Piden habitantes de Poncitlán que se “limpie” lago de Chapala

Con los ojos llorosos, habitantes de San Pedro Itzicán clamaron por ayuda no solo de las autoridades, sino de toda la sociedad tapatía, a fin de que se atienda el grave problema de salud pública y de pobreza que viven cinco comunidades aledañas al lago de Chapala, asentadas en el municipio de Poncitlán.

Jaime González, vecino de San Pedro Itzicán, quien participó en el Foro Ciudadano de Propuestas y Proyectos Sociales, Comunitarios y Ambientales, realizado en el Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), refirió que en las poblaciones de San Pedro Itzicán, Chalpicote, La Zapotera, Santa María la Joya y Agua Caliente, hay 459 niños y jóvenes menores de 17 años, con algún daño renal, a causa de consumir agua de mala calidad, con metales pesados y sulfuros.

Por eso, dijo que urge “limpiar” el lago de Chapala y la cuenca del Río Lerma, pues la contaminación de industrias se arrastra desde el estado de México hacia el vaso lacustre.
Por su parte, Olivia Flores, habitante de San Pedro Itzicán, recordó como en los años 30, el lago de Chapala permitía que se pescara en él hasta con canastos, dada la abundancia que existía en aquella laguna de aguas limpias.

Al foro acudió el titular de la Secretaría de Desarrollo e Integración Social (SEDIS), Miguel Castro Reynoso, quien escuchó las quejas y las críticas de los pobladores de Poncitlán, al narrar la pobreza y el abandono en el que viven.

El funcionario estatal respondió que cada semana visita las comunidades, trata de ponerse “en sus zapatos” y sobre todo, expresó que es “sensible” a la situación de marginación que existe.
La abogada experta en derecho ambiental, Raquel Gutiérrez Nájera, dijo que no se resuelve de fondo la contaminación del río Lerma, pues se siguen renovando las concesiones de agua existentes a lo largo de ese afluente, por parte de empresas contaminantes, entre ellas Petróleos Mexicanos (Pemex).

 

Anuncios