Ven especulación en los nuevos Planes Parciales

LO DESEADO. Los colectivos esperan que en la Comisión de Planeación y Desarrollo Urbano corrijan errores en torno a El Deán. (Foto: Jorge Alberto Mendoza)

Los representantes de organizaciones críticas al desarrollo urbano en la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) denunciaron ayer que la actual administración del alcalde tapatío, Enrique Alfaro Ramírez, ha generado más especulación y corrupción con la propuesta de actualización de los Planes Parciales de desarrollo urbano, actualmente en estudio en comisiones edilicias.

Ante la eventual aprobación de los Planes Parciales, Alejandro Cárdenas Ochoa, presidente del Parlamento de Colonias, consideró que “se legalizó la especulación inmobiliaria, el despojo y la pérdida del patrimonio municipal, de la ciudad, y se legitimó la corrupción e impunidad”.

La crítica se da por los cambios de uso de suelo de predios con equipamiento urbano o áreas verdes a uso de suelo comercial o de servicio en algunos distritos como la zona centro, con 105 modificaciones; Santa Tere, con 11; Alcalde Norte, con ocho, y siete en Centro Médico.

Los colectivos detectaron además errores en algunos Planes Parciales, como en el caso de nuevos vocacionamientos para El Deán. En este sentido, esperan que regidor del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y presidente de la Comisión de Planeación y Desarrollo Urbano, Sergio Javier Otal Lobo, corrija los yerros.

En el caso de El Deán denunciaron el cambio de uso de suelo que transitó de área verde a uso comercial y servicios, aunque en el área opuesta de donde se realizó la venta a la misma empresa y con un descuento de 30 por ciento.

Del mismo modo resaltaron que el gobierno tapatío, desde el inicio de la administración, se desmarcó de las decisiones en cuanto a desarrollo urbano por parte de la saliente administración de Ramiro Hernández García, expuso Arturo Mendoza Montaño, del colectivo Huentitán Vive.

Otros señalamiento de los críticos, hecho por el colectivo Unidos por la Paz y Colonias Aledañas, fue la venta del Club Chivas San Rafael, donde se cambió el uso de suelo para erigir torres de departamentos a cargo de la constructora Grupo San Carlos, proyecto que traería a 5 mil 600 nuevos colonos a San Rafael.

Las consecuencias en esta zona, dijeron, serán las mismas que vivieron vecinos de Huentitán hace tiempo, con poco transporte público y saturación de líneas de agua potable y alcantarillado, en torres hechas por el mismo grupo inmobiliario y que dio hogar a 15 mil vecinos.

CONSECUENCIAS

El argumento que mantienen los colectivos críticos es que los cambios de uso de suelo, no consultados e impuestos, desbaratan el tejido social, afirmó Cárdenas Ochoa, como se ejemplifica en las colonias Lafayette y Providencia, donde la incidencia delictiva se ha incrementado.

Por el momento, los representantes sólo denunciaron públicamente el asunto a la espera de la aprobación oficial de los Planes Parciales. En caso que no se corrijan los errores, emprenderán medidas judiciales para revertir las medidas que cambiarían el aspecto de la ciudad.

Se vienen los problemas

De acuerdo con los colectivos, en San Rafael habrá problemáticas de transporte y agua potable si se construye un desarrollo habitacional donde fuera el Club Chivas San Rafael

“(Con los nuevos Planes Parciales) se legalizó la especulación inmobiliaria, el despojo y la pérdida del patrimonio municipal, de la ciudad”
Alejandro Cárdenas Ochoa, presidente del Parlamento de Colonias

JJ/I

 

Anuncios