Los trasvases de cuenca, una opción “inaceptable”

Grupos civiles de Jalisco y del país buscan arrebatar a la Conagua el control que ostenta del sector agua y dejar en el pasado megaproyectos costosos e insostenibles.

Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO. http://www.agustindelcastillo.com/

Con la polémica por la construcción de la presa El Zapotillo y el trasvase del río Verde hacia la cuenca en la que se ubica la ciudad de León como trasfondo regional, la Propuesta Ciudadana de Ley General de Aguas avanza en la obtención de firmas y respaldos en todo el país. Una de las premisas básicas de ese planteamiento es que los megaproyectos, por sus costos sociales, ambientales y económicos, deben quedar en el pasado. Y un aspecto esencial es quitarle ese poder omnímodo y amplísimo que tiene en el tema la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Pedro Moctezuma Barragán, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), e integrante de los colectivos que impulsan la propuesta, comentó vía telefónica con MILENIO JALISCO la importancia de dar un viraje completo en el manejo del agua en México.

“Estamos saliendo de un proceso nacional; el último congreso fue en Jalapa, el 22 y 23 de octubre de 2016, al que asistieron personas de 26 estados de la república; hemos hecho foros, en un ciclo que llamamos Consenso Nacional por el Agua, donde han participado 17 universidades, centros de investigación, comisiones de cuenca, ejidos, comunidades y pueblos originarios, y a partir de esto se tiene la campaña de firmas, que ya rebaso el número necesario para presentar la iniciativa de ley; estamos trabajando para que los rectores de las universidades y otros representantes serios de la sociedad mexicana puedan conocer esta iniciativa, no tenemos prisa, porque sabemos que lo importante es construir la fuerza social que sque adelante esta propuesta”, explicó.

El énfasis es “que se cumpla con la reforma al artículo 4 constitucional, que plantea que el agua debe ser gestionada de manera equitativa y sustentable, y que como garante, además de los tres niveles de gobierno, sea la participación ciudadana; actualmente en el país hay una dinámica de megaobras, que han sido destructivas y contaminantes, y hay todo un descuido en cuestiones como la contaminación del agua, que es un problema crítico; por ello, la ley que proponemos plantea una agenda que en primer lugar defiende la necesidad de agua para los ecosistemas, porque si se siguen deteriorando los bosques, desertificando el territorio nacional, vamos a carecer de este recurso; hay prácticas que arruinan los acuíferos, y destruyen la calidad de las aguas subterráneas de manera permanente; por lo tanto, estamos luchando para que se prohíban…”.

Además, “estamos con la propuesta de agua de calidad para todos, para que haya una distribución equitativa en las ciudades, y se cuiden las normas de calidad; un tercer punto, es agua para la soberanía alimentaria; en el contexto internacional actual no podemos dejar a Estados Unidos la producción de alimentos básicos mexicanos, estamos en una dinámica de importación muy inconveniente, por lo tanto, comentamos que es importante priorizar el agua, no para los exportadores sino para los productores mexicanos, campesinos y pueblos originarios”.

Un cuarto aspecto es que “se propone el fin de la contaminación, no el que contamina paga, sino dinámicas de descarga cero y de control que impidan la contaminación del agua; en quinto lugar, se busca luchar contra la práctica de la sobreexplotación de los acuíferos, que le llamamos minado de agua, porque están extrayendo, por ejemplo, en Chihuahua, aguas con 20 mil años de edad, en Ixtapalapa, aguas de cinco mil a ocho mil años, aguas fósiles, con metales pesados, que son inadmisibles para el consumo humano, que además generar hundimientos diferenciales, rompimiento de tuberías”.

El aspecto número seis de la propuesta de ley plantea “que se ponga fin a la vulnerabilidad ante sequías e inundaciones, al mal manejo del agua, que ha agudizado estos problemas incluso en lugares de alta escasez: una parte del año hay inundaciones, al rato sequías, porque no hay esta dinámica de almacenaje y manejo del agua, no porque no haya proyectos y propuestas, sino porque no se invierte en ellos”.

Finalmente, “fin a la impunidad y a la corrupción, por lo cual estamos proponiendo una contraloría social ciudadana del agua, en algunos lugares del país ya se ha instalado, incluso en la propia Constitución del DF, en los transitorios, se plantea la construcción de esta contraloría ciudadana del agua”; en general, se busca “una organización de abajo arriba, ciudadanizada también, a nivel de cuencas, microcuencas, y a nivel nacional”.

– Es decir, ¿la Conagua dejaría de ser el amo casi absoluto o el árbitro supremo del agua?
– Exactamente; lo que estamos proponiendo es acabar con la corrupción del agua que reina en México, y cuyo responsable es la Conagua.
– Jalisco vive intensamente el debate por el agua en el proyecto El Zapotillo, y en particular, el trasvase de agua que este contiene para el abastecimiento de León, en la cuenca del río Turbio. Mover esa agua sacrificará a toda una región productiva pecuaria, Los Altos de Jalisco, dicen los opositores al proyecto.

– Estamos proponiendo que haya un equilibrio hídrico en las cuencas, y que el agua de las cuencas se maneje en las propias cuencas; debe haber una cultura donde no se hagan estas obras que son destructivas del ambiente, que tienen enormes costos, no solo en su construcción, en su gestión, en costos energéticos altísimos, en un momento en que hay muy poca seguridad energética. Se trata de evitar los trasvases de agua.

Los promotores de la nueva ley reconocen el entramado institucional y de poderes fácticos que ha propiciado los negocios del agua con la exclusión de la sociedad; “por eso buscamos la construcción de un poder ciudadano que llene este vacío que ha permitido la corrupción; hay actos de impunidad que deben ser corregidos, las legislaturas mexicanas deberían de tomar su papel para evitar que el agua sea un negocio en vez de un bien de todos”.

Los promotores de esta iniciativa invitan a los ciudadanos a sumarse en la página web http://www.aguaparatodos.org.mx, para fortalecer la propuesta de ley.

Unops, un estudio que no convence a sus críticos

Al seno del Observatorio Ciudadano para la Gestión Integral del Agua de Jalisco, se ha dado un repaso y análisis de las cuatro mil páginas del informe del proyecto “Jalisco Sostenible Cuenca Río Verde” que realizó la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (Unops) para el gobierno de Jalisco, el cual sustentó la decisión del gobernador de mantener el trasvase de agua a León e inundar los pueblos alteños de la cañada.

El investigador de la UdeG, Hermes Ulises Ramírez Sánchez, se encargó de detallar el tema metodológico. Y a su juicio, este sale mal parado. Aquí sus dudas más importantes:

“Los resultados presentados por la Unops están basados en escenarios del modelo WEAP que necesita como insumos datos de muy diversa índole: climatológicos, demográficos, agricultura, cambio climático, calidad del agua, demandas de agua, económicas, edafológicas, hidrológicas […] si al modelo se le alimenta datos de poca calidad, el resultado será un escenario de poca calidad, mientras que si se le alimenta de información confiable lo que aportara el modelo es un escenario con cierta probabilidad e incertidumbre, las cuales no son mostradas en el informe”. Como los datos que alimentaron fueron de diferente calidad, eso debió reportarse y ponderarse. Y no está presentado así.

Ni Guanajuato ni Jalisco sanean sus aguas de forma satisfactoria ni en volúmenes amplios, “¿cómo harán para depurar el agua que nos regresaran a través del río Turbio-Lerma?”.

Tres, “los caudales medio mensual (CMM) y caudales ecológicos (QM) solo son importantes durante los meses de temporal (Julio-Octubre) según lo reportado en el estudio. ¿Cómo se prevé llenar la presa a 105 metros con esos caudales tan bajos?”. Cuatro, “se reporta según los resultados del análisis de los 32 indicadores de calidad del agua que las aguas del río Verde se encuentran en un estado trófico y avanzando hacia un estado hipertrófico si los nutrientes aumentan su concentración en los próximos años […] ¿es prudente almacenar agua de baja calidad para el consumo doméstico en las ciudades (León y ZMG), tal como lo estipulan los decretos?”.

Cinco. “Solo se utilizaron ocho sitios de aforo para determinar los caudales y solo durante un año (una estación lluviosa y cuatro en la época de secas). ¿Es suficiente para hacer una proyección de al menos 30 años de abastecimiento de agua?”. Seis, “para estudiar los impactos de cambio climático en el río Verde, en el estudio se seleccionó como repositorio principal de información la provista por el NA-CORDEX. De esta forma para estudiar la exposición de la cuenca del río Verde a variabilidad climática se utilizan históricos y proyecciones climáticas de temperatura mínima, temperatura máxima, temperatura promedio y precipitación promedio”. Hay escenarios drásticos de variabilidad en precipitación y aumento de la temperatura que incrementa la exposición de la cuenca a sequías hidrológicas, sin que se clarifique el impacto sobre la cuenca y sus recursos.

“El Plan Estatal de Acción ante el Cambio Climático (PEACC) del Estado de Jalisco, estima el incremento de la temperatura estatal entre los 3 grados centígrados [°C] y 6°C. La diminución de la precipitación promedio estatal se estima que será entre 10 y 15 por ciento, con un incremento de la precipitación en los primeros años y con intensificaciones en el transcurso del siglo. El estudio realizado por UNOPS, si bien reporta tendencias similares, marca una importante contribución en la identificación de la variabilidad espacial y temporal de los cambios proyectados. En base a estos dos resultados se vuelve a la pregunta original ¿Se llenara la presa y mantendrá su nivel operativo de aquí a finales de siglo?”, insisten.

Respecto a los nodos de mantos subterráneos, “diagnosticados a través de Imágenes satelitales, se estimaron los volúmenes de cada uno de ellos. Sin embargo no se realizó medición de los mismos, por lo que solo es una estimación con cierta probabilidad e incertidumbre”.

En el análisis de los escenarios de la presa tampoco se consideró el azolve progresivo de la misma; la Unops señaló cinco escenarios “donde el más viable según el estudio es el de altura de la presa de 105 metros, un gasto de 7.5 m3 por segundo estimando las demandas actuales y sin proyección de cambio climático. Y aquí es donde surgen varias preguntas. ¿Cómo es posible que es bajo las mismas condiciones de demandas actuales y de clima sea mejor el desempeño de la presa sacándole 7.5 m3 /s que 4.8 m3/s? ¿Será posible conservar las mismas demandas de agua actuales conforme avance el siglo? ¿Podemos desestimar los efectos de cambio climático y no tomarlos en cuenta?”

Finalmente, la pregunta reiterada de los últimos años, que no es respondida: “con base en las experiencias de otras cuencas en el mundo, ¿es sustentable el trasvase entre cuencas?”.

———————————————————-

Claves

Lo que dice la Comisión Mundial de Represas

“Las represas han hecho una contribución importante y significativa al desarrollo humano, y han sido considerables los beneficios derivados de ellas. En demasiados casos se ha pagado un precio inaceptable y a menudo innecesario para conseguir dichos beneficios, en especial en términos sociales y ambientales, por las personas desplazadas, por las comunidades aguas abajo, por los contribuyentes y por el medio ambiente natural. Se considera inaceptable aplicar un enfoque de estado de situación financiera (de ganancias y pérdidas) para evaluar los costos y beneficios de las represas grandes, compensando las pérdidas de un grupo humano con las ganancias de otro –especialmente en vista de los compromisos vigentes con los derechos humanos y el desarrollo sostenible”. Informe de la CMR, 2000.

 

Anuncios