EL “URBANISMO AFECTIVO” DE CIUDAD CREATIVA DIGITAL

La embestida contra los barrios del Centro Histórico de Guadalajara continúa. Mientras el Parque Morelos es destruido por una supuesta “rehabilitación integral” por parte del Ayuntamiento de Guadalajara -claramente una gran operación de “limpieza” social-, la organización española Vic Viverodeiniciativasciudadanas intenta embaucar a vecinos del parque y profesionales de la zona metropolitana con sus “laboratorios ciudadanos”, serie de actividades realizadas en las inmediaciones del Parque Morelos para promover la Ciudad Creativa Digital (CCD).

El proyecto de CCD -según dice en su página web- busca “concentrar industrias creativas tales como firmas productoras de cine, televisión, videojuegos, animación digital, medios interactivos y aplicaciones móviles, entre otras más, posicionando con ello al estado como un centro productivo relevante para un sector que hoy en día es vanguardia en la economía global”. Pero la evidencia reciente no miente: los proyectos de “Smart Cities” como CCD no han hecho sino expulsar a cientos de miles de vecinos de barrios históricos en ciudades de todo el mundo, aprovechándose del abaratamiento del suelo causado por el abandono estatal para encarecer la renta y el consumo en favor de las élites.

VIC Vivero de Iniciativas Ciudadanas fue contratada el año pasado por la Secretaría de Cultura de Guadalajara para realizar un “mapeo de iniciativas ciudadanas” por toda el área metropolitana. Gracias a ese trabajo lograron reconocer y sistematizar qué intereses tienen los grupos de la sociedad civil organizada de la ciudad. Información que vale oro para proyectos como Ciudad Creativa Digital, pues con los datos obtenidos intentarán convencer a los inversionistas de que existe un mercado “creativo” a su disposición. Es además una estrategia para que las “iniciativas ciudadanas” aparezcan como legitimadoras de su proyecto inmobiliario: colectivos, ong’s, estudiantes, académicos, activistas, tecnólogos, universidades, artistas y otros profesionales entusiasmados con la idea de que el progreso tecnológico urbano mejorará nuestras vidas.

Lo que VIC y los representantes directos de CCD no han contado en sus “laboratorios ciudadanos” es cuáles serán los costes sociales y materiales para quienes habitamos actualmente el Centro Histórico. No han hablado de la construcción de torres que está en marcha y que nada tienen que ver con el mentado hub digital, en las que se han gastado -y no ejecutado- 168 millones de pesos (Milenio, 3/07/17). No han hablado de los negocios y puestos que han cerrado en el Centro durante los últimos tres años. Mucho menos han hablado de que una de las razones por las que CCD se instala aquí es porque Jalisco es el estado líder en maquila electrónica del país, lo cual quiere decir que es el estado donde más se explota a las trabajadoras para la producción “digital”. No hablan de quienes ya se han marchado del barrio y de quienes nos tendremos que marchar si este proceso de abandono e instauración de la violencia para su posterior gentrificación continúa.

Pero sin ir tan lejos: VIC apenas ha dado en sus encuentros información de qué diablos es Ciudad Creativa Digital. Ante la interpelación directa han contestado que tampoco lo saben, pero aun así se atreven a pedir a los asistentes de sus “laboratorios ciudadanos” que compartan “¿qué crees que te puede aportar CCD?”, “¿tú qué podrías aportar a CCD?” y otras banalidades que sí tienen una finalidad: se trata una vez más de obtener información con la que puedan elaborar los discursos para vender el proyecto a los incautos y ponerle una cara incluyente, tratando temas recurrentes en la agenda pública como género, sustentabilidad, educación y espacio público.

Vivero de Iniciativas Ciudadanas es uno de esos operadores del capital transnacional cuyo activo principal es la información que pueden extraer a las “iniciativas ciudadanas” (colectivos, asociaciones civiles, espacios culturales, etc.) basado en la premisa colonialista de que en países “tercermundistas” como el nuestro necesitamos que nos organicen porque nosotras no sabemos cómo hacerlo. Que para eso necesitamos sus mapeos ciudadanos, que les demos nuestra información, que los dejemos entrar en nuestros espacios. Por ejemplo, ayer representantes de VIC se plantaron en una reunión de vecinas del Parque Morelos irrumpiendo en un proceso de organización que ellos insisten en cooptar. Es la prepotencia que les da sentirse “expertos ciudadanos”.

Alertamos a los grupos vecinales y organizaciones de la ciudad de la extracción de información, contactos y vínculos que VIC Vivero de Iniciativas Ciudadanas realiza para el proyecto de despojo urbano Ciudad Creativa Digital, mediante lo que ellos llaman “urbanismo afectivo”, y que en realidad es eso: sus operadores se infiltran en espacios culturales y vecinales ofreciendo colaboración, incluso amistad, promoviendo una red de “iniciativas ciudadanas” que ayudará a “visibilizar” el trabajo de las agrupaciones.

Convocamos a la unión con las vecin@s del Parque Morelos, quienes en 2011 resistieron al despojo que implicaba la construcción de las Villas Panamericanas en la zona, y que ahora resisten al desastre urbano promovido por Ciudad Creativa Digital. Convocamos también a unirnos con l@s vecin@s del Centro Histórico que resisten a las salvajes transformaciones urbanas como sucede en El Santuario y Mexicaltzingo para hacer un frente vecinal en defensa de nuestros barrios.

Atentamente,

Vecin@s, comerciantes y arrendatari@s del Centro Histórico de Guadalajara.

Anuncios