Aristóteles nos envía al Ejército a amenazarnos

“Nos intimidan para que abandonemos Temacapulín”

Por Rafael Hernández Guízar/pagina24Jalisco

Margarita Juárez García, una de las habitantes de Temacapulín, acusó que no sólo el gobierno estatal los amenaza sino que incluso hay presencia del Ejército mexicano para causar temor y así obligarlos a salir de sus casas/Foto: Francisco Tapia

Margarita Juárez García, una de las habitantes de Temacapulín, acusó que no sólo el gobierno estatal los amenaza sino que incluso hay presencia del Ejército mexicano para causar temor y así obligarlos a salir de sus casas/Foto: Francisco Tapia

Habitantes de la comunidad de Temacapulín están siendo amenazados para que abandonen sus tierras y así poder construir la presa El Zapotillo, denunciaron ayer los afectados, acusando al gobernador de Jalisco Aristóteles Sandoval de ser el artífice del amedrentamiento.

Margarita Juárez García, una de las habitantes de esta comunidad, indicó en entrevista con Página 24 que no sólo es el gobierno estatal sino que, incluso ya hay presencia del ejército mexicano para causar temor y así, obligarlos a salir de sus casas.

“A raíz del anuncio del gobernador de que la cortina de agua se va 105 metros por el estudio de la UNOPS hemos estado recibiendo constantes visitas de militares por el pueblo y helicópteros bajando muy cerca de la comunidad ,y estos últimos días ya llamadas telefónicas con amenazas pues, donde nos dicen que el tiempo de negociar se acabó, para nosotros la situación es muy grave, es muy delicada y sabemos que esto viene del gobierno del estado de Jalisco  y hacemos responsable totalmente a Aristóteles Sandoval de cualquier cosa que pase en la comunidad. Y aunque tenemos protocolos de seguridad, pero les exigimos que no estén mandando a su séquito porque no nos vamos a salir, de ninguna forma, tenemos  12 años en lucha y resistencia, y no con eso lo vamos a hacer, no nos salimos de ninguna manera”, sentenció la mujer.

Y es que en este sitio se pretende la construcción de la presa El Zapotillo, la cual inundaría los poblados de Temacapulín, Acasico y Palmarejo, en el municipio de Cañadas de Obregón, algo que el gobierno del estado refrendó con un estudio hecho por la Oficina de las Naciones Unidas Proyectos (UNOPS) y con el cual se sustentó por la autoridad la viabilidad de construir ahí el embalse que dotaría de agua potable a Jalisco y Guanajuato.

Lo anterior, supuso una serie de protestas y acciones jurídicas como amparos y denuncias ante las autoridades procuradoras de justicia  en el estado y la federación.

“Estas amenazas lo vemos como intimidación, para que la gente que estamos viviendo ahí nos vayamos o podamos vender, pero aún así, lo vemos como una amenaza de desalojo, lo vemos como vulnerables”, agregó Margarita Juárez García.

-¿Qué les dicen en concreto?

-Sólo son llamadas telefónicas donde nos dicen eso, que el tiempo de negociar se ha terminado, los militares pasan por el pueblo y las llamadas, eso, que se terminó el tiempo de negociar.

-¿Cuántas personas quedan?

-Pues aún quedamos 500 personas.

-¿Qué les ofrecen?

-Pues siempre ha estado interviniendo la Comisión Estatal del Agua, la CEA, diciendo que les des tu casa y que te dan dinero, no sé cuál es la suma porque no nos hemos acercado a ellos, no queremos negociar la casa.

-¿Pero ya es un hecho que esto va?

-Pues déjame decirte que la UNOPS es una organización no gubernamental y sólo puede dar recomendaciones, como Derechos Humanos, entonces no puede pasar por una resolución de la Suprema Corte de Justicia de México, tenemos esa resolución a nuestro favor, tenemos amparos y hay que trabajar todo eso antes de llegar a este desalojo forzoso.

Pese a las amenazas, aclaró que no saldrán de sus domicilios y que exigirían a la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco (CEDHJ) y a organismos internacionales que envíen observadores para documentar los actos de hostigamiento en su contra.

Anuncios