Red de vigilancia

Por Moisés Navarro/pagina24Jalisco

Antes se ubicaba un parque en la colonia Arcos de Guadalupe; por corruptelas fue vendido a particulares para construir torres de departamentos y plaza comercial, lo que a la larga generará problemas de dotación de servicios e inundaciones, entre otros/Foto: Archivo Página 24

Antes se ubicaba un parque en la colonia Arcos de Guadalupe; por corruptelas fue vendido a particulares para construir torres de departamentos y plaza comercial, lo que a la larga generará problemas de dotación de servicios e inundaciones, entre otros/Foto: Archivo Pagina 24

Quizá uno de los casos de despojos de áreas verdes que más rápido fue olvidado fue el del Parque Arcos de Guadalupe. El terreno que ahora ocupa un centro comercial y unas torres de departamentos (unas aún en construcción) fue espacio público y después fue concesionado al equipo de futbol americano Carneros. Ellos, sin ser dueños del área verde, de pronto lo vendieron a Plaza Vyd como lo denunció oportunamente Pagina 24 Jalisco, e incluso periódicos de circulación nacional, como El Universal, en nota fechada el 04/11/15.

El lugar está ubicado en los cruces de Juan Luis Gonzaga y Rafael Sanzio, al poniente de la ciudad. El pasado sábado 6 de mayo del 2017 fueron los anfitriones de una de las tantas actividades de la Red de Vigilancia de Parques Públicos Metropolitanos. Ahí se encontraron los vecinos de Huentitán y los conflictos del Parque Mirador con su museo y en el Parque Huentitán con Iconia y las Fiestas de Octubre; de la Nogalera y el Parque Dean; de Jardines de la Paz y el Parque San Rafael; de Mezquitán y el Parque Alcalde; del Cerro del Tesoro, del Cerro de la Reina, de Mexicaltzingo y su plaza. Fueron acompañados de otros defensores de áreas verdes.

Se mostraron los beneficios de la captación de agua de lluvia, se hizo una muestra de cómo la calidad del agua mejora cuando es filtrada por las raíces de los árboles, se hizo una puesta al día y se lanzaron propuestas para mejorar esta red ciudadana. Todo mientras los martillazos y los taladros sonaban en lo alto de las torres; mientras un grupo de obreros disfrutaban las cómodas sombras de los eucaliptos, las causarinas y los tabachines.

Los vecinos llevaron de comer a los asistentes. Nos dieron un vaso de pepinos con chile martajado y llevaban tacos dorados. Hubo actividades para los niños. La solidaridad de unos cuantos que defienden lo de todos. Me decepcionó no ver a ningún urbanista conocido. Casi todos se fueron a la lucha por la movilidad urbana y dejaron de lado las otras peleas decisivas para la ciudad.

No recuerdo una gestión tan agresiva ante las áreas verdes desde aquella que encabezaron los panistas para la construcción de equipamiento deportivo con el pretexto de los Juegos Panamericanos 2011.

Se dijeron algunas verdades a tomar en cuenta. Desde la urbanización progresiva del Cerro del Tesoro, la avenida Colón ha sufrido de inundaciones severas. Lo mismo ocurriría en los casos del Parque San Rafael, El Dean, el Metropolitano, Mexicaltzingo, etcétera: La ciudad siempre cobra factura. Mientras en otras ciudades como Nueva York, Chicago, Bostón, Medellín, Bogotá, Curitiba o Séul la tendencia va en el sentido opuesto: recuperar y crear nuevas áreas verdes, no únicamente como protección ante el cambio climático, también como forma para mejorar la calidad de vida. Otras ciudades, otros gobernantes, otra forma de ver la ciudad.

Ya volveremos a contar historias de Guadalajara en la siguiente columna.

Anuncios