Reprime Enrique Alfaro manifestación de vecinos

Arremete de nueva cuenta contra opositores a su proyecto en el parque San Rafael

Policías de Guadalajara detienen a dos adultos mayores por defender sus derechos

Por Rafael Hernández Guízar/pagina24Jalisco

Por pedir dinero en la calle para juntar el millón de pesos que les exigen como compensación por detener las obras y por portar pancartas que señalaban su rechazo a la obra, dos adultos mayores fueron detenidos ayer por policías de Guadalajara, quienes incluso se encapucharon para realizar las detenciones, algo que está prohibido y las convierte en ilegales/Fotos: Francisco Tapia y especial

Por pedir dinero en la calle para juntar el millón de pesos que les exigen como compensación por detener las obras y por portar pancartas que señalaban su rechazo a la obra, dos adultos mayores fueron detenidos ayer por policías de Guadalajara, quienes incluso se encapucharon para realizar las detenciones, algo que está prohibido y las convierte en ilegales/Fotos: Francisco Tapia y especial

Enrique Alfaro, el alcalde de Guadalajara, reprimió de nueva cuenta la manifestación de los vecinos del parque San Rafael que protestan contra la construcción del vaso regulador, ahora fueron dos adultos mayores los detenidos.

Por pedir dinero en la calle para juntar el millón de pesos que les exigen como compensación por detener las obras y por portar pancartas que señalaban su rechazo a la obra, dos adultos mayores fueron detenidos ayer por policías de Guadalajara, quienes incluso se encapucharon para realizar las detenciones, algo que está prohibido y las convierte en ilegales.

Mientras que los vecinos se manifestaban en el camellón de la avenida Historiadores, intentando llamar la atención de la ciudadanía, primero para que rechazar la obra y, segundo, para que cooperaran con alguna moneda que les permitiera juntar el recurso económico, policías de Guadalajara realizaron las detenciones con “uso excesivo de la fuerza”, incluso, a la presidenta de colonos, Gabriela Cervantes, le intentaron subir el vestido y le rasparon la rodilla con una malla con la que pretendían apresarlos.

“Llegaron los policías, se empezaron a encapuchar y entonces nos empezaron a rodear con una malla, yo les dije que eso no lo podían hacer y así nos empezaron a mover del perímetro hasta que nos sacaron del arroyo vehicular, a mí hasta me empezaron a levantar el vestido y le dije que qué pretendía, que si quería hasta quitármelo para que nos fuéramos y se empezaron a reír, yo sí me sentí atacada por eso, porque se burlaron de nosotros, nos reprimieron y trataban de infundirnos miedo”, dijo Gabriela Cervantes en entrevista con Página 24.

Todo esto empezó tras los intentos de los vecinos por detener las obras que nuevamente el Sistema Intermunicipal de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado (Siapa) realiza en la zona de un vaso regulador, una obra que se ejecuta entre el ayuntamiento y el organismo público descentralizado del agua.

Al percatarse de la llegada de las máquinas, al filo de las 11:00 horas, las personas les exigieron los permisos para abrir las calles donde se pretende meter un colector de “aguas pluviales”; al no contar con los permisos que deberían ser expedidos por el ayuntamiento, a cargo del alcalde Enrique Alfaro Ramírez, los vecinos nuevamente exigieron los permisos para desviar el tráfico y tapar las vialidades, algo que tampoco fue exhibido a las personas, pues según la Secretaría de Movilidad (Semov) no se había otorgado permiso alguno para tales fines.

“Nosotros no estábamos obstruyendo la vía pública, estábamos protestando sobre el camellón; ellos sí, ellos estaban desviando el tráfico y tapando la calle, por eso nosotros aprovechamos para llamar a Movilidad y preguntar si tenían permiso para el cierre del tránsito. Y llegaron al lugar las camionetas del Siapa, muy prepotentes y llegaron atrás de ellos una unidad de la policía de Guadalajara”, agregó Gabriela Cervantes.

En el acto, fueron detenidos Josefina Ramírez Gómez y Manuel Aguilar Araiza, de 65 y 61 años de edad, respectivamente, quienes estaban en la protesta portando cartulinas en desprecio a la obra.

Gabriela Cervantes sentenció que no sólo se ha obstaculizado y coartado el derecho de las personas que habitan en Jardines de La Paz y las colonias vecinas para vivir con tranquilidad, sino que ahora, incluso son blanco de las agresiones de policías de manera personal, adujo, pues aclaró que un comandante de la policía tapatía que se negaba a identificarse, en dos ocasiones ha abusado ya de la fuerza para reprimir las manifestaciones: “Fue el que en la ocasión pasada estaba ahorcando a mis vecinos”.

Sólo una hora antes de la protesta y los arrestos, los vecinos ofrecían una rueda de prensa en un café del centro de esta ciudad capital para señalar que seguían en sus labores de boteo, es decir, de ir por las calles pidiendo el apoyo de la ciudadanía para juntar el millón de pesos que fue fijado como una fianza para responder a los terceros en juicio, otro grupo de vecinos en donde se ha señalado destacan parientes de un diputado local -el del Distrito quien es también del mismo partido que Enrique Alfaro, Movimiento Ciudadano-, y la hermana del secretario general del ayuntamiento Enrique Ibarra Pedroza.

Tras las detenciones, la protesta se trasladó a las instalaciones de la Fiscalía General del Estado (FGE) en la Calle 14 de la zona industrial, donde exigían la liberación de los arrestados por supuesta obstrucción de la obra pública.

El caso se investiga ya en la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco (CEDHJ) a través de dos quejas presentadas ayer por la noche, mismas que se acumulan en el expediente ya existente por otras quejas interpuestas tras las detenciones de la semana pasada, donde también adultos mayores fueron blanco de las aprensiones.

Cabe señalar que al no haberles notificado de manera personal a los quejosos de la determinación del juez para el pago de la fianza, la fecha límite aún no ha corrido, por ello seguirán en las labores de boteo con lo que han logrado juntar a penas 15 mil pesos, del millón exigido por el Tribunal.

Anuncios