Red de Parques va contra islas de calor

YA NO MÁS. La experta en derecho ambiental considera que es necesario evitar la pavimentación de más calles. (Foto: Violeta Meléndez)

Tras dar lectura a un estudio publicado por universidades extranjeras que alerta sobre los riesgos de que la ciudades sigan generando calor como hasta ahora lo han hecho, la directora del Instituto de Derecho Ambiental (Idea) e integrante de la Red de Parques, Raquel Gutiérrez Nájera, instó a vecinos y miembros de la red a evitar en adelante obras que aportan a crear islas de calor.

Durante la reunión con vecinos de la colonia Tepeyac, que junto con otras vecinas se autodenominan Colonias Unidas, explicó que la extensión de calles pavimentadas con mínimas áreas verdes concentra el calor y hace a las ciudades más vulnerables a los efectos del cambio climático, como lo es los fenómenos naturales extremos.

“La isla de calor urbano ocurre cuando las superficies naturales como la vegetación y el agua son reemplazadas por el hormigón y el asfalto y se exacerban por el calor de los automóviles, se espera que este efecto aumente otros dos grados a las estimaciones de calentamiento global para el caso de las ciudades más pobladas para 2050”, comentó públicamente.

“Más pavimento, más plazas sin tierra abajo, lo único que está haciendo es que las islas de calor urbano de la Zona Metropolitana de Guadalajara vayan aumentando, como integrante de la Red de Parques yo quiere proponerles que este 5 de junio, que es Día Mundial del Medio Ambiente, digamos a nuestras autoridades no más asfalto, un metro menos, no más”.

La especialista en derecho ambiental dio a conocer el resumen del citado estudio en el que se advierte que las consecuencias causadas por el calor que se genera en las ciudades sin suficientes áreas verdes son de hasta 10 por ciento del producto interno bruto local, por lo que dijo es necesario evitar el crecimiento de calles pavimentadas y el derribo de arbolado y suelo orgánico.

“Yo creo que estamos en la lucha correcta, porque el planteamiento que hicimos fue que estas áreas que quedan son los espacios que nos van a ayudar a los que vivimos en las ciudades a adaptaros mejor a los efectos negativos al cambio climático, el cambio climático que hemos vivido con aumentos inusitados de temperaturas o lluvias muy agresivas”, dijo Gutiérrez Nájera durante una reunión de la red en el zoológico Villa Fantasía.

“Todos estos efectos no son gratuitos, es por la actividad de todos nosotros y es porque no hemos planificado de manera más coherente con los recursos naturales este crecimiento urbano. El estudio publicado el lunes en la revista Nature Climate Change muestra que los costes económicos del cambio climático para las ciudades de este siglo serán dos veces mayores cuando se tienen los efectos de las islas de calor”.

Vecinos piden conservar el zoológico Villa Fantasía

Luego de que el alcalde Pablo Lemus Navarro haya dado a conocer que su proyecto para el zoológico Villa Fantasía será convertirlo en una granja para niños, vecinos integrantes de la Red de Parques en reunión afuera de estas instalaciones se pronunciaron ayer por la continuidad de éste tal como opera actualmente: resguardando fauna silvestre.

“Ha sido hogar de reproducción y resguardo de los animales, aquí se reprodujo el primer puma en cautiverio, creo que nacieron tres, hace tiempo también se reprodujeron dos emúes y tuvieron crías, y vemos que poco a poco se han ido llevando a los animales por cuestiones técnicas”, expuso la señora Norma Rodríguez, de la colonia Tepeyac.

“Administración tras administración es un botín, es un tesoro que todos se quieren apoderar desde los 80, que fue cuando se hizo el zoológico, desde entonces cada administración ha tenido una ocurrencia, hemos tenido que luchar y velar porque este parque se conserve”, añadió Rodríguez.

No obstante, hay otro grupo de vecinos principalmente de la colonia Seattle que sí está de acuerdo con se cancele el zoológico por la falta de condiciones dignas para los animales silvestres, ya que actualmente cuentan con jaulas estrechas donde han llegado a padecer síndrome del encierro, mientras otros, como los osos, por su avanzada edad su movilidad ya es poca. Violeta Meléndez

“La isla de calor urbano ocurre cuando las superficies naturales como la vegetación y el agua son reemplazadas por el hormigón y el asfalto”
Raquel Gutiérrez Nájera, directora del Idea

JJ/I

 

Anuncios