Vibran en Tonalá por talleres de L3

  • 1
    Otra vivienda tiene el registro de representantes de la constructora que han ido a inspeccionar. Foto: Carlos Ibarra
  • 1
    Entre la obra de los talleres y cocheras de la L3 y estas viviendas de la Colonia Barrio Nuevo, la separación es un muro de block de concreto. Foto: Carlos Ibarra
César Rubio/Mural

Guadalajara, México (31 julio 2017).- Las vibraciones han pasado a ser el “inquilino” no deseado en fincas de la Colonia Barrio Nuevo, en Tonalá.

A decir de vecinos de la zona, la construcción de los talleres y cocheras de la Línea 3 (L3) del Tren Ligero ha traído sólo malestar, pues unos siete domicilios ubicados en Privada Guadalupe y Las Torres ya presentan grietas derivadas de las vibraciones constantes.

“Las vibraciones son horribles, (han ocasionado) las grietas, diario estamos con dolores de cabeza por lo mismo de los ruidos, más que nada la afectación de la casa. Las vibraciones son como de las 9:00 de la mañana a las 6:00 de la tarde”, dijo Claudia Hernández, una de las agraviadas.

“Nos hemos quejado con la constructora, pero igual nos dan largas, largas y largas; queremos saber qué es lo que nos van a decir. Las grietas salieron cuando comenzaron (la obra), hace como unos seis, siete meses; eran pocas, pero con el tiempo se fueron haciendo más”.

Durante un recorrido de MURAL en las viviendas con desperfectos, se constató que la intensidad de los movimientos se asemeja a un sismo trepidatorio que provoca la caída de objetos al piso, o que estos se muevan de lugar.

Construcciones Aldesem, en consorcio con Coalvi e Ingeniería y Servicios ADM, es la empresa encargada de las obras en los talleres y cocheras de la L3, ubicadas en Calle Unicornio, entre Avenida de las Torres y 12 de Octubre, en la Colonia Santa Cruz de las Huertas, en Tonalá, cerca de la Nueva Central Camionera.

Ahí se observó que ya hay 3 estructuras tipo bodega edificadas, 10 rieles y 8 trenes con tres vagones cada uno; sin embargo, la intervención debió entregarse el 15 de noviembre pasado.

Entre ese complejo y las casas, la separación es un muro con blocks de concreto.

“Es un temblor directo en la casa, siento que está dañando hasta los cimientos aunque digan que no; sinceramente, hace un año aquí en esta zona hubo un temblor, pero la verdad no supe distinguirlo porque como todo el tiempo está temblando”, comentó Angélica Flores, otra vecina.

“Siento miedo e inseguridad, porque tengo una bebé de 3 años que, si en su momento dado llega una vibración fuerte y por lo débil que está la pared, se le vaya encima, ni con todo el dinero del mundo me van a pagar su vida si se muere mi hija”.

Esta no es la primera vez que hay reclamos de vecinos en contra de las obras de la L3 por afectaciones en sus viviendas.

MURAL documentó casos de grietas en fincas de la Colonia Alcalde Barranquitas y del Centro de Guadalajara, incluyendo el Templo de San Francisco de Asís y el Museo de Periodismo, conocido como la Casa de los Perros.

Según lo publicado el 21 de junio pasado, había quejas en 21 fincas, de las cuales, 16 procedieron para repararse el daño, indicó en su momento Rodolfo Guadalajara Gutiérrez, director del Sistema del Tren Eléctrico Urbano (Siteur).

ASÍ LO DIJO

“Hasta ahorita no hemos invertido dinero, no sabemos qué van a hacer (los responsables). Nos habían traído unos papeles que según nada más era el enjarre, cuando eran las grietas muy pequeñas, pero ahorita hay otras que no estaban”.

Claudia Hernández
Vecina

“Iba a comprar esta casa, había apalabrado con el dueño en comprarla, pero sinceramente no lo voy a hacer, porque no han hecho nada por venir a ver qué va a pasar con lo que ya hay de deterioro en la casa”.

Angélica Flores
Vecina

 

Anuncios