Lo tunden y queda con discapacidad

Adrián, quien fue agredido por los luchadores, era amante de las patinetas y le gustaba viajar. Foto: Cortesía
Ezequiel Cruz/Mural

Guadalajara, México (15 agosto 2017).- Hace dos años, Adrián Enrique López llegó a una gasolinera para solicitar información de dónde tomar un aventón. Terminó tirado en el suelo, con discapacidad intelectual, por cuatro luchadores profesionales que han seguido adelante.

Los hechos ocurrieron la noche del 22 de julio de 2015, alrededor de las 2:30 horas, en la Colonia Santa Martha, en Tonalá.

Momentos antes, los cuatro sujetos: Arturo Muñoz Sánchez, “Pierroth”; William Arturo Muñoz González, “Rush”; Alfredo Lobaco García, “Vangellys”, y Manuel Alfonso Oropeza, “La Sombra”, llegaron al sitio en supuesto estado de ebriedad y comenzaron a discutir con otras personas.

Uno de ellos -no se sabe quién- le habría mostrado sus genitales a dos mujeres, quienes pidieron ayuda al policía auxiliar comisionado a la gasolinera.

“¿Tú que te metes, cabrón? Deja de chingar a tu madre”, insultó uno de ellos al oficial, a la vez que comenzaron a golpearlo hasta romperle la nariz y dejarlo inconsciente.

En ese momento intervino Adrián, quien tenía 29 años.

“Perdí el conocimiento por un momento y al recobrarlo observo que los ahora detenidos estaban golpeando en reiteradas ocasiones al muchacho que me brindó apoyo”, fue el testimonio que dio el agente señalado dentro de la Averiguación Previa del Ministerio Publico.

“Pierroth”, “Rush” y “Vangellys”, en su declaración dentro del proceso 322/2015/B, del Juzgado 12 en Materia Penal, dijeron llegar a la gasolinera después de una presentación de lucha libre en la Arena Coliseo, en espera de un camión para la Ciudad de México.

En el punto estaban dos sujetos que comenzaron a gritarles y lanzarles piedras, por lo cual los luchadores se molestaron y los empujaron, hasta que llegó el policía y los roció con gas lacrimógeno; acto seguido, los peleadores argumentaron haber subido al autobús que estaban esperando.

Adrián fue llevado a la Cruz Verde Tlaquepaque y de ahí, al Hospital Civil. A los cuatro días de su ingreso al nosocomio fue dado de alta, pero salió en silla de ruedas ante la falta de fuerza en ambas piernas.

Los golpes que le propinaron los luchadores le causaron una fractura de cráneo, contusión hemorrágica y hematomas en su cuerpo, de acuerdo con el oficio 07899/2015 del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses.

Según diagnóstico de la psiquiatra del DIF Jalisco, Viviana Rangel Juárez, esto le trajo un síndrome confusional y alteraciones neurológicas que hacen que no pueda valerse por sí mismo.

Los luchadores -a excepción de Manuel Alfonso Oropeza, “La Sombra”- fueron puestos a disposición del MP, quien los consignó al Juzgado 12, donde el juez Joaquín Torres les fijó fianza y cada uno pagó 50 mil pesos.

Por reparación del daño depositaron 200 mil pesos para Adrián y 75 mil pesos para el policía agredido, pero la familia de Adrián no recibió ese dinero y además exigen castigo contra los luchadores.

El último trabajo de Adrián fue como jefe de intendencia, dentro de un condominio residencial, pero su verdadera pasión fue la patineta, con la que manejó un estilo skate street, donde destacó por sus trucos de flips, nollie, ollie y otros; de hecho, llegó a ser patrocinado por la marca de calzado Force-1, donde apareció como modelo en sus catálogos.

Le gustaba salir de viaje, disfruta de conocer nuevos lugares y personas alrededor de la República, como señala su familia, al recordarlo como alguien aventurero y lleno de energía.

“Cada ocho días salimos; para ir a la playa, cada tres meses. Platicábamos del paisaje, de cómo íbamos a andar cuando llegáramos a la playa. Ahora salimos y duerme, se levanta agitado, ya no habla como antes. Hasta me da miedo”, expresó con tristeza la tía política del joven, Yolanda Rodríguez Velázquez.

A causa de los descuidos y una problemática relación con sus padres, Adrián se fue a vivir con su tía desde que era un niño, por lo que ella se convirtió en uno de sus pocos apoyos.
También es padre de un niño de 6 años, a quien ha dejado de apoyar económicamente, pues aunque ya puede mover las piernas, le quedó un síndrome confusional y alteraciones neurológicas que le impiden trabajar. Adrián no vivía con su hijo, ni con la madre de éste, pero se mantenía al pendiente para cuidarlo en lo material.

“Pierroth”, “Rush” y “Vangellys” continúan dando espectáculos con el Consejo Mundial de Lucha Libre. Por su parte, “La Sombra” migró a Estados Unidos para trabajar en la WWE, donde ahora es conocido como “Andrade Cien Almas”.

“Es lamentable esto, para mí es muy lamentable que ese muchacho lleno de vida, se le acabe, se la quiten”, mencionó Yolanda, ya que su sobrino no puede valerse por sí mismo y requiere de alguien que lo cuide de forma constante.

Rush es ahora un destacado rudo que comanda el grupo de los Ingobernables.

Pierroth es el padre de Rush y hasta hace poco luchaba enmascarado.

Vangellys fue rudo desde sus inicios; ahora es técnico.

La Sombra lucha actualmente en Estados Unidos como Andrade Cien Almas.

 

Anuncios