Se queda corto plan vs. las inundaciones

POCO EFECTIVO. Si el plan no considera soluciones a largo plazo, estará destinado a fracasar, aseguran académicos. (Foto: Humberto Muñiz)

Hay más de 350 puntos susceptibles de inundación en la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG), pero el Sistema Intermunicipal de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado (Siapa) sólo reconoce 70 al trabajar con datos que tienen un desfase de más de dos décadas, advirtieron especialistas de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

“Desde hace 20 años, el Siapa menciona que son 70 lugares, pero para nosotros esa cantidad de polígonos quedó rebasada en los años 90”, apuntó el especialista Luis Valdivia Ornelas, contrastando dicha información con el estudio que hicieron en el Departamento de Geografía y Ordenación Territorial del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), elaborado con información que comprende el periodo de 1917 a 2015.

Del incremento de zonas de riesgo, anotó como principales factores la urbanización, la falta de proyectos integrales para mitigar las inundaciones, las obras con miras a corto plazo, la tala desmedida y el cambio en las estructuras de la ZMG con el transcurso del tiempo.

Las propuestas planteadas fueron que el organismo encargado de atender el tema hídrico nivel intermunicipal actualice la información de mano de especialistas en la materia, además de que hay universidades y académicos dispuestos a colaborar, apuntaron los investigadores Valdivia Ornelas y Alejandro Barba García, quienes exhortaron a atender la situación no sólo con proyectos de ingenieros, sino con perspectiva climática, hidrológica e histórica.

La solución “no es meter más tubos, (pues) no habrá infraestructura ni dinero que pueda contener los volúmenes que se generan”, recalcó Barba García, quien aludió a la necesidad de considerar medidas de infiltración de agua por las vías naturales.

“Las inundaciones no se van a solucionar a corto plazo, sino que tienen que ser estrategias de largo aliento. Debemos implementar medidas para aumentar las superficies arboladas en las partes altas porque la vegetación puede captar entre 12 y 22 por ciento del agua de lluvia durante una tormenta”, expuso Valdivia Ornelas.

En cuanto a las obras polémicas que actualmente realiza el Siapa junto con gobiernos municipales, como es el caso de El Deán y San Rafael, el especialista recalcó que de poco van a servir si no se atiende de forma integral el problema. Como ejemplo citó el caso del cerro del Cuatro, que con la reciente aprobación de edificación de viviendas se verá reducida el área de absorción que generaban los árboles y el líquido pluvial no tendrá otra opción que bajar por las calles, generando a su vez inundaciones en las partes bajas de la ciudad.

Otras de las zonas con problemática en la materia son Andares, Bugambilias, Bosque Alto, El Colli, La Noria, Santa Cruz de las Flores, Santa Paula, Plaza del Sol, Santa Catalina, Tesoro y Colomos.

El llamado a las autoridades fue a aceptar los diagnósticos actualizados de especialistas. Para solucionar el problema de fondo se requieren proyectos de largo plazo y no sólo de mediano o corto alcance, coincidieron los investigadores de la UdeG.

Añejos

Los datos que considera el Siapa son de hace 20 años

 

Anuncios