Sin sorpresa por doble discurso

Se mantienen. Habitantes de Temacapulín (foto), Acasico y Palmarejo rechazan la construcción. (Foto: Grisel Pajarito)

Luego de que las últimas semanas el alcalde Enrique Alfaro Ramírez y el gobernador Aristóteles Sandoval han caído en contracciones respecto a su postura frente a El Zapotillo, colectivos en defensa de los pueblos amenazados por la obra manifestaron que a pesar de la falta de congruencia de las autoridades, ellos sí mantienen la misma postura de los últimos 12 años: rechazo total a la presa y al trasvase.

Esto a propósito de que el 19 de marzo Alfaro se posicionó a favor de que la presa se llene a 80 metros a costa del desalojo Acasico y Palmarejo, para dos días después retractarse; por su parte, el gobernador, a pesar de que ha señalado estar a favor de los pueblos, ha litigado en tribunales en contra de los amparos que protegen a esas comunidades (NTR 3 de abril 2017).

“Son los políticos de todas las corrientes políticas los que algunas veces manifiestan apoyarnos y pocos días después declaran que siempre no; para nosotros esto no es nuevo, de hecho estamos acostumbrados y no nos sorprende, pues sabemos que muchas veces se responde a los intereses de los más poderosos y al cálculo político-electoral, antes que a los derechos de nuestros pueblos”, dieron a conocer ayer los colectivos en un comunicado.

“Muchos políticos y funcionarios han retomado la propuesta de gestión integral del agua como bandera política; sin embargo, ellos y nosotros tenemos ideas muy distintas de lo que este concepto significa, para nosotros no hay gestión integral con represas, desperdicio, contaminación, privatización y sin saneamiento”.

Los colectivos Salvemos Temacapulín, Acasico y Palmarejo y Comités de Hijos Ausentes de Temacapulín en la República Mexicana y Estados Unidos lamentaron que se sigan gastando recursos en más estudios cuando ya se ha documentado hasta en tesis doctorales que la obra es invasiva, ambientalmente inviable y violatoria de los derechos humanos, entre otros.

“Ante esta situación y de manera urgente, llamamos a todos los y las jaliscienses y mexicanos conscientes a defender el agua, a seguir rechazando la presa El Zapotillo, impedir que se desplacen e inunden las comunidades de Temacapulín, Acasico y Palmarejo, rechazar el trasvase y el acueducto. Es momento de unirnos más allá de discursos políticos hipócritas y falsas posturas”.

EH/I

 

Anuncios