Empeora Santiago su caudal

Miembros del Voluntariado de Justicia Ambiental del ITESO realizaron el llamado Tour del Horror en el Río Santiago. Foto: Archivo
Grupo REFORMA/Mural

Guadalajara, México (10 septiembre 2017).- La contaminación del Río Santiago está cada vez peor: la planta de tratamiento tiene un olor más fétido y la cascada luce muchísima espuma, explicó la Responsable del Voluntariado de Justicia Ambiental del ITESO, Paulina Quintero Toscano.

Este sábado, alrededor de 100 estudiantes y ciudadanos participaron en una edición más del “Tour del Horror”, un paseo organizado por la universidad jesuita por el municipio de El Salto, para evidenciar la problemática ambiental que atraviesan los vecinos de esa zona de la Ciudad.

“Yo veo la situación peor, sentí que el agua de la planta de tratamiento (El Ahogado) tenía un olor más fétido que hace seis meses, y pues el grado de devastación sigue ahí: la cascada (de Juanacatlán) sigue con muchísima espuma, también en la presa de Las Pintas es terrible el panorama”, mencionó Quintero Toscano.

Recordó que el propósito de este recorrido es que los asistentes al tour puedan reflexionar que la contaminación del Río Santiago no es una problemática exclusiva de El Salto, pues la devastación también impacta en la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG).

“Es muy triste que se hagan intentos para que la situación cambie, pero que al estar yendo periódicamente cada seis meses te das cuenta que no mejora, al contrario, se ve más deteriorado el ambiente, la gente te cuenta de más personas que están enfermas; es una experiencia fuerte”.

La contaminación del Río Santiago se debe en gran medida a las descargas de aguas residuales de la metrópoli, así como de industrias cercanas a la cuenca; y aunque la planta de tratamiento El Ahogado debería subsanar la contaminación, los resultados no son tangibles.

“No está muy controlado lo que se vierte al Río Santiago, los desechos que llegan hay cosas que deberían ser tratadas y no es así, eso es lo que ha devastado al río”.
Quintero Toscano puntualizó, que si bien cada persona puede hacer algo por el medio ambiente a partir de pequeñas acciones que cambien en su entorno, también es importante que el Estado tome cartas en el asunto.

“Pues si tu estás en un nivel de toma de decisiones y que esas decisiones puede cambiar el ambiente y la vida de los otros más vulnerables, se tiene que hacer algo con conciencia, con un sentido ético más estricto”.

 

Anuncios