“El gobierno se robó mis tierras para el aeropuerto”

Medio siglo luchando por justicia

Hace 50 años, don José Jarero perdió más de 40 hectáreas en la zona donde hoy se asienta la terminal aérea de Jalisco, sin que las autoridades de entonces, ni las actuales, se hayan preocupado por indemnizarlo; exige le paguen lo justo

Por Elizabeth Ríos Chavarría/pagina24Jalisco

Además de los ejidatarios del Zapote, los terrenos donde se asienta el aeropuerto “Miguel Hidalgo” también pertenecían a otra persona a la que las autoridades federales y estatales no han pagado un solo peso tras arrebatárselas/Foto: Archivo Página 24

Además de los ejidatarios del Zapote, los terrenos donde se asienta el aeropuerto “Miguel Hidalgo” también pertenecían a otra persona a la que las autoridades federales y estatales no han pagado un solo peso tras arrebatárselas/Foto: Archivo Pagina 24

En medio de irregularidades, sin la mínima atención de las actuales autoridades estatales lideradas por el gobernador Aristóteles Sandoval Díaz y a medio siglo de lucha, José Prisciliano Jarero Alatorre continúa en la batalla para que se le haga justicia y se le indemnicen las más de 40 hectáreas que el gobierno “le compró” mediante engaños o le quitó a través de expropiación de tierras.

Con una travesía de 50 años, Jarero Alatorre alzó de nueva cuenta la voz para tronar contra las tropelías que le causaron a su persona durante la administración del ex gobernador priísta Francisco Medina Asencio en 1966, y la discriminación que ha sufrido por las actuales autoridades estatales –también del PRI–, pues al igual que ejidatarios del Zapote, él reclama el derecho a tierras que le han despojado a lo largo de los años, todas ellas ubicadas en lo que hoy se conoce como el aeropuerto internacional “Miguel Hidalgo” y sus inmediaciones.

Al ser entrevistado por Página 24, Jarero Alatorre denunció cómo entre 1966 y 1967, el gobierno de Medina Asencio le despojó de 265 mil 469 metros cuadrados –poco más de 26 hectáreas–, luego de que con engaños hicieran que les escriturara los terrenos al Instituto de Pensiones del Estado de Jalisco (Ipejal).

Con el compromiso que tenía la administración estatal con la federación para ceder terrenos para la construcción de mencionado aeropuerto, el estado –al quebrantar el acuerdo de palabra que tenían– no le dio ni un solo peso por estos terrenos, criticó Jarero Alatorre.

Señaló además, que desde entonces 16 hectáreas más le han sido arrebatadas mediante la expropiación de terrenos, sin que pasadas y actuales administraciones estatales panistas y priístas, o gobiernos municipales emecistas en Tlajomulco, demuestren la apertura necesaria a fin de solucionar un problema de años. De ahí el urgir al diálogo al gobernador Aristóteles Sandoval Díaz, hasta que lo reciba.

“El gobierno me metió en esto, que él me ayude a resolver los problemas por el derecho que tengo. Me tomaron de más (tierras), que se robaron, jamás me han atendido. No se vale que vaya y que me manden a otra parte; el gobierno del estado me metió en esto, que responda”, tronó don José Jarero Alatorre/Foto: Francisco Tapia

“El gobierno me metió en esto, que él me ayude a resolver los problemas por el derecho que tengo. Me tomaron de más (tierras), que se robaron, jamás me han atendido. No se vale que vaya y que me manden a otra parte; el gobierno del estado me metió en esto, que responda”, tronó don José Jarero Alatorre/Foto: Francisco Tapia

“Quiero que me reciba el señor gobernador. El gobierno me metió en esto, que él me ayude a resolver los problemas existentes por el derecho que tengo. Me tomaron de más (tierras), que se robaron, jamás me han atendido. No se vale que vaya y que me manden a otra parte; el gobierno del estado me metió en esto, que responda”, aseveró.

A pesar de que los más de 265 mil metros que el gobierno de Medina Asencio le arrebató en complicidad con el entonces secretario de Gobierno, Arnulfo Hernández Orozco, podrían verse como una causa perdida al escriturarlas en su momento y a base de engaños por el “ridículo precio” de 37 centavos por hectárea –dando un total de 100 mil pesos por todo el terreno–, dinero del cual no llegó a sus manos, Jarero Alatorre sí instó a Sandoval Díaz a reconocerlo como afectado e invitarlo a las mesas de diálogo que en la actualidad sostienen con los ejidatarios del Zapote, pues todavía puede pelear por las otras 16 hectáreas arrebatadas.

Entre estos terrenos arrebatados y de los cuales aseguró tiene fe de no haber recibido pago alguno pero sí sufrido un despojo arbitrario, se encuentran los más de 5 mil metros que el Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP) se apropió hace casi un año sin autorización, al correr una malla para ampliar su perímetro, situación de la cual no le han podido dar respuesta las autoridades correspondientes, pues es más el beneficio que se le dan a estas grandes empresas.

Con 82 años, de los cuales más de la mitad los ha vivido en lucha porque se le haga justicia, Jarero Alatorre extendió también el llamado al actual secretario de Gobierno, Roberto López Lara, a fin de que se le tome en cuenta pues a pesar de que la promesa ha sido de recibimiento, hasta la fecha las autoridades priístas no se han tomado la molestia, criticó, de al menos concretar una reunión para analizar su caso.

Anuncios