‘Nunca creímos que la mataría’

  • Margarita deja a dos hijos. Foto: Cortesía
Daniel Gaspar/Mural

Guadalajara, México (24 agosto 2017).- “La amenazaba que la iba matar, pero nunca creímos que fuera a suceder”, dijo Macario, con los ojos rojos de llorar. Acaban de matar a su hija Margarita, de 24 años.

Fue hace 10 años que ella comenzó su relación sentimental con Sabino, actualmente de 48 años, y con quien tuvo dos hijos, un niño de 7 y una pequeña de 4.

Yessenia, hermana de Margarita, relató que la interacción entre la pareja siempre fue de violencia, pues Sabino, quien trabajaba como ayudante de albañil, la golpeaba y no traía suficiente dinero para alimentar a los niños.

Por este motivo, Margarita se separó de él varias veces, pero luego volvían a juntarse.

Hasta hace un mes, en la Colonia Santa Isabel, donde vivía la pareja, no se sabía nada de Sabino, quien se esfumó desde abril tras presuntamente golpear a la joven con un tubo, y ella lo denunció por violencia intrafamiliar, explicó Yessenia.

El domingo pasado, Sabino visitó a Margarita cuando estaba en casa de su papá, en la misma colonia.

El hombre le prometió que le daría dinero para comprarle los útiles escolares a los niños si ella volvía con él, después de al menos 8 meses que llevaban separados.

Ese día ella lo rechazó, y el sujeto la amenazó de muerte, aunque, como no era la primera vez que lo hacía, su familia no tomó la amenaza en serio.

La tragedia llegó cerca de las 9:30 horas de ayer.

Cuando Margarita volvía caminando por la Calle Villa Nueva, cerca del cruce con Limón, en la misma colonia, luego de que dejó a su niña en el kínder, sonaron cinco balazos.

La joven se desplomó en el suelo luego de que recibió los disparos en el cuello y en el hombro, y murió.

En la escena las autoridades aseguraron cinco casquillos aparentemente calibre .32; tras el ataque se activó el protocolo de feminicidio.

Aunque no hubo testigos de la agresión, familiares de la víctima señalaron a Sabino como posible asesino, y agentes de la Fiscalía lo detuvieron pocas horas después, aunque la corporación no detalló dónde.

A la escena del crimen llegaron vecinos: todos lamentaban la muerte de Margarita, quien era muy conocida en el barrio porque vivió toda su vida en la Colonia Santa Isabel.

 

Anuncios