Repudian periodistas el asesinato de Javier Valdez

Enojo. Piden un alto a la violencia contra el gremio. (Foto: Jorge Alberto Mendoza)

A un día del asesinato del periodista Javier Valdez Cárdenas, ocurrido en Culiacán, Sinaloa, trabajadores de los medios de comunicación de Guadalajara salieron a las calles para repudiar el hecho y exigir justicia.

Javier Valdez fue un referente en la cobertura de temas relacionados con narcotráfico, lo que llevó a que en su casi medio siglo de vida publicara títulos de gran alcance como Miss Narco, Los morros del narco o Narcoperiodismo, su última obra.

Asiduo visitante a la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, forjó una fuerte relación con reporteros y estudiantes tapatíos, razón que pudo haber influido en que la convocatoria a la protesta por su asesinato fuera mayor a la de otras que le precedieron en la ciudad.

Mientras que en las escalinatas de la delegación de la Procuraduría General de la República (PGR) en Jalisco permanecían, a manera de memorial, decenas de credenciales de prensa de los colegas asesinados en los últimos años, la periodista Jade Ramírez, integrante de la Red de Periodistas de a Pie, leyó un comunicado en el que lamentó la impunidad que prevalece en los crímenes contra el gremio y la nula funcionalidad de las instituciones creadas para su defensa.

“La Fiscalía Especializada de Atención a Delitos contra la Libertad de Expresión de la PGR en seis años inició 800 carpetas de investigación por agresiones a periodistas y sólo ha resuelto tres casos, 0.03 por ciento del total. En México existen 98 por ciento de probabilidades de que un delito quede sin castigo, pero en el caso de los periodistas la cifra es de 99.7 por ciento. Ésa es una de las razones centrales del porqué no cesa la violencia contra los periodistas, porque los autores a saben impunes”.

En promedio, dijo, cada 22 horas se registra una agresión contra comunicadores y cada 22 días se ha asesinado a reporteros. Aunque existen algunas cifras discrepantes, se calcula que de 2006 a la fecha 105 trabajadores de medios de comunicación han sido asesinados por situaciones relacionadas a su trabajo, a lo que habría que sumar 50 desapariciones.

Hasta su último día, Javier Valdez se desempeñó como corresponsal en Sinaloa del diario La Jornada y escribió en el semanario digital Ríodoce, de cuyas oficinas salió momentos antes de sufrir la agresión que acabo con su vida. En una editorial publicada por este último medio, se señala la relación entre su labor y el ataque.

“Los asesinos simularon el robo de su vehículo, pero le dispararon en 12 ocasiones con dos armas distintas. No tenemos ninguna duda: quien ordenó el crimen pidió a los sicarios que se aseguraran del objetivo (…) El origen del crimen de Javier Valdez está en su trabajo periodístico relacionado con los temas del narcotráfico. No sabemos de qué parte, de qué familia, de qué organización provino la orden. Pero fueron ellos”.

La editorial publicada por Ríodoce concluye con una frase que resumió el sentir de muchos de los participantes en la protesta, quienes al grito de consignas como “¡ni uno más!”, “¡no se mata la verdad matando periodistas!” y “¡prensa. No disparen”, bloquearon parcialmente la circulación por la avenida 16 de Septiembre.

Protesta en Plaza Liberación

A la memoria y obra de Javier Valdez Cárdenas, periodista asesinado el lunes, una centena de periodistas y público solidario se reunió en la Plaza Liberación para protestar y reflexionar sobre los crímenes contra el gremio.

La ocasión es solemne. Los gestos son serios, interrumpidos por el encuentro con algún colega apreciado; otros no contienen el llanto. Otros sostienen las consignas de indignación y grito de protesta.

Hubo reporteros, mujeres y hombres, jóvenes y veteranos, que pasan revista a los retratos de Javier Valdez que, sonriente, recuerda la vitalidad que reseñan sus amigos cercanos.

En otra fotografía, Javier Valdez sostiene su libreta, listo para tomar apuntes en alguna colonia de Culiacán, Sinaloa. Como celaje del retrato, una patrulla con las torretas encendidas y la noche que lo cubre todo.

Jade Ramírez Cuevas, de la Red de Periodistas de a Pie, relató que durante la presidencia de Enrique Peña Nieto 32 periodistas han muerto. Esto es como si cada estado del país hubiera contribuido con un peaje de sangre por el oficio de cuestionar, investigar e informar las realidades más crudas.

Las cifras son claras: “Cada 22 horas, en promedio, un periodista es agredido mientras ejerce su oficio”. También la estadística indica que cada 22 días se ha asesinado a un reportero.

En este año, seis periodistas han sido asesinados: Javier Valdez, Maximino Rodríguez, Cecilio Pineda, Ricardo Monlui, Miroslava Breach y Filiberto Álvarez.

Entre los gritos de “¡ni uno más!” se leyeron piezas clave de Javier Valdez. En la lectura en vivo de reporteros y reporteras se hizo viva la lección del periodista de Ríodoce: no contar muertos, sino saber contar las vidas cegadas por el narcotráfico y la corrupción en México.

Adrián Montiel

Destacan labor

La Universidad de Guadalajara destacó el acercamiento que tuvo el periodista con esa casa de estudios a través de la Feria Internacional del Libro y en sus visitas a centros universitarios

EH/I

 

Anuncios