Carta a Alfaro por la no discriminación en Registro Civil, CEPAD

Asunto: Ordene al Director del Registro Civil número 1 de

Guadalajara, Jalisco que no niegue ni restrinja el derecho de madres y

padres a decidir el orden de los apellidos de sus hijas/os.

C. Enrique Alfaro Ramírez

Presidente municipal del H. Ayuntamiento de Guadalajara

Presente.

El Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo, A.C. (CEPAD), es un organismo de la sociedad civil con sede en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, autónomo, independiente y profesional, que a través de un proceso de exigibilidad y justiciabilidad, apoya la defensa de casos paradigmáticos de violaciones de derechos humanos individuales y colectivos con vinculación e interacción con grupos y organizaciones de la sociedad civil, labor que junto con miles de hombres y mujeres han inspirado la Declaración de las Naciones Unidas sobre el Derecho y el Deber de los Individuos, los Grupos y las instituciones de Promover y Proteger los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales Universalmente reconocidos, la cual fue aprobada por la Resolución 53/144 de su Asamblea General de la ONU el 9 de diciembre de 1998.

En su calidad de Presidente Municipal de Guadalajara, al igual que el resto de las autoridades del país, tiene la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos, esto de conformidad con lo dispuesto en los artículos 1° de la Constitución General de la República, 4° de la Constitución Política del estado de Jalisco, y aquellos contenidos en los Instrumentos Internacionales de los que el Estado mexicano es parte. Asimismo, tiene al igual que todas las autoridades de la nación, el deber de prevenir las violaciones a los derechos humanos, y para el caso que nos ocupa, los de las mujeres a la igualdad y a la no discriminación, reconocidos en los artículos 1,2, 17.4 y 24 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos; los artículos 2.7 y 16.1 de la Declaración Universal de Derechos Humanos; los artículos 2.1, 2.2, 3, 23.4 y 26 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, y los artículos 2 y 16 de la Convención Sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer.

Resulta importante recordarle que además de las obligaciones y deberes constitucionales y convencionales referidos anteriormente, usted suscribió un Convenio de Colaboración con el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), cuyo objetivo es establecer lazos de cooperación en la prevención y eliminación de la problemática que origina la discriminación, así como desarrollar con su apoyo el Programa Municipal de Guadalajara para la Igualdad y la No Discriminación

Sin embargo, en el municipio de Guadalajara, la práctica discriminatoria hacia las mujeres persiste y se traduce en la falta de reconocimiento a ser tratadas de forma igual que los hombres, así como de participar activamente y en igualdad de condiciones en los diferentes aspectos de la vida en sociedad y familiar.

El caso que nos ocupa tiene como antecedente un hecho ocurrido el siete de julio de 2016, en el que una madre y un padre deseaban ejercer un derecho y cumplir al mismo tiempo con una obligación como fue presentar a su hija recién nacida ante el Oficial del Registro Civil número 1 de Guadalajara, para efecto de su registro y obtención de su respectiva acta de nacimiento. Para tal efecto, la pareja solicitó que en el acta de nacimiento se asentara el apellido materno de la madre en primer lugar, seguido del apellido materno del padre. La respuesta del Oficial del Registro Civil y al mismo tiempo Jefe del Departamento de Registro de Nacimientos de la Oficialía del Registro Civil número 01 (uno) de Guadalajara, fue negarles el derecho a la pareja, alegando que la legislación le prohibía realizar el registro en el orden de los apellidos solicitados. Además, les indicó que si pensaban demandar vía amparo, que le hicieran la solicitud por escrito, pues de otra forma no reconocería los hechos. La pareja presentó la solicitud de registro por escrito el 18 de julio siguiente.

Por lo anterior, la pareja por su propio derecho y el de su recién nacida, tuvo que acudir ante un Juez Federal a demandar la inconstitucionalidad e inconvencionalidad de la negativa a registrar a la pequeña por considerar que se trataba de un acto discriminatorio. Fue hasta el veinte de diciembre de 2016, que el Juez Quinto de Distrito en materia Civil de Jalisco, resolvió amparar y proteger a la pareja y a la bebé, ordenando al Oficial del Registro Civil que llevara a cabo el registro de la menor en los términos que la madre y el padre solicitaron.

Sin embargo, fue hasta casi un año después, el 29 de junio de 2017, que la autoridad cumplió de manera definitiva, es decir, transcurrieron 11 meses y medio para que la bebé tuviera su acta de nacimiento. Entre los argumentos vertidos en la sentencia del juicio de amparo indirecto XXX, el Juez reconocía que la negativa constituía una violación del derecho a la igualdad y no discriminación, así como del derecho que tienen la madre y el padre a elegir el orden de los apellidos de sus hijos, y del derecho a la identidad.

Pese al precedente sentado en el caso anterior, al parecer la primera sentencia dictada en ese sentido en alguna de las entidades federativas, con excepción del Distrito Federal (ahora Ciudad de México), el pasado 21 de junio de 2017, el Oficial del Registro Civil número 1 de Guadalajara, le negó el derecho de la pareja el registro de su hijo recién nacido, que solicitaba se asentara en primer lugar el apellido materno del padre, seguido del apellido paterno de la madre. También se le sugirió a la pareja solicitar el registro por escrito. La negativa del Director del Registro Civil de Guadalajara, Enrique Cardenas Huezo fue bajo los argumentos -a diferencia del anterior caso- un asunto de “costumbre” y bajo el falso cuidado del “orden social”. Además, dicho funcionario realiza una limitada lectura de una tesis aislada de la segunda sala de la SCJN, lo que evidencia su desconocimiento de los alcances de sus facultades para implementar la interpretación conforme referida en la Constitución del país (artículo 1° párrafo segundo), y del principio pro persona.

Sin lugar a dudas, negar el derecho que tiene la pareja a determinar el orden de los apellidos con argumentos de que así es la “costumbre”, no se sostiene jurídicamente ni en ninguna instancia jurisdicional, tal como quedó acreditado con el antecedente referido como el primer en un Estado de la República. En el fondo la negativa de la autoridad siguen siendo los argumentos misóginos, pues si bien es un hecho que en México ha perdurado la tradición de transmitir a los hijos el apellido paterno, cabe señalar que esta costumbre conlleva un fuerte significado que ubica al hombre como propietario de los integrantes de su familia, y por tanto, que posee mayor jerarquía no solo familiar, lo cual constituye una violación de lo establecido en el artículo 4° constitucional, que en su párrafo primero se establece que “El varón y la mujer son iguales ante la ley”sino social que la mujer. Por ello, tal situación es un acto de discriminación y una falta de perspectiva género y de respeto a los derechos humanos de las mujeres.

Por lo anterior, le solicitamos que:

Primero.- Gire los oficios que correspondan al Director del Registro Civil número 1 de Guadalajara, y a todos los Oficiales del Registro Civil del municipio, para que cesen la negativa a reconocer el derecho que tienen las madres y padres a elegir el orden de los apellidos que llevarán sus hijas e hijos.

Segundo.- Determine procedente de manera inmediata la solicitud de una pareja cuyo derecho le fue negado por el Director del Registro Civil de Guadalajara, mediante oficio DRC/425/2017, y evitarle la molestia de promover una demanda de protección de sus derecho humanos y de su bebé.

Tercero.- Publique en la Gaceta Municipal las instrucciones para que el Director del Registro Número 1 y todos los oficiales del Registro Civil del municipio de Guadalajara, eviten negarle el derecho a los padres y madres de determinar el orden de los apellidos de sus hijos, so pena de incurrir en responsabilidades legal de los servidores públicos.

Cuarto.- Señalamos el domicilio para recibir notificaciones el ubicado en: Guadalajara, Jalisco.

Guadalajara, Jalisco a 25 de julio de 2017

César Octavio Pérez Verónica

Director Ejecutivo

C.c.p: C. María Guadalupe Morfin Otero.

Regidora del Cabildo de Guadalajara, Jalisco.

Anuncios