¡Laguna de Cajititlán se está pudriendo!

Vecinos de Cuexcomatitlán enferman y mueren por el agua

Por años esta comunidad de Tlajomulco ha padecido por las descargas de industrias aledañas al cuerpo de agua, donde también se suman los residuos domésticos, lo que genera muerte de peces y fauna, además de peste y vapores que enferman a la población, olvidada por las autoridades

Funcionario municipal del agua reconoció el problema, pero dijo que no es negligencia del ayuntamiento, sino por fallas en la construcción de un colector que tomará “días” reparar

Por Rafael Hernández Guízar/pagina24Jalisco

Aunque recientemente se construyó un malecón en la laguna de Cajititlán, según se presumió para atraer turistas, lo que ahuyenta es la peste que emana del agua, altamente contaminada por residuos domésticos e industriales que fulminan toda forma de vida en los alrededores, incluida la humana/Fotos: Rafael Hernández Guízar

Aunque recientemente se construyó un malecón en la laguna de Cajititlán, según se presumió para atraer turistas, lo que ahuyenta es la peste que emana del agua, altamente contaminada por residuos domésticos e industriales que fulminan toda forma de vida en los alrededores, incluida la humana/Fotos: Rafael Hernández Guízar

Una grave problemática aqueja a los habitantes de la comunidad de Cuexcomatitlán en Tlajomulco de Zúñiga: la contaminación cada vez mayor en la laguna de Cajititlán, lo cual no ha sido frenado por las autoridades.

Ni el municipio, ni el gobierno del estado y mucho menos la federación han evitado que se viertan las aguas residuales.

“El problema es que se están tirando las aguas negras a la laguna, sin tratar”, denunció Carlos Bustamante, presidente de la asociación Uniendo Comunidades por México.

–¿Quién las está tirando?

–El municipio, el municipio de Tlajomulco de Zúñiga.

–¿Qué prueba tienen ustedes de que es el agua sin tratar la que se está tirando a la laguna?

–Pues el olor, y se ve cómo está el agua, porque viene con papel, con excremento.

–¿Ya lo hablaron ustedes con el ayuntamiento?

–Ya, ya se habló, lleva años y no hay ninguna respuesta, de hecho hay una planta de tratamiento que lleva tres años sin funcionar. No hay respuesta, lógicamente se mandan oficios, pero no hay respuesta.

–¿Y cuál es la situación aquí?

–Se está acabando la laguna. Ya están muertos los peces, no hay ranas, devoraron el ecosistema.

–¿Y no hay nadie que haga algo?

–Hasta ahorita no. Nadie alza la voz.

–¿Y no hacen uso de la laguna?

–No, pues la gente ya sabe que no puede hacer uso de ella; de hecho hay peces, pero la gente sabe que no los puede comer.

–¿Y cuál es la petición que hacen ustedes al presidente municipal?

–Pues pedimos que toda el agua que llegue a la laguna sea tratada, que no caiga agua sin tratar a la laguna porque así no la vamos a poder sanear.

Justo en esta comunidad se realizaron obras de mejoramiento de alta relevancia. Fue en la presente administración del alcalde Alberto Uribe donde se dio la construcción de un malecón que prometía levantar la afluencia turística del lugar.

Una obra que da oportunidad de apreciar la laguna de Cajititlán y que cuenta con un embarcadero y un área de esparcimiento a lo largo del borde con este cuerpo de agua; también hasta aquí llegan las aguas residuales.

Varios tubos que están fuera de la vista de quienes pasean por el lugar, llevan el agua residual con desechos sanitarios hacia la laguna.

Recorrimos el sitio y constatamos el olor nauseabundo, algo que según los pobladores de esta comunidad, ahuyenta a los turistas, y peor aún, ha empezado a generar enfermedades entre la misma población, un caso similar al que viven los habitantes de municipios como El Salto, en los márgenes del río Santiago.

Nohemí Enciso Santillán, representante de vecinos de Cuexcomatitlán, lamentó la aparición de serios males que han llevado a pique la salud de las personas, enfermedades como la insuficiencia renal crónica y el cáncer que ellos mismos asocian a la contaminación de su laguna.

“El problema que tenemos es algo difícil porque estamos hablando de aguas negras que están cayendo directamente a la laguna donde viernes, sábado y domingo que viene el turismo, no viene tanto porque el olor nauseabundo llena el malecón y la gente viene, huele y se va”, indicó.

–¿Y esto ya lo han hablado con el presidente municipal?

–Anteriormente al que estuvo sí, le llevamos varios oficios pero no hicieron nada y están viendo que aquí en la población tenemos más enfermedades que antes no se veían como las infecciones de piel, insuficiencias renales, cáncer de diferentes parte del cuerpo; estamos viendo las infecciones gastrointestinales, las de garganta, y ya hay muchas enfermedades que se están suscitando a causa de esto.

Con gesto adusto, esta mujer instó al alcalde a que destine apoyo de inmediato para combatir el problema: “Le pido por favor que así como vino y nos pidió el voto, haga algo con estas aguas negras que nos están haciendo mucho daño, nos están afectando a toda la población y es algo que nos compete a todos, a usted y a más personas, por favor échenos la mano en este lado, por favor”, sostuvo.

Pero sí hay acciones

Y aunque es evidente la contaminación a la laguna de Cajititlán –pues nosotros mismos atestiguamos cómo sale agua con residuos sanitarios–, constatamos también el trabajo que sí se ha hecho.

Rafael Cervantes, director de agua del municipio, aceptó que el agua residual de la comunidad de Cuexcomatitlán sí se vierte en la laguna de Cajititlán pero no es por negligencias de la actual administración, sino por fallas en la construcción del colector que transporta el agua sucia a las plantas de tratamiento que se tienen en comunidades cercanas.

Aclaró que la administración municipal ya trabaja en resolver la problemática, y que será cuestión de días para que se pueda tener el diagnóstico exacto para iniciar las labores de obra que permitan llevar el agua residual hasta las plantas tratadoras de agua que se tienen para evitar que siga contaminándose este cuerpo de agua.

A pregunta expresa sobre las acusaciones de pobladores de la comunidad de Cuexcomatitlán en torno a las enfermedades que dicen ellos han aparecido por el problema de la contaminación del agua, indicó que en los estudios y reportes de la calidad del agua que tiene la administración, no se han encontrado metales pesados como aseguran los pobladores.

Dijo que se trata de rumores que no tienen fundamento y que no debe entrar la población en pánico, sin embargo, aclaró que esta agua no puede al momento ser bebible.

Critican las acciones

Pero a las protestas por la contaminación de la laguna de Cajititlán se han sumado ya organizaciones no gubernamentales como el Comité Ciudadano de Defensa Ambiental de El Salto.

Raúl Muñoz Delgadillo, presidente de la asociación, indicó en entrevista con Página 24 que el grado de afectación de este cuerpo de agua está a un paso de llegar a lo que hoy en día se vive en el río Santiago.

“Es dramático; estamos hablando de la misma cuenca, la del Ahogado, y desafortunadamente en Cajititlán están siendo sometidos a decisiones arbitrarias fincadas a discursos, porque el canal de Silos sigue bloqueado y no hay oxigenación de las aguas que se vierten en la laguna y como sabemos, la naturaleza nunca miente, tiene que circular el agua, Cajititlán parece una pecera a la que se le están metiendo contaminantes industriales y domésticos que desafortunadamente llevan a un deterioro de la salud de todos los habitantes que conviven con la laguna, y lo más lamentable es la falta de sensibilidad de las autoridades municipales de Tlajomulco para aceptar su ineficiencia para poder tratar las aguas residuales de los miles de hogares que han estado llegando a ese municipio”.

Pero fue más allá: “Hemos visto que en pocos años la población de Tlajomulco supera a la población de Guadalajara y lo más lamentable es que la gran mayoría de habitantes que llegan a convivir con estos cuerpos de agua contaminados deberán sufrir un deterior en su calidad de vida; por desgracia la soberbia de gobernantes que han estado en Tlajomulco han sumado un engaño más a la población, puesto que los ven como los mesías redentores y lo único cierto es que serán sus sepultureros”, tronó.

Para el ambientalista, el problema simplemente no ha sido atendido como debería: “Están engañando a la población, puesto que si nos sujetamos a un análisis correspondiente a algún laboratorio responsable que pueda analizar esas aguas, encontraremos múltiples metales pesados porque las industrias no arrojan aguas sanitarias, arrojan metales pesados y lo único que nos hace falta a los activistas ambientales, es tener recursos suficientes para poder mandar a laboratorios serios y honestos para que nos busquen la presencia de metales como el plomo, el mercurio, cadmio, zinc y arsénico, que es lo más común que arrojan”.

Para Raúl Muñoz, las autoridades estatales, federales y municipales deben atender el problema; criticó el trabajo que se ha hecho por parte del gobierno de la República, pues ni la Comisión Nacional del Agua ni la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) han brindado opciones que permitan el saneamiento de la laguna.

“Incluso en esa zona tenemos presencia de infinidad de industrias aquí y no hay que olvidar los pesticidas que utilizan los propios agricultores de la zona de la laguna de Cajititlán que aprovechan sus tierras para sembrar; lo más lamentable es la insaciabilidad de las dependencias municipales, estatales y federales, pues recordemos que los cuerpos de agua le pertenecen a la Conagua y la Semarnat y ellos se han hecho a un lado de la responsabilidad, dándosela a los municipios, que lo único que hacen es manejar discursos para engañar a la población”.

Ya hay estudios

Sobre la contaminación de la laguna de Cajititlán, hay varios estudios que demuestran el alto grado de materia fecal y otros agentes contaminantes que han llevado al declive a esta zona natural.

Uno de estos fue realizado por la Universidad de Guadalajara (UdeG).

“Hay un estudio que hace meses se presentó un investigador de nivel 3 de la Universidad de Guadalajara donde se encontraron metales pesados a lo largo de la cuenca del Ahogado donde existen malformaciones genéticas, y eso quiere decir que esto está provocando problemas en el cerebro, en los riñones, incluso en los genes de los futuros ciudadanos que puedan nacer, y por eso aquí hemos documentado casos de niños que nacen sin cerebro y es real, porque el estudio está disponible en la página de internet de la UdeG”.

Sin embargo, a la redacción de Página 24 llegó una copia del estudio realizado por investigadores de la UdeG, donde se señala una gran presencia de coliformes fecales y otros sedimentos que causan la contaminación del cuerpo de agua.

Y aunque existe la promesa del ayuntamiento –en el grado en que a ellos toca–, de generar condiciones que ayuden a erradicar la contaminación de la laguna, el gobierno del estado de Jalisco y la federación, han colaborado poco en torno al caso, pues se requiere de recursos que ayuden a implementar acciones diversas que generen mejoras, para evitar un grado mayor de contaminación del agua.

Anuncios