Exigen información de celulares de estudiantes

Visita. Padres de los estudiantes tuvieron reunión en Guadalajara. (Foto: Archivo)

Tras documentarse que estuvieron funcionando nueve celulares y tres chips de los estudiantes de Ayotzinapa horas después de su desaparición, la comisión de padres pidió apoyo a colectivos ciudadanos de Guadalajara para exigir que se dé a conocer la información de estas llamadas y tener certeza de lo que sucedió la noche del 26 de septiembre de 2014, fecha desde la que no aparecen los 43 jóvenes.

En una asamblea en la que participaron integrantes de la comisión de padres de los normalistas y asociaciones civiles y sindicales de Jalisco en apoyo a la lucha que emprenden los primeros, éstos reconocieron que el gobierno federal ha mejorado en el sentido de que ya reconoció que el informe de Jesús Murillo Karam, entonces procurador general de la república, al que calificó de “verdad histórica”, fue erróneo, ya que sólo era una pesquisa preliminar de los hechos; sin embargo, dejaron claro que todavía no hay resultados de la investigación sobre el paradero de sus hijos.

“Los celulares estuvieron activos, cuando Murillo Karam dijo que los celulares fueron quemados con los cuerpos en el basurero de Cocula. Hoy, compañeros, hay pruebas muy concretas, fuertes, de que los celulares estuvieron activos, por eso hemos exigido que las autoridades investiguen esa sábana de llamadas, de mensajes, para saber qué fue lo que conversaron porque eso nos va a dar la ruta de lo que pasó”, dijo Melitón Ortega, tío de Carlos Ortega, estudiante desaparecido.

“No nos quieren informar porque no pueden investigarse a sí mismos, entonces es la ruta que estamos planteando de investigación. Mientras no haya respuesta, la lucha no puede cesar, no puede acabarse, por eso hoy queremos ponerles de su conocimiento que son cuatro líneas centrales las que nos mantiene firmes el día de hoy”.

Reconocimiento

La información respecto al uso de los celulares recién la dio el fiscal especial para el caso de Ayotzinapa del gobierno mexicano el 6 de julio, en reunión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en Lima, Perú, de ahí que los padres y familiares retomaran la exigencia de dar a conocer más detalles a casi ya tres años de la desaparición de los normalistas.

Las otras exigencias que hace la comisión de padres al gobierno federal es la detención de militares que participaron en la retención de los jóvenes, así como investigar a la Policía municipal de Iguala y el tráfico de droga en la región, la cual fue el detonante para que los estudiantes fueran privados de su libertad, pues habrían sido transportados en un autobús cargado de enervantes, según investigaciones periodísticas.

Con miras al tercer aniversario de su desaparición, los padres aseguraron que habrá movilizaciones a nivel nacional que próximamente estarán anunciando.

“No nos quieren informar porque no pueden investigarse a sí mismos, entonces es la ruta que estamos planteando de investigación. Mientras no haya respuesta, la lucha no puede cesar”
Melitón Ortega, tío de estudiante desaparecido

 

Anuncios