Advierten problemas respiratorios

  • Aspectos de contaminación en la zona metropolitana. Foto: Alejandro Madera
Fernanda Carapia/Mural

Guadalajara, México (06 junio 2017).- El calor, la circulación de vehículos, las obras y la falta de vientos abonan a que la Zona Metropolitana de Guadalajara viva contaminada y enferma.

La falta de medición de partículas 2.5 provoca que no haya una alerta cuando los niveles son elevados y que se tomen medidas preventivas para evitar daños a la salud.

Carlos Torres Lozano, jefe del Departamento de Inmunología Clínica y Alergia del Centro Médico de Occidente del IMSS, consideró que el inhalar partículas diminutas como las 2.5 ingresan al organismo, pueden desencadenar reacciones alérgicas que no se tenían antes.

“Esas partículas pueden dañar a partes más pequeñas del bronquio y los alveolos (…) aunque en Europa se demostró que no hay una relación directa entre la contaminación y el asma, lo que sí es la agudización del paciente asmático”, comentó.

“Sin embargo, por el lado patogénico, se ha demostrado que el contaminante atmosférico daña el epitelio y si dañas las células epiteliales del bronquio hay posibilidad de que el alergeno ingrese y se ponga en contacto con el sistema inmunológico y sensibilice a la persona, por eso creemos que sí tiene que ver (la contaminación) con el desarrollo de asma”.

Rubén Santoyo Anaya, subdirector Médico del turno nocturno y Neumólogo del Hospital de Especialidades del IMSS, explicó que cuando se produce una combustión de materiales como la madera, la cual ocurre en los incendios forestales, se desprenden partículas de carbón que ingresan generalmente por la piel, los ojos y la nariz.

“Al llegar estas partículas diminutas de carbón al tejido adiposo se almacena y las más grandes suelen quedar atrapadas al interior del material mucoso en el aparato respiratorio, ocasionando de inmediato síntomas como la tos”, refirió el galeno.

Los brigadistas suelen ser los más expuestos a la contaminación, pues al estar atacando el fuego, se eleva el riesgo de intoxicación por monóxido de carbono que, en condiciones extremas, puede ocasionar la muerte.

Ambos especialistas recomendaron que ante una contingencia atmosférica es necesario suspender las actividades al aire libre y prestar atención a grupos vulnerables como son niños, adultos mayores, mujeres embarazadas y personas con enfermedades cardiacas y respiratorias, como el asma.

 

Anuncios