Urgen a atender a enfermos de la ribera

Los pobladores mostraron gráficas que mostraban qué tipo de metales hay en el agua de sus localidades. Foto: Jonathan Bañuelos
Grupo REFORMA/Mural

Guadalajara, México (14 septiembre 2017).- Con playeras con la leyenda “Queremos agua limpia, no mentiras”, habitantes de pueblos vecinos del Lago de Chapala, alzaron la voz para evidenciar las condiciones de salud que están padeciendo por beber agua contaminada.

Mencionaron que son enfermedades renales las que están matando a los pobladores de al menos cinco comunidades, resultado de ingerir agua con presencia de mercurio, arsénico y plomo, así como comer pescado contaminado.

De acuerdo con las estimaciones de los manifestantes, son alrededor de 8 mil personas las que sufren de estas enfermedades en los pueblos de Mezcala, San Pedro Itzican, Agua Caliente, Chalpicote y Cuitzeo, todos del municipio de Poncitlán.

“Mi hijo está con el 30 por ciento (de probabilidad) de rechazo del riñón por falta de medicamentos. Cuatro días no tomó medicamentos porque no había dinero para comprarlos y por esos cuatro días que no los tomó, trae síntomas de rechazar el riñón”, relató Francisco de los Santos, habitantes de Mezcala, quien donó uno de sus riñones a uno de sus hijos con insuficiencia renal.

Afirmó que los costos para atender a su hijo, entre análisis y medicinas, asciende a los 500 mil pesos.

Aunque no es la primera vez que se evidencia el caso de estos pueblos, los habitantes afirmaron que están recolectando firmas para exigir al Gobernador Aristóteles Sandoval, atienda esta “catástrofe”; además dejaron entrever la posibilidad de hacer alguna movilización o plantón en semanas próximas en caso que sus demandas continúen siendo ignoradas.

Entre las exigencias que piden están que los enfermos sean atendidos de forma inmediata, que los pueblos sean abastecidos con agua potable y que haya acciones reales por parte de las autoridades para sanear el Lago de Chapala, así como la cuenca del río Lerma-Santiago.

“Nuestros gobernantes no escuchan, no ven (la problemática). Yo siento que es momento de alzar la voz y que les digamos que somos humanos, que tenemos la misma dignidad de otras personas, con los mismos derechos”, expresó Jaime González, poblador de San Pedro Itzican.

Reunidos en una rueda de prensa, expresaron los casos que cada pueblo padece por beber agua del Lago de Chapala, así como de algunos pozos termales, por lo que denunciaron la falta de medicamentos en centros de salud del municipio para poder hacer frente a sus enfermedades.

También estuvieron presentes habitantes de poblaciones cercanas a la Laguna de Cajititlán, que denunciaron la mala calidad del agua de esa zona y la nula acción del ayuntamiento de Tlajomulco.

 

Anuncios