Urge sistema de información del acuífero

Gleason sostiene que un sistema de sondas permite medir agua y tomar decisiones para recuperar ciclo.

Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO. 
http://www.agustindelcastillo.com
Guadalajara no puede resolver sino con decenas de miles de millones de pesos el grave error histórico de haber mezclado los colectores de aguas negras con el agua de lluvia. Pero si trabaja en función de la recuperación del ciclo del agua, podrá ponerle en parte remedio, asegura el investigador de la Universidad de Guadalajara, Arturo Gleason Espíndola.

El académico destaca la posibilidad de usar todo el territorio, y no solo las calles con colector, para establecer un sistema de recarga del acuífero que incluya las casas, además de restablecer el ciclo del agua con la recuperación de zonas inundables hoy ocupadas por calles e infraestructuras, transformadas a área verde cuyo papel en la recarga es esencial.

El científico coordina un foro internacional justamente sobre este asunto,que arrancó ayer en el Centro Universitario de Arte Arquitectura y Diseño (CUAAD), y se prolongará hasta mañana. Dice que la base de todo es poder medir el agua que cae, una tecnología que está disponible y que implicaría una inversión inicial de 30 millones de pesos.

“No hay un sistema de monitoreo que nos dé un monitoreo real con esa informacion, dada la configuración de la cuenca y el grado de urbanización, estamos planteando que de 100 por ciento de lo que llueve, unos 300 millones de metros cúbicos al año, más de la mitad, 160, 170 millones, se van a los drenajes, quedando el resto, un 30 por ciento en evotraspiracion, y quizás 15 por ciento en infiltración, lo cual provoca las inundaciones”, explica.

Esto significa que “se desequilibra el ciclo y la idea es poderlo medir; necesitamos una inversion de 300 a 400 sondas, para medir los acuiferos y hablamos de 30 millones de pesos, mas o menos. Así podremos medir en toda al ciudad y tomar bien decisiones”, agrega.

“Creo que hace 60 años, la ciudad no tenía grandes problemas (…) este desequilibrio muy puntual empezó en los años 60, en que empezó a haber esta urbanización al sur y al norte de la ciudad, que fue cubriendo áreas como el Agua Azul y otros arroyos donde abrieron plazas comerciales como Plaza del Sol; no hubo una planeación ni se previó lo que iba a pasar con esa urbanización; fueron poniendo concreto aquí y allá sin considerar lo que después vendría , los colectores no fueron suficientes y sucedió lo que hemos visto; toda la ciudad afectada por inundaciones cuyos costos acumulados andan por 20 mil millones de pesos”.

SRN

 

Anuncios