Se ven vulnerables ante el desinterés

  • En su encuesta más reciente, Jalisco Cómo Vamos midió por primera vez la discriminación por cuestiones de género y preferencia sexual en la ZMG. Foto: AP
Jonathan BañueloS/Mural

Guadalajara, México (05 noviembre 2017).- Aunque confía que tarde o temprano habrá una ley de identidad de género en Jalisco, la comunidad lésbico, gay, bisexual, transexual, transgénero, travesti e intersexual (LGBTTTI) alerta sobre la vulnerabilidad en la que se encuentra.

Edgar Rosales Galarza, presidente de la asociación Familias en la Diversidad (Fadis), aseguró que, de acuerdo con estudios psicológicos, una persona de este segmento es más vulnerable al rechazo de su familia.

Subrayó que se presentan hasta ocho veces más intentos de suicidio; hay 6.5 veces más posibilidades de darse abuso de sustancias, y se corre tres veces más el riesgo de tener una relación sexual desprotegida y contagiarse de alguna enfermedad.

Según la Quinta Encuesta de Percepción Ciudadana sobre Calidad de Vida 2016, del observatorio Jalisco Cómo Vamos, el 5 por ciento de los 2 mil 400 entrevistados en la Metrópoli dijo sentirse discriminado o maltratado por su preferencia sexual y 8.6 por ciento, por su género.

De ahí la importancia que los padres de familia, en este caso de las personas trans, aprendan a reconocer la transición por la que están atravesando sus hijos, porque más allá de una orientación o identidad, hay un vínculo emocional que los mantiene unidos.
En Fadis, agregó Rosales Galarza, ofrecen talleres con información científica y laica en temas psicológicos y de sexología para padres e hijos con el objetivo de que haya un acompañamiento integral.

“Hemos tenido casos de niños y niñas trans desde los 3 años, hasta personas de 65 años; obviamente, estas personas no traen a sus papás, pero pueden venir acompañados de la ex pareja, por ejemplo”, indicó.

Ante esta situación, miembros de la comunidad LGBTTTI coinciden que hay un desinterés tanto del Gobierno del Estado como del Congreso local para crear una ley de identidad de género.
“Por supuesto, quiero hacer mi cambio de nombre, pero me gustaría hacerlo cuando en mi Estado haya un reconocimiento de identidad. Yo seré de las primeras que esté formada”, menciona Candy Chávez, presidenta de la Red Mexicana de Mujeres Trans en Jalisco.
Carlos Becerra Ramírez, miembro de Unión Diversa de Jalisco AC, explicó los ajustes que deberían hacerse a las leyes estatales.

“Lo que hay que modificar es el Artículo 64 del Código Civil del Estado de Jalisco, en el párrafo tercero hay que hacerle una adecuación que diga: ‘cuando por cuestiones de concordancia, la identidad de género resulte necesaria’, y ya anexarle las formas en las demás leyes adyacentes, como el Código de Procedimientos”, dijo.

Además, comentó, tendrían que girarse oficios ante dependencias estatales a fin de que puedan armonizar la nueva identificación de las personas que lo soliciten.

Esta identificación se anexaría al acta de nacimiento primigenia para hacer constar que las dos personas a las que referirían ambos documentos son una sola, por lo que cualquier documento o trámite a nombre de la antigua identidad continuaría bajo una nueva.

En su encuesta más reciente, Jalisco Cómo Vamos midió por primera vez la discriminación por cuestiones de género y preferencia sexual en la ZMG.

 

Anuncios