Vecinos del Cerro del Cuatro exigen una veda inmobiliaria 

La contaminación y el mal manejo del territorio pone en riesgo la calidad y la esperanza de vida de los moradores de la mayor prominencia de la ciudad.

Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO. http://www.agustindelcastillo.com/

Una representación vecinal del Cerro del Cuatro, en los municipios de Guadalajara y Tlaquepaque, planteó ayer siete exigencias a las autoridades municipales y estatales para detener la degradación de la calidad ambiental y social de la zona. El eje es establecer un decreto para la veda a desarrollos inmobiliarios hasta por 30 años, mientras se recupera el ciclo del agua y la calidad del aire, que hoy es la peor de toda la metrópolis.

En un escrito de cuatro páginas, destacan siete puntos: uno, “veda inmobiliaria. Con la misma laxitud y fiereza con que han sido otorgadas licencias de construcción en el Cerro del Cuatro a más 32 mil viviendas, aproximadamente 120 mil nuevos habitantes, sin respetar servicios medioambientales tan necesarios en esta zona por las contingencias que toda la vida padeceremos; dos, “se cumpla de forma integral la recomendación emitida por la CEDHJ [Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco] estableciendo [la referencia] en los códigos urbanos y reglamentos municipales..”.

Tres, se decrete ‘de utilidad pública’ el restablecimiento del equilibrio hidrológico así como la protección, mejoramiento y conservación restauración del cerro del Cuatro como zona de alta concentración de contaminantes”. Cuatro, “se procure que los códigos urbanos, reglamentos municipales y cualquier publicación contenga la previsión de contar con cuando menos 9 nueve metros de área verde por habitante”. Cinco, “se detengan de inmediato los movimientos de tierra que se llevan a cabo en todo el cerro del Cuatro por las distintas constructoras que pretenden acabar con todo, sin respetar nuestro derecho a un medio ambiente sano y sobre todo en espacios no autorizados”.

Seis: “se revise junto con la sociedad civil el cumplimiento de la normatividad existente y el cumplimiento total de los reglamentos existentes”, y siete: “no se reciba fraccionamiento alguno hasta en tanto no sean debidamente revisados y cumplidos todos los ordenamientos de manera integral”.

Pese a tenerse dos decretos del gobernador (2007 y 2010) relativo al manejo de la zona de fragilidad ambiental que nace en el Cerro del Cuatro, así como dos recomendaciones de la CEDHJ tendientes a garantizar la calidad ambiental como un derecho básico de las personas, la zona no ha cesado de deteriorarse y no posee más área verde que el parque central o metropolitano, semiabandonado y vandalizado hasta la fecha.

Los ciudadanos Gustavo de la Torre Navarro y Juan Ramón Gutiérrez Puentes, el primero, presidente la asociación Civil Vecinos Solidarios por una Mejor Sociedad, AC; el segundo, de Colonias Unidas por el Rescate del Cerro del Cuatro, AC, destacan en el escrito la urgencia de instaurar “un bosque que nos ayude a paliar a la baja la contaminación y problemas de salud que padecemos y durante más de 265 días al año y lograr subir nuestra expectativa de vida; restaurando el ciclo hidrológico y la recuperación de la flora y fauna que ha sido devastada por los desarrolladores”.

Argumentan: “las autoridades estatales y municipales, de forma laxa, han otorgado licencias de construcción en el Cerro del Cuatro, sin considerar el respetar la salud de los que habitamos en esas zonas, la nula prevención de los problemas ambientales que padecemos […] la ausencia de servicios ambientales dignos, de espacios públicos robados por los propios constructores ante la complacencia de autoridades, el desvío de cauces naturales, la eliminación de flora y fauna, la ausencia de drenajes y sub colectores de aguas negras suficientes, el incremento de parque vehicular, la alteración ecológica, suministro de agua, escorrentías pluviales con daño a colonias bajas, son solo algunas de las perlas que ilustran la falta de respeto a nuestra salud…”.

Preservar la salud en esas condiciones, añaden, es costoso. Pero además, hay “muertes prematuras, problemas pulmonares, de cáncer, diabetes son una muestra de los problemas detectados en las instituciones de salud, en donde somos el número uno en casos de gripes, cáncer y diabetes; el índice de atención de pacientes con que cuenta el IMSS en la clínica 92, son una muestra de los problemas que padecemos lo que hace que nuestra expectativa de vida se vea disminuida por el solo hecho de vivir ahí, aunado a los estudios con que cuenta la UdeG, que estableció la baja de 20 por ciento de capacidad pulmonar de habitantes de la zona Miravalle en relación con otras zonas”.

Ante ello “consideramos que se debe evitar la eliminación y desvío de los cauces naturales existentes, se respete y procure la recuperación del ciclo hidrológico, dejando de atentar con la salud de los futuros habitantes del Cerro del Cuatro, quienes engañados por constructores que nunca les informan que vivirán bajo una alta contaminación, les venden una minicasa que no cumple con los mínimos requerimientos básicos pero en particular porque su salud irá en detrimento y al sistema de salud y laboral son los principales perjudicados”.

El decreto debe derivar en “suspender de inmediato todas las licencias existentes y la recepción de fraccionamientos para proceder a la revisión junto por parte de la sociedad de las obras existentes y se permita el acceso a la información para estar en posibilidad de emitir opiniones fundamentadas”.

El escrito ya fue recibido en la presidencia municipal de Tlaquepaque, en el palacio de gobierno de Jalisco, en el Congreso del estado y en la presidencia municipal de Guadalajara.

“Estamos negociando más áreas verdes para el Cerro del Cuatro”

El problema de escasez de áreas verdes en una montaña que padece alta urbanización, aunque existan políticas públicas, hasta hoy “solo de papel”, que plantean la necesidad de ampliarlas, no es desconocido para la joven regidora del Partido Verde Ecologista en Tlaquepaque, Daniela Chávez. “Estoy consciente y estoy trabajando en eso”, asegura.

“Yo hace un año con seis meses presente una propuesta para declarar las hectáreas del Cerro del Cuatro como zonas de recuperación ambiental; esta propuesta la contempla la Ley Estatal del Equilibrio Ecológico, en el artículo 64, donde habla de estos espacios que no cumplen como área natural protegida pero sí como una zona de restauración necesaria para la ciudad; en un principio la propuesta fue de 55 hectáreas, hemos hecho acciones de reforestación […] presenté una denuncia en la fiscalía contra presuntas invasiones, y yendo al cerro nos dimos cuenta que había establos y había ganado, que terminaban comiendo los arbolitos que íbamos a plantar, luego hubo un incendio que parecía provocado; fuimos al Congreso para urgir esta declaratoria y empezar a tomar acciones, así que se hizo un estudio que cumplía con los requisitos que nos pedía la ley […] , necesita un incremento de arbolado, de áreas verdes, es un lugar de captación de lluvias, de recarga de acuíferos, muy importante…”.

Con esos elementos, añade, “hicimos una ruta estratégica; hace un mes la propuesta se fue el Congreso del estado, si logramos que lo apruebe, la idea es crear un organismo público descentralizado para que se encargue de este espacio, que tenga un reglamento, que se encargue de conseguir recursos, pues que no solo son beneficios ambientales para Tlaquepaque, son para la zona conurbada, y necesitamos recuperarlo…”.

Señala que había mucho abandono. Se establecieron mediciones en busca de una recuperación integral del espacio, se buscaron las coordenadas, se llevaron topógrafos y pusieron mojoneras. “Hubo una aprobación para cesión de tres hectáreas el 25 de octubre pasado a favor del Cetej [Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Jalisco], y en noviembre fue a favor de la UdeG, con tres hectáreas cada uno; en ese entonces no estaba dictaminada mi propuesta, pero mi propuesta siempre fue con las 55 hectáreas”.

– La Comisión Estatal de Derechos Humanos señala en su recomendación 15/2017 la apremiante falta de áreas verdes.
– Sin duda, pero esto de los planteles educativos era algo aprobado por la mayoría , e incluso llevaba varias administraciones en trámite, así que yo no veo que se perdieron seis hectáreas, sino que se ganaron 49 ha; vimos los antecedentes, desde hace once años empezaron a hacer trabajos para recuperar el parque y no se había podido proteger ni una sola hectárea…

La edil se queja de las omisiones de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet). “Cuando empezó la administración le hice un exhorto a la secretaría; uno, para ver si estaban vigentes los convenios, y otro, para ver los avances de la aplicación de los criterios y decretos que se hicieron, pero básicamente no hemos tenido respuesta. Conocí la recomendación de la CEDH, así que es importante que nos volvamos a sentar para ver la recomendación, los decretos, los criterios, para impedir la construcción no solo de las escuelas, sino además de los fraccionamientos.

– Si se considera que se necesitan primero los árboles para que sea viable lo demás.
– Así es, hemos tenido acercamientos con expertos en el tema ambiental, y el que se decretara una zona de recuperación ambiental puede sentar un precedente para recuperar más allá, en las áreas de propiedad privada; hay propiedad del municipio pero hay bastante áreas privadas que están como área verde en el plan parcial de desarrollo; cuando se hizo la donación propuse en un punto de acuerdo se ajustara a la norma mexicanas de bienes sustentables [sic]; y que empezara a haber metas con Secretaría de Educación Jalisco y con la UdeG, para empezar a involucrar a los planteles y que haya responsabilidades con ellos.

Asegura que la zona le preocupa porque está documentado ampliamente sus complicaciones, “no podemos condenar a los jóvenes que ya viven en la zona, porque ya está urbanizado; la educación es necesaria pero que vaya de la mano con el cuidado del medio ambiente […]por parte de esta administración no se ha dado ni un solo permiso para construir, e incluso con el fraccionamiento de Las Terrazas he tenido acercamiento con los vecinos, Tierra y Armonía dijo que iba a donar diez hectáreas más al municipio –más allá de las áreas de donación, obligatorias por ley-, y dicen que hay otro proyecto para que se donen 60 más; básicamente la mitad del cerro es verde, y se puede seguir rescatando…

Es decir, “sabemos que no podemos llegar y quitar una colonia o un fraccionamiento, pero sí podemos hacer que lo mucho o poco que quede, tratar de rescatarlo”. La regidora indica que se pidió información de las concesiones de agua

– Todo esto implica enfrentar a uno de los poderes fácticos más importantes de la ciudad: las inmobiliarias.
– Pues si la sociedad civil está organizada y unida se pueden hacer muchas cosas; es como la vía recreativa, que si alguien nos la quitara, inmediatamente vamos ahí a exigir; debemos buscar acciones de largo aliento que trasciendan partidos y administraciones, por el bien de todos y no de unos cuantos.

SRN

 

Anuncios