Estudio buscó justificar presa, dice académico

Propósito. En el estudio nunca se vio la posibilidad de que no se utilizara la infraestructura que atraerá agua del río Verde. (Foto: Jorge Alberto Mendoza)

Para Mario López, miembro del grupo de agua del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), fue claro que el estudio en la cuenca del río Verde que elaboró la UNOPS fue para satisfacer la necesidad del gobierno del estado de seguir adelante con la presa El Zapotillo, pues en ninguno de sus planteamientos figura una alternativa de gestión de agua sin inundar a Temacapulín Acasico y Palmarejo.

Además, reiteró que este tipo de infraestructura va a la baja a nivel internacional por sus altos costes económicos, ambientales y sociales, por lo que incluso el Banco Mundial ha retirado fondos para proyectos similares alrededor del mundo; sin embargo, sigue en pie el de Jalisco.

“Hay que dividir el balance hídrico de los escenarios que hizo la UNOPS, porque los escenarios están centrados en un objetivo muy claro y declarado por la UNOPS: cómo rescatar la infraestructura que ya está instalada. Ése es un gran problema y para mí es la gran falla técnica. No es que la presa funcione, es que debe funcionar a fuerzas porque ése fue el objetivo del estudio”, dijo el académico a través de un comunicado del ITESO.

“Aunque haya criterios científicos, puede ser que el criterio político gane sobre éstos. Una gran tendencia mundial es que cesen las presas insustentables y la presa El Zapotillo lo es a todas luces. Se calcula que garantizará agua sólo por 25 años. Es una presa cómoda para los que no queremos cambiar nuestro estilo de vida y ahorrar agua, a costa de Temacapulín y del ecosistema”.

Señaló que la Comisión Mundial de Represas ha indicado que los embalses, a nivel internacional, han desplazado a alrededor de 80 millones de personas en el mundo, por lo que países como Estados Unidos han comenzado a desmantelar esta infraestructura.

“Es decirle a Temacapulín: ‘Ustedes pagan el precio de nuestra mala administración’. Es absolutamente injusto. Temacapulín tiene derecho a decir: ‘Ustedes primero arreglen sus problemas en Guadalajara, sus fugas, su falta de captura de lluvias, que no reutilizan el agua, y luego vengan a decirnos si van a inundar nuestras casas’”, dijo el académico.

“Si el organismo técnico de la UNOPS, que se supone que es especializado, dice que no hay forma de salvar los poblados en ninguno de los escenarios, lo que tenemos que preguntarnos es si metieron escenarios en los que sí se podía salvar”.

Dichas declaraciones se dan a una semana de que el mandatario estatal, Aristóteles Sandoval, anunciara su decisión de elevar la cortina de la presa a 105 metros y con ello inundar los tres pueblos, sin que todavía se destraben los recursos jurídicos que mantienen detenida la obra. Ante ello, ha habido movilización de los afectados y de personas que se suman a la resistencia del desplazamiento de la gente, con concentraciones públicas y apoyo a través de redes sociales.

“Una gran tendencia mundial es que cesen las presas insustentables y la presa El Zapotillo lo es a todas luces. Se calcula que garantizará agua sólo por 25 años”
Mario López, académico

 

Anuncios