Se raja Aristóteles; inundará Temaca

(Foto: Jorge Alberto Mendoza)

El gobernador Aristóteles Sandoval concluyó que no es posible sostener la promesa que hizo cuando era candidato y posteriormente gobernador electo sobre salvar a Temacapulín, Acasico y Palmarejo de la inundación que supone la presa El Zapotillo. Su nueva postura es que se eleve la cortina a 105 metros, se llene a 70 por ciento y se reduzca el volumen de agua que iría a León, Guadalajara y Los Altos para garantizar un abasto continuo, cuyo costo será inundar los tres pueblos.

El anuncio lo dio en el patio central del palacio de gobierno en un discurso que fue interrumpido varias ocasiones con gritos de “¡traidor!” y “¡estás mintiendo!”, provenientes del activista Gabriel Espinosa, colérico por el cambio de postura del mandatario estatal, quien había prometido el 29 de enero de 2013 velar por la no inundación de los pueblos a los que ayer desahució.

Las bases del mandatario estatal para tomar tal determinación fueron los estudios que realizó la Oficina de Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS, por sus siglas en inglés) en la cuenca del río Verde, que tuvieron un costo de 90 millones de pesos y concluyeron que en ningún escenario que permita operatividad en la presa es posible salvar los pueblos, lo mismo que la Comisión Nacional del Agua había señalado desde antes.

“Fijo desde este espacio nuestra postura con pesadumbre a la comunidad de Temacapulín, desde aquí les digo: siempre estuve convencido de que era posible encontrar una solución armónica en la que pudiera satisfacerle en principio a todos, evitar la inundación de su comunidad y sus comunidades vecinas como Acasico y Palmarejo, así como respetar su arraigo y su derecho a permanecer”, declaró ante un expectante auditorio.

“Actué, luché y agoté todos los recursos a mi alcance; primero, Conagua, en un dictamen técnicamente atinado, señaló la inviabilidad de preservar los pobladores aún con una cortina a 80 metros por cuestión de seguridad de los habitantes; ese diagnóstico, siguiendo una metodología distinta basada en preceptos internacionales, nos dice lo mismo, me ratifica que no es posible y no vamos a poner en riesgo una vida humana. Temacapulín no puede vivir bajo diques porque las condiciones geológicas los impide, así confirma Conagua, así confirma UNOPS”.

Sus palabras provocaron que el activista Gabriel Espinosa encarara al mandatario mientras seguía hablando, lo que ocasionó que lo jalaran y contuvieran elementos de seguridad del recinto. “Permítame, a Gabriel Espinosa lo voy a escuchar con mucho gusto, lo espero en este momento, usted y yo de frente le hablaremos con la verdad a su gente, no sigan engañando, vamos en beneficio de la mayoría y de lo que necesita este estado”, le respondió Sandoval.

Durante los 20 minutos previos de su discurso, Sandoval Díaz dijo que el efecto de cambio climático es innegable y ante eso dijo que vendrá un cambio de paradigma en la gestión del agua, que empezará por fomentar la reducción a su consumo individual y al incremento del tratamiento de aguas negras para su utilización, lo cual ha sido utilizado en otros países para hacer frente a la escasez del recurso sin obras de alto impacto social y ambiental.

UNOPS, pocos resultados

Aunque el resultado de los estudios de la UNOPS generó un documento de 4 mil hojas, ayer presentaron un resumen en el cual dieron a conocer la creación de cinco escenarios posibles sobre la construcción de la presa El Zapotillo, tres a 105 metros y dos a 80 metros de altura de cortina con diversas variables.

Fue el quinto escenario el que el gobernador Aristóteles Sandoval decidió elegir: una cortina a 105 metros a 70 por ciento de su capacidad, considerando que sí podrá llenarse si se parte del más laxo escenario de cambio climático en el Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC), es decir, el que asume que todos los países mitigarán sus gases efecto invernadero y se evita que el planeta experimente un incremento drástico de temperatura, lo cual está en duda por la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París. Se trata de un planteamiento optimista para la disponibilidad de agua en gran escala.

Según la UNOPS, este escenario cumple con el acuerdo de distribución de agua del río Verde en proporciones de 76 por ciento para Jalisco y 24 para Guanajuato, lo cual reiteró el gobernador Aristóteles Sandoval en su discurso. No se ahondó en ningún impacto ambiental que esta determinación traería para la cuenca y para los ecosistemas que dejarán de recibir el agua.

Organizaciones explotan

Tras el retiro intempestivo del gobernador, en un ambiente de alta tensión, los activistas presentes en el palacio de gobierno subieron al estrado para reiterar su rechazo total a los estudios de la UNOPS y a la determinación unilateral del gobernador, pero contrario a lo que él dijo de que es una batalla perdida, ellos consideraron que la definición de El Zapotillo está en tribunales.

“Tenemos tres suspensiones definitivas en juicio que no pueden pasar por encima de ellas y tienen detenida la presa, y tenemos la resolución de la Suprema Corte, la política importa, pero nos vamos ver en juicios y seguimos con los juicios”, dijo el abogado Guadalupe Espinoza.

“Es una absoluta burla que hayan pagado 90 millones para que el gobernador nos viniera a decir lo que nos dijo en 2014, en 2014 analizamos el estudio de Conagua sobre la inviabilidad de los diques a 80 metros y es un estudio deficiente, que el gobernador nos demuestre por qué 80 metros es inviable, que lo demuestre, la UNOPS no ha podido decir nada”, agregó María González, del Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario.

Si bien la decisión del gobernador es la postura del Ejecutivo, la presa seguirá detenida en tanto no se finalicen los juicios de amparo en tribunales locales y federales, pues se trata de la obra infraestructural más judicializada del país.

A detalle

Conclusiones del estudio

  • . Respecto a la opción 5: “Un caudal reducido al 87% (7.5 m3/s) con respecto al caudal firme de diseño (8.6 m3/s) podría ser entregado con garantía de satisfacción del 100 por ciento, permitiendo que la presa de 105 m de altura opere bajo ciclos de llenado y vaciado regularizados, incluso dada la influencia de periodos secos continuos”, se indicó en el apartado de escenarios de simulación y resultados
  • . Foco rojo: “En la cuenca del río Verde se presenta un déficit de tratamiento de aguas residuales que ronda el 30.42 por ciento del volumen total generado, esto equivale a un aproximado de 76.29 Hm3/año de aguas residuales que se vierten a cuerpos receptores edáficos y/o hídricos sin tratamiento previo”, se advirtió en el apartado de aspectos relacionados con la gestión ambiental
  • . “Actualmente no se cuenta con la suficiente infraestructura hídrica de saneamiento para satisfacer la demanda de depuración y potabilización de agua que se tiene en la cuenca del río Verde, y que por lo tanto existe una brecha entre el agua residual que se genera y la capacidad instalada para depurarla y reutilizarla”.
  • . Se recalcó: “Esta cuestión debe ser particularmente analizada para el embalse de El Zapotillo, particularmente por su propósito único de agua para consumo humano, la previsión de potabilización en cabecera y el largo trayecto entre el reservorio y las áreas de consumo
  • . Agua subterránea: “El sistema hídrico de la cuenca del río Verde muestra vulnerabilidades en la medida que depende mayormente de recursos subterráneos poco sostenibles, gobernados potencialmente por dinámicas de explotación externas a la cuenca. Aunque los resultados indican disponibilidad volumétrica en los acuíferos al comparar extracciones y recarga, las tasas de descenso pudieran volver insostenibles los niveles de extracción actuales en el mediano y largo plazo”
  • . Demanda del líquido: “En toda la cuenca es el sector agrícola (87 por ciento), seguido por el uso poblacional (9 por ciento), pecuario (3 por ciento) e industrial (1 por ciento), siendo el uso de las aguas subterráneas mucho más generalizado que el uso de aguas superficiales”
  • . Tareas: entre la larga lista de acciones a emprender, se recomendó la modernización y tecnificación de sistemas de riego; la rehabilitación ambiental mediante la gestión integrada de recursos hídricos y productividad sostenible de la agricultura regional; inclusión de sectores interesados; poner en marcha de una red estatal de monitoreo de demanda y oferta de aguas; la participación pública “como aspecto central de la estrategia de legitimidad de un posible nuevo modelo de gestión, suficientemente articulado con la institucionalidad pre-existente a nivel federal y estatal”; fortalecimiento de procesos participativos, lo que implica informar con oportunidad, transparencia, acceso, alcance y entendimiento; implementación de un tablero de control para la gestión sostenible de la cuenca, entre otros
  • . Subraya: “El grave problema de sobreexplotación de los acuíferos en la cuenca del río Verde demanda atención basada en información consistente y sistemática, por lo cual se recomienda instalar sistemas de medición del estado de los mantos acuíferos y de su dinámica, así como de la demanda de agua subterránea y superficial y el control del uso de la misma a nivel de esta cuenca, para poder planear de forma sostenible el desarrollo de las actividades antrópicas. Se considera prioritario que el estado de Jalisco, a través de sus autoridades en materia hídrica y ambiental, respectivamente, impulse a corto plazo la instalación de una red estatal de monitoreo y vigilancia de disponibilidad de agua y el control de uso de la misma, en las cuencas que forman parte de su territorio. Se propone que la red sea coordinada por el estado y conformada por un grupo interdisciplinario de especialistas de instituciones gubernamentales y académicas, de organizaciones sociales y privadas”
  • . Respecto a la población: “La mayoría de habitantes de Acasico ha optado por un reasentamiento condicionado; mientras que en Temacapulín es notoria la resistencia de un importante grupo de sus habitantes, apoyados por un conglomerado de asociaciones civiles y académicos de diversos centros de investigación, así como un seguimiento del Observatorio Ciudadano para la Gestión Integral del Agua”
  • . Además “se advierte la necesidad de estandarizar para toda el área impactada, sin distinción de competencias administrativas, un enfoque unificado en materia de gestión del conflicto que comprenda los aspectos de acceso a la información, participación, rendición de cuentas, enfoque de derechos humanos, perspectiva de género, protección del ambiente y el patrimonio cultural. De esta manera se brindaría un mensaje de voluntad de cambio institucional hacia los actores con consecuencias positivas en la dinámica del conflicto, lo que también contribuiría a abrir espacios de confianza con suficiente base de legitimidad entre las partes, que permitiría abordar los restantes focos de conflictividad actual y potencial en los Altos de Jalisco como en la Zona Conurbada de Guadalajara”
  • . De las instancias relacionadas: “No están en capacidad de resolver estos asuntos y ello exacerba las percepciones respecto a la legitimidad de la distribución local y prevista con León de las aguas captadas por El Zapotillo. El conflicto incluye la esfera política, y es definido por distintos actores como megaconflicto, lo que presupone que sólo una definición política o jurisdiccional podrá definir sus principales controversias (…) El análisis concluye que la judicialización del conflicto pone de manifiesto la limitación de mecanismos de diálogo democráticos y funcionales, o de espacios que los promuevan

JJ/I

 

Anuncios