Ve experto verificación de bajo impacto

  • Parámetros de verificación para vehículos de modelo reciente son más estrechos que para uno viejo. Foto: Archivo
Fernanda Carapia

Guadalajara, México (21 junio 2017).- El programa de verificación vehicular es de bajo impacto, pues sólo se encarga de medir los contaminantes que emanan de un auto, pero no se traducen en medidas para disminuir las fuentes de emisión.

Arturo Curiel Ballesteros, investigador de la Universidad de Guadalajara (UdeG) señaló que incluso se usa un modelo de medición donde a los carros viejos se les permite contaminar más que a los nuevos.

“No son de las medidas de alto impacto para reducir la contaminación, según el modelo de carro es lo que le permite contaminar, un auto viejo puede pasar la verificación, pero no quiere decir que no contamine sino que está dentro de la contaminación permisible que es tres o cuatro veces más que lo que se permite a un auto de reciente modelo”, explicó.

Se solicitó entrevista en la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet) para saber los parámetros que se utilizan, pero no hubo respuesta.

No obstante, en las normas oficiales relacionadas con la verificación, como la NOM-047-SEMARNAT-1999 y la NOM-EM-167-SEMARNAT-2016, los parámetros para vehículos de modelo reciente son más estrechos.

Curiel Ballesteros agregó que esto no tiene lógica, además de que el programa va encaminado a monitorear las fuentes emisoras, pero no la reducción de éstas.

Debido a esto, dijo, el que las motos entren o no a un programa de verificación no marcaría una diferencia en los niveles de polución que se registran en la metrópoli y que ya provocaron que se activara la fase 2 de una contingencia atmosférica.

MURAL publicó ayer que pese al creciente número de motos en circulación y a que 10 de éstas emiten la misma cantidad de contaminantes que un auto, no entran en el programa de verificación debido a que no hay una norma técnica que establezca los mecanismos de medición.

ASÍ LO DIJO

“La política tendría que ser eliminar las fuentes, reducir las fuentes emisoras, no monitorear o verificar que estén dentro del límite permisible, realmente la verificación no es un programa que nos vaya a sacar del apuro”.

Arturo Curiel Ballesteros
Investigador de la UdeG

 

Anuncios