Nuevos planes parciales atentan contra el último manantial de GDL

Alfaro dará luz verde a obras en el lugar: Alejandro Pizano

El presidente de colonos de Jardines del Country criticó la determinación de favorecer a la iniciativa privada –constructoras– pasando sobre el interés de la mayoría del pueblo

Por Rafael Hernández Guízar/pagina24Jalisco

“El último manantial de Guadalajara” desaparecerá del mapa urbano para que en su lugar se construyan torres de departamentos, denunció ayer presidente de colonos de Jardines del Country, Alejandro Pizano.

En entrevista con Página 24, aseguró que se pretende autorizar un daño irreparable al medio ambiente en los nuevos planes parciales de Guadalajara para favorecer a la iniciativa privada, a empresas constructoras que llevarán miles de personas al último recurso hídrico y natural entre Guadalajara y Zapopan.

“Los planes parciales de la zona dos Minerva tienen un área de protección, un manantial, el último manantial que tiene Guadalajara llamado Los Colomitos, y en el 2007 los tres últimos días de la administración municipal se entregó una licencia para ejercer la construcción que se tiene ahí; a partir de esa fecha, los vecinos empezamos una lucha para protegerlo, de tal manera que en 2009, la sala del Tribunal Administrativo otorgó la nulidad de la licencia a todo lo que estaba ahí, pero no ha habido autoridad que ejerza lo que le dice la ley y si una licencia es nula, debe demolerse todo”.

Denunció que pese a que ganaron la batalla legal para que se evitara el “ecocidio”, el ayuntamiento de Guadalajara cayó en desacato al no ejecutar la prohibición para que en este sitio se edificara el condominio Ojo de Agua que está ubicado justo en los cruces de las avenidas Federalismo y Circunvalación, algo que podría agravarse aún más con la incursión de nuevos edificios de departamentos que se han proyectado en el plan parcial que está por aprobarse, es decir, en la manera en que habría de planearse la ciudad para los próximos años.

Por ende, dejó en claro que ahora el camino es acatar la determinación de los tribunales y no sólo evitar nuevas edificaciones, sino incluso la demolición de lo ya construido para proteger el recurso natural.

“Si vamos apegados a la ley, sí. Lo que pasa es que en el plan parcial se establece que no se permitirá la presencia del ser humano de forma constante y estamos hablando de un manantial que 80 por ciento del agua se está tirando al drenaje, no se está utilizando y se violentó la ley, y si la ley fue violentada algo se tiene que hacer. Hay personas que compraron de buena fe, pero nosotros estuvimos insistiendo a la autoridad que tomaran cartas en el asunto, el colmo es que se dio una visita de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) donde dice que ni siquiera hay manantial, pero incluso tenemos los documentos del terreno cuando se vendió que no tenía factibilidad del SIAPA porque obviamente iba a pasar eso porque es recurso hídrico”.

Aseguró que tanto en el ayuntamiento de Guadalajara como en el Sistema Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado (SIAPA) se han caído en serias omisiones, por ejemplo, dar factibilidades a un terreno que ni siquiera brinda la posibilidad de desahogar el tráfico vehicular: “Tenemos sólo una calle de un carril de ida y uno de vuelta, no hay tampoco vialidades para lo que se piensa hacer, y en el plan parcial actual están promoviendo que el área verde y el centro recreativo se haga edificación H4, es decir, la máxima edificación que se puede hacer”, acusó.

“El estudio de impacto ambiental decía que no se podían poner pozos de absorción porque se iba a contaminar el manantial, y ahora el SIAPA le está solicitando que haga pozos de absorción”.

En esta misma semana, vecinos de esta zona de Guadalajara iniciarán de nueva cuenta acciones legales y de protesta para que se eviten nuevos ataques al manantial, y así se salvaguarde este recurso natural.

Anuncios