Lamentan olvido de casos del 28 de mayo

TENSIÓN. En la imagen se muestra una confrontación ocurrida un día antes, el 27 de mayo, en el Parque Revolución entre manifestantes y policías. (Foto: Cuartoscuro)

Integrantes de la Coordinadora 28 de mayo, surgida después de las protestas de ese día de 2004 ante la realización de la tercera Cumbre América Latina, Caribe y Unión Europea en la ciudad, lamentaron que los casos de represión de la protesta social presentados entonces hayan quedado en el olvido.

Ese día, después de que los manifestantes, entonces nombrados como altermundistas o globalifóficos, llegaran al cruce de las avenidas Juárez y 16 de septiembre, se desplegó un operativo de la Policía Estatal que se saldó con 120 personas detenidas, una decena de las cuales fueron encarceladas sin ser sometidas a un debido proceso.

El abogado Jaime Hernández, integrante de la coordinadora, recordó que tras este incidente se acreditaron 275 violaciones distintas a los derechos humanos, incluidos casos de detenciones ilegales, trato cruel, inhumano y degradante; incomunicación, retenciones y tortura, cuya comisión es un delito que no prescribe.

“Vemos que el olvido y la impunidad van siempre de la mano. El olvido de la sociedad civil al exigir sanciones en casos emblemáticos de violaciones a los derechos humanos, y la impunidad porque finalmente nunca vimos a los responsables de estos atropellos sancionados. Al contrario, los torturadores siguen vivos y actuantes y dinámicos, como si nada hubiera pasado”, expuso.

El olvido, consideró, se debe a que los casos de violaciones a los derechos humanos en la entidad se siguen acumulando, lo que desplaza el foco de atención; sin embargo, expuso que prácticamente la totalidad de los casos abiertos por los hechos de 2004 ya están cerrados.

En particular criticó que Filiberto Ortiz, conocido como El Pinto, señalado de coordinar el operativo realizado aquél día, siga ocupando un cargo en la Policía de Guadalajara, a pesar de tener un historial de violaciones a los derechos humanos por ese evento y por su paso por la titularidad de la Policía municipal de Ocotlán.

“Esto constituye una ofensa a la ciudadanía que demandamos en su momento la destitución de este personaje y sanciones por los casos de violaciones graves a los derechos humanos. Lamentamos que el alcalde de Guadalajara (Enrique Alfaro Ramírez) lo tenga operando, lo cual refrenda una vez más la escasa disposición que han tenido las autoridades y también la falta de memoria histórica del alcalde de Guadalajara, que tiene trabajando al principal violador de derechos humanos en Jalisco en la última década”, expresó.

A 13 años de los hechos, dijo, sigue siempre presente la posibilidad de represión hacia quienes manifiestan públicamente su disenso a las determinaciones oficiales.

“Sigue latente porque hemos observado que siguen adelante leyes como la Ley de Seguridad Nacional. El temor es más grande todavía porque en aquél entonces el Ejército no estaba en las calles, no veíamos tanta violencia como el día de hoy, tanto asesinato o desaparición de defensores y dirigentes sociales como lo hemos visto hoy. El temor es más latente porque hoy los métodos de violencia se han vuelto más sofisticados”, concluyó.

“Vemos que el olvido y la impunidad van siempre de la mano. El olvido de la sociedad civil al exigir sanciones en casos emblemáticos de violaciones a los derechos humanos”
Jaime Hernández, abogado

 

FV/I

 

Anuncios