Buscan proteger el primer corredor del Tepopote

(Foto: NTR)

La eventual declaratoria de área natural protegida del cerro El Tepopote, cuyo proceso comenzó ayer con la entrega de estudios técnicos justificativos al Ayuntamiento de Zapopan, sería el primer precedente en el bosque La Primavera en el que se proteja legalmente uno de sus cuatro corredores biológicos, históricamente relegados en las políticas públicas pese a su función de conectividad.

La propuesta de protección para El Tepopote que impulsa la asociación civil Anillo Primavera y el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) es bajo la categoría de Parque Ecológico en un polígono inicial de mil 200 hectáreas, mismas que el 2 de abril sufrieron un voraz incendio provocado y que, a pesar de su alta diversidad florística y valor cultural, tiene uso de suelo de reserva territorial, por lo que es acechado por inmobiliarias.

“Queremos garantizar con esto la conectividad del ecosistema, sus servicios ambientales, así como la generación de un espacio para la educación ambiental y conservación. El cerro de El Tepopote ha estado amenazado por los incendios y presiones urbanísticas que han ido en aumento, el corredor industrial está de alguna forma llegando a un proceso irreversible de fragmentación del corredor biológico si no se toman medidas, en este proceso hemos desarrollado estudios que nos muestran la vulnerabilidad de todo el corredor biológico”, dijo Pedro Alcocer, de Anillo Primavera, sobre la iniciativa.

“(Estamos considerando) el valor geológico de El Tepopote, que entró en erupción incluso antes que el volcán de Tequila y La Primavera hace más de 200 mil años, es un evento muy importante en la formación de los domos y estructuras que dan forma al importantísimo patrimonio de la sierra de La Primavera (…) En términos de biodiversidad se ha documentado que es mayor que la observada en el bosque Nixticuil y la misma Primavera, de fauna están registradas 59 especies”.

Además, Alcocer contextualizó que El Tepopote también tiene un alto valor cultural debido a que fue parte de la cultura prehispánica Tradición Teuchitlán, donde están localizados dos guachimontones y un tercero que podría haber quedado expuesto con el fuerte incendio del 2 de abril; no obstante, faltan estudios.

“Era una zona de desplazamiento de otras culturas, actualmente es visible un esquema de vestigios arqueológicos que consta de casi 100 montículos, terrazas y caminos de comunicación dispersos, dos guachimontones bien definidos y posiblemente un tercero; en este proceso, el arqueólogo Rodrigo Esparza nos decía que el incendio ha generado la limpieza de esas zonas y es importante hacer una visita para identificar este tercer guachimontón”.

Planes parciales, el reto

No obstante que esta propuesta ya fue entregada al ayuntamiento a través del director de Medio Ambiente, Alfredo Martín Ochoa, aún está el reto del uso de suelo de El Tepopote, pues actualmente figura como reserva territorial y eso dio pie a que el Instituto de Pensiones del Estado de Jalisco (Ipejal) comprara casi 70 por ciento del cerro, sin que a la fecha haya concretado alguna construcción.

De acuerdo con el funcionario, en la actualización de los planes parciales y del Programa de Ordenamiento Ecológico Territorial ya se establece a El Tepopote como zona de conservación para evitar asentamientos urbanos, aunque la declaratoria eventual de área natural protegida la blindaría por completo. Anunció que vendrá una serie de consultas públicas previo a oficializar la declaratoria.

En cuanto a la recuperación del ecosistema tras el incendio de abril, Sandra Valdez, de Anillo Primavera, informó que El Tepopote es un bosque resistente frente al fuego y que muestra una recuperación significativa, y que a la fecha sigue un proceso de autorregeneración exitoso.

Cercenados

El bosque La Primavera cuenta con cuatro corredores biológicos que le dan conectividad con otras sierras y le permite intercambiar material genético: El Tepopote, el volcán de Tequila, la sierra de Ahuisculco y cerro Viejo, los cuales están cercenados por carreteras y presionados por viviendas, poniendo en riesgo a la fauna en tránsito

Propuesta

  •  Sería Parque Ecológico con protección municipal
  •  Se planea un polígono de mil 200 hectáreas
  •  Prevén destinarle recursos para su plan de manejo

JJ/I

 

Anuncios