Amenaza de violencia en la sierra de Huajimic

Gobierno nayarita busca convencer a huicholes y magistrados sobre la no pertinencia de ejecutar el segundo predio en poder de ganaderos.

Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO. http://www.agustindelcastillo.com/

Mientras sube la tensión en la Sierra Madre Occidental, en los territorios inmemoriales del pueblo huichol, actualmente en posesión de ganaderos de Huajimic, el nuevo gobierno nayarita busca con premura la cancelación de una ejecución de sentencia programada para este viernes 22 de septiembre por el Tribunal Unitario Agrario número 22, la cual implica entregar un predio de poco más de 66 hectáreas, apenas una fracción de las 10 mil ha en disputa.

La postura de la comunidad indígena de Wuaut+a (San Sebastián Teponahuaxtlán) es que no se debe cancelar la ejecución, dado que han debido esperar un año a raíz del polvo que levantó el primer proceso, justamente el 22 de septiembre de 2016, cuando tras una accidentada acción judicial, los ganaderos agraviados bloquearon la salida del personal del Tribunal Unitario Agrario 56, en un bloqueo de caminos que se prolongó más de cinco horas, y que también retuvo a un grupo de periodistas, hasta el arribo del entonces fiscal nayarita Édgar Veytia (hoy encarcelado en Estados Unidos por delitos contra la salud), ya entrada la noche de esa jornada.

Fuentes de la comunidad indígena señalaron a MILENIO JALISCO que esta mañana, a las 10:00 am, se reunirán en la sede del TUA 56, en la ciudad de Tepic, el magistrado Aldo Saúl Muñoz López, personal de la Secretaría General de Gobierno de la administración entrante de Nayarit, cuyo titular es Jorge Aníbal Montenegro Ibarra, y los integrantes del comisariado de bienes comunales de Wuaut+a, encabezados por Santos Hernández Bautista.

“Quieren presionar a que se posponga la ejecución de la sentencia, porque el secretario de gobierno alega que apenas tienen unos días en el cargo, y esto es un conflicto muy serio”, reveló el abogado de los comuneros, Carlos González.

La preocupación no es menor: las señales de que tanto ganaderos como aborígenes se preparan para posibles incidentes son claras desde la sierra. Pero mientras la comunidad asegura que los 1.050 indígenas que acudirán al potrero de 63-72-75 hectáreas que se encuentra en posesión de Erlinda Montoya Ultreras (sentencia dictada dentro del expediente 1472/2012) no llevarán armas, señalan a su contraparte de que les “ha mandado mensajes” de que tienen armas disponibles para recibirlos.

Los ganaderos ya mandaron su mensaje a las autoridades y la sociedad. “Como se recordará este es un conflicto agrario que data de varios años, los indígenas de Jalisco intentan desesperadamente quitar a los comuneros de Huajimic alrededor de 10 mil hectáreas. Ellos argumentan tener un título virreinal de 1718 pero nadie lo ha visto, nadie lo conoce y pese a ello, los han favorecido”, señaló el periódico Realidades de Tepic, en una noticia fechada el pasado 15 de septiembre (http://realidadesperiodico.com/featured/alerta-de-violencia-en-la-sierra/).

“Quienes sí han presentado documentos son los nayaritas, donde consta que las tierras fueron adquiridas por los comuneros en los 1890, 1892, 1896 1900 y 1906. El tiempo trascurre y las autoridades locales, les jugaron el dedo en la boca ya que les prometieron apoyo y nunca cumplieron […] de tal suerte que hace un año, con algunas acciones legaloides, se dictó la orden de ejecución a favor de los indígenas para ‘recuperar’ 184 hectáreas […] pese a que muchos de los 800 indígenas iban armados al momento de despojarlos de su patrimonio aquel 22 de septiembre de 2016, el pueblo de la Yesca, guardó la compostura, no cayeron en provocaciones ni sacaron sus pistolas, ya que la Actuaria prometió suspender la ejecución en caso de que alguna de las partes estuvieran armados, pero les mintió”, añade el redactor.

Y viene la advertencia: “Pero ya no van a permitir que les vean la cara, pelearán tope donde tope. El pasado domingo, los 56 propietarios de las hectáreas que pelean los jaliscienses, acordaron defender con ‘todo’ a la propietaria Herlinda Montoya quien este 22 de septiembre, también será despojada de su patrimonio”.

El derecho agrario que invocan los huicholes es materia federal, y no afecta las fronteras entre estados. El título virreinal existe, y ha sido la base de restituciones para Wuaut+a en otras zonas, por más de 20 mil ha, en los últimos 20 años. “Nosotros iremos a tomar posesión aunque no vengan los del tribunal, no estamos jugando”, advirtió en respuesta un líder wixárika, ayer. La sierra durmió inquieta esta noche.

SRN

 

Anuncios