Un refugio de paz

  • 1
    Una de las áreas de Casa Hogar Kamami, A.C. Apoya a niñas y adolescentes víctimas de violencia intra-familiar. Foto: Maricarmen Galindo
  • 1
    Dormitorio de Casa Hogar Kamami, A.C. que apoya a niñas y adolescentes víctimas de violencia intra-familiar. Foto: Maricarmen Galindo
Grupo REFORMA/Mural

Guadalajara, México (02 septiembre 2017).- Atenta a la tarea que le asignaron en la Casa Hogar Kamami, Magaly continúa escribiendo en una libreta sin interrupción. Ya concluyó sus estudios en una escuela especial y ahora está a la espera de conseguir un empleo e incorporarla a la vida laboral.

Su infancia no fue sencilla, sin embargo, al llegar a Kamami encontró un hogar junto a otras 14 adolescentes -víctimas de violencia y abandono- que la ayudaron a retomar sus estudios, practicar deporte y a prepararse para enfrentar la vida.

“Es una casa normal, aquí se bañan, comen, duermen, hacen sus tareas, pero salen a la calle como cualquier otro niño, muchas de ellas van y practican algún deporte, salen con sus amigos o van de paseo, entonces realmente es como una familia, la única diferencia es que no están con sus papás”, explicó Montserrat Velázquez Mendoza, subdirectora de la casa hogar.

Las adolescentes que llegan a Kamami son enviadas por la Fiscalía del Estado, ya que en casa vivían una situación de violencia; pueden quedarse hasta que cumplan la mayoría de edad.

Las menores, además de cariño, reciben terapia psicológica una vez a la semana, así como orientación educativa que les ayuda a salir adelante.

“Ellas ingresan a partir de los 9 años, pero permanecen aquí hasta los 18 y aún sí quieren permanecer en Kamami pueden hacerlo en lo que logran independizarse o determinar lo que van a hacer, pero tienen que seguir estudiando y trabajando, esa es la condición para permanecer y que se les sigue apoyando con todo”, puntualizó Velázquez Mendoza.

Cuando llegan a la edad adulta y no logran conseguir un trabajo, se busca la manera de introducirlas a la vida laboral a través de una red de apoyo.

Kamami tiene un consejo que está integrado por cinco personas que apoyan a las residentes de la casa a continuar sus estudios en universidades privadas cuando no logran ingresar a la Universidad de Guadalajara (UdeG) o cuando tienen alguna actividad externa.

A lo largo de su historia, presumió la subdirectora, hay muchachas que hoy en día son profesionistas, con buenos empleos y una vida por delante. De vez en cuando regresan y conviven con sus “hermanas” y las motivan a seguir su ejemplo y salir adelante.

¿Quién son?

Casa Hogar Kamami AC.
Dirección: Juan Manuel 912, Colonia Jesús CP. 44200, Guadalajara, Jalisco.
Teléfono: (33) 3825-3926
Página web: http://www.casakamami.org
Facebook: https://www.facebook.com/casakamami

Donativos

Cuenta Bancaria: 4029 260221
Clabe: 0213 200 40292 602 210
Banco HSBC

Necesidades

-Recursos económicos para cubrir la manutención de las muchachas.

En especie:
-Camas y colchones
-Alimentos frescos (frutas, verduras, pollo y pescado)
-Ropa Interior
-Productos de Limpieza

Voluntariado:
Ingeniero en computación para mantenimiento del equipo de cómputo

Pies de foto
Como en todo hogar, las niñas tienen labores que deben cumplir antes de irse a jugar.
Además de asistir a clases regulares, en Kamami reciben clases extracurriculares que les ayuda a formarse para la vida.
Las menores que ahí residen, han sido víctimas de violencia, por lo que encuentran en la casa hogar, un refugio.

 

Anuncios