Por feminicidios, se unen y piden justicia

 

“Hace cinco años mataron a mi hermana, yo investigué dónde vivían los muchachos que la asesinaron, eran sus amigos, yo participé en los operativos, estuve cinco años yendo a la penal, a careos, con peritos y el juez del Tercer Juzgado de lo Criminal los dejó libres, sueltos, que no tenían ningún delito. Mi hermana dejó tres hijos que sufren diario por ellas. No hubo justicia, pero aquí estoy”.

“Soy mamá de Alondra Guadalupe, estaba a sólo 10 días de dar a luz a una bebita, también tenía un bebé de un año. Mi hija buscó ayuda, le dieron una orden de restricción, pero no se le dio seguimiento y pues el final fue pues ya lo saben ustedes. Yo estoy en busca de justicia para mi hija y sus hijos que son bebés. Él (feminicida) les quitó el derecho de estar con su madre”.

Éstos fueron algunos de los testimonios de mujeres que se unieron en una marcha nocturna este sábado en Guadalajara para exigir justicia, ya que sufrieron el feminicidio de una de sus familiares y además tienen en común la impunidad de sus casos. Lo anterior como parte del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

La glorieta de los Niños Héroes fue el escenario para recordar a Caro, Imelda, Alondra y todas las víctimas de la violencia machista en voz de sus propias madres, padres, hermanas y amigas. Ninguno se resigna a que los culpables sigan en libertad y que las autoridades dejen de investigar lo que pasó el día de su asesinato.

“Mi nombre es Daniel, tengo un caso que no se quiere señalar como feminicidio, ya que mi hija, supuestamente, fue invitada a comer por un susodicho tipo y supuestamente broncoaspiró mi hija, pero él no llamó ni a la Cruz Roja y no tengo justicia todavía, ella fallece desafortunadamente por una dizque broncoaspiración siendo que él la invitó a comer… no puedo más”.

“Mi hermana es Imelda Virgen y la asesinaron hace cinco años. Ya se había dictado sentencia a los asesinos, a los responsables en abril de este año, pero el Supremo Tribunal de Justicia ordena que se reponga el proceso, eso quiere decir que ya no existe sentencia, vuelve el caso a otro juzgado y empezamos donde estábamos desde hace cinco años. Si nos vamos a tardar otros cinco años, no nos importa, aquí estamos no nos rendimos”.

A los familiares no les queda más que el refugiarse en los brazos de sus hermanas, hijas, madres y sobrinos después de exponer estos sus casos ante más de 300 personas que marcharon contra la violencia machista: es de donde toman fuerza para reponer su semblante y seguir para apoyar a las demás.

Protestas

Ayer, otro contingente se reunió en la Minerva para exigir el fin de la violencia contra las mujeres. Fueron alrededor de 500 personas entre las que estuvieron algunos funcionarios públicos. En Tlaquepaque, en el Jardín Hidalgo, también hubo acto conmemorativo.

“Soy mamá de Alondra Guadalupe, estaba a sólo 10 días de dar a luz a una bebita, también tenía un bebé de un año. Mi hija buscó ayuda, le dieron una orden de restricción, pero no se le dio seguimiento y pues el final fue pues ya lo saben ustedes”
Testimonio durante la marcha

FV/I

 

Anuncios