TODOS SOMOS RESPONSABLES DE LA GESTIÓN INTEGRAL DEL AGUA EN NUESTRO TERRITORIO

Guadalajara, Jalisco, a 25 de abril de 2017.

BOLETÍN DE PRENSA

TODOS SOMOS RESPONSABLES DE LA GESTIÓN INTEGRAL DEL AGUA EN NUESTRO TERRITORIO

El derecho humano al agua conforme al artículo 4 constitucional sabemos y estamos conscientes que es de todos, pero también sabemos que las ciudades deben crecer conforme a su capacidad para cuidar y usar de manera sostenible las reservas de agua, porque de seguir así no habrá agua que alcance, y en aras del cumplimiento de este derecho por parte del Estado no debe colisionarse o contrapuntearse con otros derechos humanos, como el derecho de los pueblos a existir y no seguirse sacrificando por los centros urbanos y complejos industriales, que además atentan contra el medio ambiente, por sus impactos ambientales y sociales, razón por la cual Temacapulín, Acasico y Palmarejo merecen vivir.

Es por ello que apostamos por una gestión integral del agua, en la que no sea vista como una mercancía sino como el sustento de la vida, que respete el ciclo hidrológico con una visión integral de cuenca, incluyendo agua, territorio y sociedad, aprovechando eficiente y equitativamente los recursos locales, sin depender de la extracción y traslado desde lugares lejanos que afectan a otras poblaciones.

Esta gestión integral incluye, la protección de las fuentes de abastecimiento y de las áreas forestales, la recarga de acuíferos, el aprovechamiento de fuentes alternas de agua (captación de agua de lluvia, rescate y aprovechamiento de manantiales, aprovechamiento del agua residual tratada), mantenimiento y optimización de la red de distribución (según datos oficiales del SIAPA 40% del agua de la zona metropolitana de Guadalajara se desperdicia por fugas http://www.milenio.com/region/agua_se_pierde_en_red-agua_potable-desperdicio_de_agua_Jalisco_0_731926838.html), contar con sistemas confiables de medición en tiempo real en el estado, el saneamiento y restauración de cuerpos de agua contaminados con aguas domésticas e industriales, entre otras.

Para nosotros una gestión integral del agua a la par de una nueva cultura del agua es un discurso serio, con contenidos, por lo que sólo hacer presas no es una gestión integral del agua, que es lo que nos siguen proponiendo las autoridades. Somos conscientes que hay una injusticia urbana en el manejo, distribución, acceso y pago del líquido, pues mientras los sectores más pudientes en aguas y secas -como se dice coloquialmente- riegan sus campos de golf, tiran el agua, la desperdician y para ellos no hay pago de multas ni escasez.

Y si los diferentes actores políticos que se han manifestado quieren cumplir realmente con lo que han declarado públicamente en días recientes respecto de la presa el Zapotillo, así como el reparto del agua entre Jalisco y Guanajuato (concretamente para la ciudad de León), se deben combatir jurídicamente o por la vía política (acuerdos entre las partes) el Convenio de Coordinación de 2005 que firmaron los Estados de Guanajuato y Jalisco con la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), e incluso si se quiere ir al origen del problema tendrían que modificarse los decretos presidenciales de 1995 y 1997 que son los que distribuyen las cantidades de agua entre ambas entidades, así como sus usos.

Reiteramos que desconfiamos de los estudios y dictámenes que arrojará la oficina de Naciones Unidas para el Desarrollo (UNOPS), dada la cantidad que pagó con dinero público el Gobernador de Jalisco, para tener una opinión a modo y con ello darle la vuelta al fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que echó abajo el convenio de 2007, quedando vigente el Convenio de 2005, que es para una presa de 80 metros de altura de cortina, altura que también puede ser reducida si hay voluntad real de las partes y una política seria y por supuesto una gestión integral del agua, por eso también decimos: ¡No al trasvase del agua del río Verde a León!, que el agua se quede en Jalisco.

Por si fuera poco, la contaminación del río Santiago sigue siendo preocupante, por lo que es el río más contaminado del país, en tal sentido con respeto y como lo establece la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos, les solicitamos a las autoridades estatales y federales un informe de las acciones que sus gobiernos ha implementado para detener las descargas de aguas negras y desechos industriales a los cuerpos de agua pertenecientes a la cuenca del Ahogado y el río Santiago.

A 4 años de la administraciónde este gobierno estatal, no hemos tenido la suerte de ver los resultados de sus esfuerzos para remediar esta terrible devastación ambiental, que no solo afecta a los residentes del municipio de el Salto, sino que está afectando a los habitantes de Tlajomulco, Juanacatlán, Tonalá, San Pedro Tlaquepaque e Ixtlahuacán de los Membrillos entre otros y demás pueblos de la Barranca de Huentitán. Para nosotros queda en evidencia de que o son muy escasas las acciones para terminar con la contaminación de esta cuenca hídrica o nunca han existido dichas acciones.

Además de solicitarle una respuesta por escrito queremos invitarlo a Usted C. Gobernador de Jalisco para que nos acompañe a dicha zona contaminada, y en el lugar de los hechos y frente a los residentes afectados en sus bienes y lo más grave, en su salud, Usted nos explique el por qué seguimos respirando los fétidos olores que despiden esos cuerpos de aguas. Venimos con respeto, pero con la voluntad firme en aras de la transparencia que tanto presume su gobierno -de que ser ecologista-, tengamos la fortuna de que acepte esta invitaciónpara acompañarnos para juntos recorrer los puntos donde las aguas nunca han sido transparentes.

El pasado 27 de enero, se cumplieron 8 años de la famosa “macro” recomendación, sobre el río Santiago. Ese “flamante” documento, fue presentado por la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Jalisco. Ese día 27 nos llamó la atención, de que dicha comisión, no emitiera algún comentario sobre ese aniversario el 8º, pues como instancia defensora de nuestros derechos humanos que son norma suprema en nuestro país, lo mínimo que tiene que hacer es defender sus recomendaciones. En ningún medio de comunicación escuchamos o leímos algo sobre ese tema. En fin, tal pareciera que ni para el gobierno del Estado, ni para la CEDHJ, ni para el gobierno federal, ni para los medios es tema de importancia lo que suceda con nuestros cuerpos de agua. Se nos olvida que sin agua nadie puede vivir.

El río Verde entre y en los alrededores de las comunidades de Temacapulín y Palmarejo tiene destruidas sus sabineras, mezquiteras y los sauces, con un grave daño ecológico provocado por las excavaciones y hoyos que hacen las areneras para sacar material la construcción como grava y arena, exigimos a la CONAGUA una revisión exhaustiva de esas concesiones, así como la inspección inmediata de esos lugares y cancele las referidas concesiones.

La situación en el río Blanco y en las comunidades de Zapopan en materia de contaminación también es alarmante por lo que demandamos su pronta solución.

Un hecho reciente también preocupantes son los cientos de enfermos renales por ingerir el agua contaminada del Lago de Chapala en las comunidades ribereñas como San Pedro Itzicán, en el municipio de Poncitlán, que ya parece epidemia y por lo tanto un problema de salud pública que merece atención inmediata de nuestras autoridades.

¡Agua para todos y para siempre!

¡Por una Gestión Integral del Agua desde y para los pueblos!

Atentamente

Comité Salvemos Temacapulín, Acasico y Palmarejo

Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario (IMDEC)

Colectivo de Abogados

Acción Colectiva

Comité Ciudadano de Defensa Ambiental de El Salto, Jalisco.

Plataforma Tómala Ciudad

Movimiento Mexicano de Afectado por las Presas y En Defensa de los Ríos (MAPDER)

Fundación Cuenca Lerma Chapala

Defensores del Bosque del Nixticuil

Mayor información:Cel. 3310630924.

Anuncios