Lamentan omisiones de Ciencias Forenses

Ineficiente. A pesar de las promesas de la fiscalía, en el IJCF fallan en la comunicación con familiares. (Foto: Mónika Neufeld)

Fueron encontrados días después de que fueron reportados como desaparecidos, pero a sus familias se les informó con retraso, en uno de los casos hasta cuatro meses después.

Miembros del colectivo Por amor a Ellxs lamentaron la tardanza y la falta de voluntad para identificar los cuerpos en el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF), que depende de los protocolos establecidos por la Fiscalía General del Estado (FGE).

La familia de Juan Carlos Castro García, por ejemplo, recuperó el cuerpo del joven hasta después de iniciar su propia búsqueda dentro del colectivo.

“El cuerpo de mi hijo tenía cuatro meses en Semefo (Servicio Médico Forense), cuatro meses sin ADN, hasta que una genetista, por su propia iniciativa, hizo el ADN, pero no porque haya habido la orden de sacar el ADN de él ni para el de mi esposo”, aclaró Salomé.

“Si no hubiera estado en el colectivo, simple y sencillamente no lo encuentro”, lamentó. Ella y su esposo acudieron al IJCF a un curso impartido para las familias de personas desaparecidas. A Salomé le mostraron la foto de un zapato que fue encontrado en Tlajomulco junto con su hijo, “lo único que se podía ver, porque a mi hijo lo encontraron en estado de descomposición. Me mostraron el zapato y lo identifiqué al momento porque yo se los había comprado”.

Aunque la familia pudo enterrar a su ser querido, aún no se aclaran las circunstancias de este homicidio.

El 29 de septiembre, Juan Carlos realizó un viaje hacia Acatlán de Juárez como chofer de Uber. La petición de servicio se hizo desde un perfil que resultó ser falso, “el pasaje lo tenía por avenida Patria, lo mandaron a un domicilio, el domicilio existe, lo mandaron a ese domicilio a recoger a una mujer, de ahí él hizo dos paradas que un muchacho en (empresa de) Uber muy amablemente nos volteaba el monitor para que viéramos nosotros la ruta que mi hijo tomó, las paradas que hizo”.

El joven de 23 años se detuvo en un cajero automático; sin embargo, el agente del Ministerio Público encargado del caso se negó a revisar las cámaras de seguridad de la zona porque “no tenía caso”, ya que solo aparecería la cara de quien sacó el dinero y viajaba en el auto de alquiler.

Ya estaba en el Semefo

Por otro lado, la abogada Alejandra Cartagena recordó un caso reciente en el que la persona estaba en el Semefo desde el primer día que se reportó su desaparición.

“Seguimos teniendo, por parte del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, omisiones. El caso de una persona desaparecida: tenía 11 días desaparecido y desde el primer día que desapareció estaba en el Semefo y nunca se informó a la familia”.

El instituto incluso tenía una credencial para votar, pero esto no fue suficiente para informar a familiares.

Desde diciembre, la fiscalía se comprometió en mantener al colectivo Por Amor a Ellxs al tanto acerca de cuerpos encontrados y otros hallazgos. Sin embargo, en el caso más reciente, los campamentos en Tala, los familiares de personas desaparecidas se enteraron por los medios de comunicación.

“El caso de una persona desaparecida: tenía 11 días desaparecido y desde el primer día que desapareció estaba en el Semefo y nunca se informó a la familia”
Alejandra Cartagena, abogada

JJ/I

 

Anuncios