Casa Quinqué, Las Otras Caras de la Ciudad, A.C., Más Música, Menos Balas, GDL en Bici, Ayotzinapa somos todxs-Jalisco, Juventud Comunista de México (JCM), Federación de Jóvenes Comunistas (FJC Jalisco)

Personas a título individual:

Claudia Gutiérrez, Sandra Martínez Cárdenas, Néstor Castellanos, Blanca Esthela Maldonado, Isobel Mayers, Anahi Romero Gutiérrez, Magda Yazmín Cano Hernández, Daniela Jiménez, Emilio Antonio Toussaint Ortiz, Carolina del Rosario Rivera Flores, Laura Maribel Arena Iglesias, Teresa Carmona Lobo, Kenia Klein Sandoval Carbajal, Daniel Reyes Lara, Ramona Esquivel Andrade, Jonathan Ávila, Cecilia Verónica Jiménez Alvarado, Carlos Leonel Campos Tamayo, Gerardo Montes de Oca, Miguel Ángel Juárez Medina, Jacqueline Oregel Velasco, Susana Larios, Rossana Reguillo, Luis Pérez, Zazil López Dellamary Tello, Angélica Cortés Cervantes, Rubí Pérez Álvarez, Marina Torres García, Ángel Melgoza, Celia Ramírez Aréchiga, Rosario Acévez Íñiguez, Omar Lozada, María Ulloa Carmona, Baudelio Lara, Carmen Irene Cuautli Ortega, Alejandra Cartagena López, Rosa María González, Citlalli Murillo, Guadalupe Ortega Rodríguez, Mariana Pasillas

Anuncios