Cerro del Cuatro alojará a 120 mil habitantes más

Los espacios abiertos y las áreas verdes de esta área altamente frágil a la contaminación, son incorporados al negocio inmobiliario y la infraestructura.

Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO. http://www.agustindelcastillo.com/

El cerro del Cuatro se llena de casas. Y eso está provocando problemas serios a sus vecinos: el pasado 31 de julio, tras una tormenta típica, intensa, surgió un sorprendente espectáculo de agua y lodo por las paredes del fraccionamiento Terrazas, construido como una fortaleza en la cúspide del volcán extinto, que derivó en el anegamiento de fincas y la destrucción de las de por sí precarias calles de Lomas del Cuatro.

Pero también provoca problemas serios en toda la cuenca: el agua no regulada toma calles y canales… para contribuir a desbordar, en momentos críticos de lluvia, el vaso de El Deán, el punto más bajo, hacia el norte.

“A mí se me vino toda el agua hacia mi casa, ya pusimos costales de arena para que si hubiera otra tormenta fuerte, se detenga; pero vamos a buscar que se hagan las cosas bien […] el agua es agua y obviamente sabíamos que el cerro tenía sus caídas de agua, pero no ha habido tanto problema antes como lo hay ahora, por la cuestión de las bardas que hicieron en ese fraccionamiento; ayer vinieron unos arquitectos, incluso están haciendo un reforzamiento, de aquel lado, que es lo que garantiza y nos dan garantía; a mí me dijeron que el mero dueño del fraccionamiento tiene interés en resolverlo, no quiere perjudicarnos; estábamos como con una venda en los ojos, no sabíamos hasta que esto pasó, pero el señor Carlos Herrejón, de Tierra y Armonía, nos va ayudar; tenemos un compromiso, vamos a entrar seis personas junto con el regidor Marcos Fuentes, que nos está ayudando con esta problemática, y vamos a hacer que firmen a todo lo que se comprometieron con la colonia”, señala sin recelo Mónica Ramírez, una de las líderes espontáneas de Lomas del Cuatro.

La entrevista fue el pasado miércoles 8 de agosto, pero la reunión prometida no ha ocurrido. A los vecinos les preocupa una agenda más amplia que incluye a todos los desarrollos inmobiliarios que ahora penetran hacia la zona alta de la mayor prominencia física del valle de Atemajac: falta de infraestructura sanitaria y de agua, ocupación de zonas de riesgo, escasos espacios de recreación y arbolados, las emisiones de la cementera Cemex, que han dominado sus vidas desde hace décadas, y en general, los contaminantes que se acumulan en el área, al sur de la conurbación tapatía.

La “ubicación geográfica en los declives del volcán del Cerro del Cuatro dificulta la dispersión de contaminantes como las partículas de fracción respirable, ya que la elevación del cerro hace que los vientos choquen y disminuya drásticamente su velocidad provocando que la concentración de los contaminantes aumente. Igualmente, la escasez de áreas verdes (menos de un metro cuadrado por habitante) provoca que la humedad ambiental sea limitada y los contaminantes queden suspendidos por mucho más tiempo”, señalan los investigadores de la Universidad de Guadalajara Arturo Curiel Ballesteros, Guadalupe Garibay y Valentín Hernández Trujillo en el artículo “Contaminación del aire, la mayor amenaza para Guadalajara”, publicado por la Revista de la Academia Mexicana de Ciencias.

El Cerro del Cuatro se llena de casas. Los fraccionamientos Terrazas, de Lomas del Pedregal, Terralta etapa siete, y Las Nubes, en construcción, suman más de 32 mil unidades de vivienda, que alojarán conservadoramente 120 mil habitantes más.

Llama particularmente la atención que la zona haya sido determinada como el parteaguas del Polígono de Alta Fragilidad Ambiental que emitió el ejecutivo del estado en agosto de 2010, como parte de las estrategias de cumplimiento de la recomendación 001/2009 de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH). Entre sus objetivos, “reducir la contaminación, la degradación ambiental en cuerpos de agua, atmósfera, suelo, subsuelo y la biodiversidad, en el polígono de fragilidad ambiental, fortaleciendo la cultura ambiental y la adecuada gestión de recursos económicos”.

Tan poco se hizo para mejorar la calidad de vida del cerro, que los vecinos interpusieron en 2016 una nueva queja con el respaldo de 97 habitantes del sitio. Entre otras cosas, apuntaban dos datos: “La contaminación existente en todo el mundo nos obliga a que, en el área metropolitana, específicamente en el sur, en donde por cuestiones naturales siempre vamos a estar contaminados, debemos establecer como prevalencia al concreto, áreas verdes en busca de combatir el calentamiento global, pero sobre todo en búsqueda de una mejor calidad de vida que debido a la contaminación va en detrimento, de todos, pero particular de los niños y personas que no practican regularmente deporte”.

El Cerro del Cuatro, añadían, “ha sido atacado por diversas constructoras que sin informar de la alta contaminación que siempre existirá ven solo el negocio y de la mano de autoridades, cometen ecocidios que beneficia solo a ellos y perjudica a toda la población debido a que no respetan cauces de ríos naturales o los depredan y desvían, eliminan árboles, flora y fauna nativa y no dejan áreas verdes suficientes y de reserva de bosques y parques con la complacencia y desinterés de los colonos vecinos y de todos los habitantes, no observan los problemas de inundación de aguas abajo (Gobernador Curiel, Miravalle, el Deán, la Ferrocarril), ya que no hay filtración pluvial y escorrentía del agua que en grandes volúmenes aporta en el temporal de lluvias, además de los propios de ausencia de drenajes, calles amplias, y sobre todo la garantía del servicio del agua”. ¿Qué sucedió?

“Particularmente del lado norte del Cerro del Cuatro, se llevó a cabo la modificación del plan parcial de desarrollo urbano para el Sub-distrito Urbano 2-10 autorizado el 3 de Marzo del 2014 [Tlaquepaque] que en este caso favoreció al desarrollo denominado Las Nubes, y que una vez cristalizado su proyecto de edificación, lastimaría severamente las condiciones ambientales de la zona metropolitana de Guadalajara. Lo anterior obedece a una verdadera falta de conciencia, apatía, preparación técnica y corrupción de funcionarios que desconocen y se han vendido a la modificación de reservas urbanas de bosques o pulmones de aire y se ha hecho sin estudios en cuanto a la movilidad urbana, impacto ambiental, calidad del aire por emisión de contaminantes, desechos industriales, reubicación de empresas industriales que se encuentran en zonas habitacionales, estudios hidrológicos, análisis de riesgo”.

¿Quiénes son los actores empresariales? Fraccionamiento Terralta (Inmobiliaria y Desarrolladora Dynamica Casas): 1,200 viviendas construidas actualmente, proyección inicial de 4,500 viviendas desarrollada en 16 etapas según planteamiento en el 2004, a la fecha solo se tienen 6 etapas, distribuidas en diez cotos.

Fraccionamiento Las Terrazas (Inmobiliaria y Desarrolladora Tierra y Armonía) en vertiente sur, 4,400 viviendas en proyección.

Pedregal del Bosque (Inmobiliaria HABICASA) en el lado Sur, con 23,500 viviendas en proyección.

Las Nubes (Inmobiliaria y Desarrolladora Dynamica Casas), lado norte del cerro, 1,300 viviendas proyección, que incluyen 14 torres de departamentos de 12 niveles cada una.

“La construcción de edificios, casas, calles estacionamientos y otros modifican el entorno natural en que habita el hombre y, tiene como algunas de sus tantas consecuencias, la creación de superficies poco permeables (que favorece a la presencia de una mayor cantidad de agua sobre el terreno) y la eliminación de los cauces naturales (que reduce la capacidad de desalojo de las aguas pluviales y residuales). Así, la urbanización incrementa los volúmenes de agua de lluvia que escurren superficialmente, debido a la impermeabilidad de las superficies de concreto y pavimento. Por ello, las conducciones artificiales para evacuar el agua son diseñadas con mayor capacidad que la que tienen las corrientes naturales existentes”, añade un informe técnico que los vecinos recibieron de personal del SIAPA.

El Cerro del Cuatro se llena de casas… y de construcción que ocupa los escasos espacios verdes. La Universidad de Guadalajara y el Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Jalisco ya han recibido, al menos en el papel, una fracción de seis hectáreas del Parque Metropolitano Cerro del Cuatro, la única superficie verde de gran tamaño enclavada en la zona, para establecer planteles educativos que llaman a atacar el grave rezago en la materia que presenta la demarcación. De este modo, se merma ese espacio de 55 ha a solamente 49 ha. ¿Atención de un déficit social urgente…. O satisfacción de la demanda de los fraccionamientos emergentes?

Lo cierto es que no hay más, sino menos espacios verdes en el Cerro del Cuatro, una de las zonas más frágiles de la metrópolis. La recomendación de la CEDHJ del pasado mes de abril (15/2017) pedía otra cosa: “Las áreas verdes conforman espacios públicos cuyo elemento principal es la vegetación. El avance de la urbanización en la zona metropolitana de Guadalajara, sobre todo en la zona de Miravalle, ha impactado en sus condiciones ambientales, por lo que resulta fundamental proteger, conservar e incrementar las áreas verdes urbanas, ya que desempeñan funciones esenciales para la calidad de vida de los habitantes”. Para los vecinos, la lógica cortoplacista del negocio inmobiliario se impone a sus derechos elementales, y es por eso que el Cerro del Cuatro se llena de casas.

———————————————————-

Claves

La recomendación no cumplida

Uno de los trabajos más importantes emitidos por la CEDHJ en materia de derecho al ambiente sano es la recomendación 15/2017, del pasado 15 de abril de 2017. Entre otras cosas, recomienda:

“A los presidentes municipales de los ayuntamientos de Guadalajara y San Pedro Tlaquepaque: Primera. Se solicita que giren instrucciones para que propicien el establecimiento y consolidación de áreas verdes de distinta utilización distribuidas en sus territorios, dando mayor importancia a la zona de Miravalle, con el fin de preservar el equilibrio ecológico, dotar de áreas de esparcimiento y mejorar el medio ambiente urbano, donde el eje central sea la propagación de la cobertura vegetal, por encima de los emplazamientos habitacionales”

Segunda. “Se realice una revisión a sus planes parciales de desarrollo urbano, donde se establezca como eje principal el incremento de las áreas verdes por encima de los desarrollos habitacionales tratando de guardar congruencia con el criterio emitido por la OMS en cuanto a los metros cuadrados que deben existir por habitante y además, se incluyan los criterios ambientales para la protección de la atmósfera…”

A la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial: Séptima. “Que en el ámbito de su competencia y junto con los municipios de la zona metropolitana de Guadalajara, comiencen los trabajos necesarios para expedir o armonizar la normativa y criterios ambientales estatales y municipales que se requieran, a efecto de establecer los mecanismos técnicos necesarios, que en congruencia con la OMS y ponderando la importancia de las áreas verdes para la calidad de vida de la población urbana, se establezca un estándar mínimo de nueve metros cuadrados de áreas verdes por habitante”

Fuente: http://cedhj.org.mx/recomendaciones/emitidas/2017/Reco%2015-2017.pdf

 

Anuncios