La UdeG y la fundación Lerma cuestionan decisión del gobernador

No se ha demostrado que los supuestos beneficios justifiquen la inundación, citan

Agustín del castillo / Guadalajara. JALISCO MILENIO.
http://www.agustindelcastillo.com/
Más instituciones se suman a los cuestionamientos sobre la decisión del gobernador del estado de inundar Temacapulín, porque el viejo poblado no se salva ni siquiera con los 80 metros de cortina en que se ubica actualmente El Zapotillo.

Los Centros Universitarios de Lagos y Los Altos de la Universidad de Guadalajara, publicaron un desplegado en que “manifestamos nuestra oposición a que se continúe la construcción de la cortina de la Presa El Zapotillo a 105 metros de altura, porque a lo largo de estos años el objetivo único del proyecto es trasvasar agua a Guanajuato […] este proceso ha sido conducido con nula transparencia y sin la mínima sensibilidad social ni sentido de la responsabilidad en materia de sostenibilidad”.
Las autoridades estatales “han anunciado una decisión que corresponde también al ámbito federal, y lo han hecho sin haber construido un proceso de gobernanza que ha quedado en mera simulación”. Además, “no podemos estar de acuerdo con esa decisión tampoco, porque […] o se ha demostrado que la presa sea la alternativa técnica óptima para la gestión del agua de la cuenca del río Verde y, en cambio, ésta puede afectar gravemente la productividad de Los Altos, región agropecuaria prioritaria a nivel nacional”; también, “es evidente que la decisión tomada no se sustenta en el estudio hídrico realizado por la Unops, dado que por los alcances para los cuales fue contratado tiene sólo la utilidad para determinar la altura de la cortina de la presa El Zapotillo, y no evalúa las alternativas a no construir una presa”.

Los rectores añaden: “asegurar que esta decisión es resultado de tan sólo este estudio técnico no honra al respeto que nos merece una agencia del sistema de la Organización de las Naciones Unidas. El proceso ha sido carente de transparencia, ha excluido de información y análisis a los principales actores del estado, incluida a su Universidad pública, en la cual tenemos la responsabilidad de aportar los conocimientos técnicos, así como la perspectiva crítica de sus científicos sociales en este proceso de tan alta relevancia”.

En el proceso, “no se ha demostrado que los supuestos beneficios de la presa justifiquen la inundación de los pueblos Temacapulín, Acasico y Palmarejo, y el desplazamiento forzado de sus habitantes; ello es violatorio flagrantemente de sus derechos humanos”.

Por su parte, la Fundación Cuenca Lerma Lago de Chapala Santiago, que preside Manuel Villagómez Rodríguez, tomó el reto del gobernador a debatir por El Zapotillo, y entregó una carta en oficialía de partes del ejecutivo, con 25 cuestionamientos acerca de su medida.

En estos, le pide probar que realmente hay un beneficio para Guadalajara en los acuerdos de 2005 y 2007 que sacaron adelante el proyecto de El Zapotillo; que explique por qué las concesionarias de las obras han sido protegidas por el gobierno federal ante su presunta complacencia, y cuál es el motivo de que no se respeten ni cumplan las recomendaciones del Observatorio Ciudadano para la Gestión Integral del Agua en Jalisco, una de las cuales, es precisamente cancelar la posibilidad de un trasvase hacia la ciudad de León desde la cuenca del río Verde.

SRN

 

Anuncios