Unión de vecinos hace posible asilo para adultos mayores

Unión de vecinos hace posible asilo para adultos mayoresHabitantes de las colonias Margarita, La Tuzania, Las Bóvedas y Santa Margarita Residencial hicieron posible la construcción de la Casa Hogar del Anciano Jesucristo Obrero.

Rosario Bareño Domínguez/El Occidental

Habitantes de las colonias Margarita, La Tuzania, Las Bóvedas, Santa Margarita Residencial hicieron posible la construcción de la Casa Hogar del Anciano Jesucristo Obrero, en la colonia La Tuzanía, y que fue inaugurada por el obispo auxiliar de Guadalajara, Juan Humberto Gutiérrez Valencia.

Aunque tardaron 11 años en ver cristalizado este asilo, proyecto encabezado primero por el cura Manuel González Villaseñor y concluido por el presbítero Eduardo Gutiérrez. Existe una problemática en los adultos mayores: abandono, aislamiento y soledad, y que de acuerdo con el último informe del Consejo Nacional de la Población (Conapo), en México hay cerca de 11 millones de personas mayores de 60 años, de las cuales el 80 por ciento vive con algún grado de pobreza y abandono. Las personas de la tercera edad siguen trabajando después de la edad promedio en que se deben jubilar, es decir, mayores de 60 años; tres de cada cuatro varones entre 60 y 64 años están trabajando y una de cada cuatro mayores de 80 años se encuentra laboralmente activo con salario mínimo.

El obispo Juan Humberto Gutiérrez Valencia manifestó: “Roma no se hizo en un día, nos recuerda que las obras grandes requieren tiempo, empeño, entusiasmo y colaboración. Ante esta gran obra podemos comprobarlo, trabajo de muchos, las manos de otros tantos y el sacrificio de otros, gracias a Dios vemos concluida este asilo hermoso y funcional y espero que cumpla con el propósito de ayudar a nuestros hermanos que están en la última etapa de su vida”.

 

asilo1

 

“Esta es una obra de todos ustedes, es una obra que se construyó gracias a la generosidad de cada uno de ustedes, pero ahora viene la tarea más difícil, la puesta en marcha, implica mucho más trabajo y sé que con sus oraciones esto lo vamos a sacar adelante”, señaló el padre Eduardo Gutiérrez.

Y es que hace más de 20 años, cuando el padre Manuel González era vicario de la parroquia Nuestra del Carmen, en Santa Margarita, un laico comprometido, el señor Clemente Lizalde, reunió a un grupo de personas de la tercera edad en la calle para catequizarlos, ayudarlos y organizarles convivencias. Ante esta situación, Felipe Jiménez un día se acercó al padre y le dijo que le regalaba tres lotes de ocho metros por 20 metros de fondo para edificar una casa para atender a los ancianitos, explicó el sacerdote Manuel González.

“En la parroquia se organizaron y comenzaron a construir un salón de usos múltiples, después se construyeron algunos cuartos para tener un asilo de ancianos. El 19 enero de 1999 me nombran párroco de la Parroquia Jesucristo Obrero y retomé el proyecto. En marzo de 2006 formamos el patronato y nos constituimos como una asociación civil y así iniciamos la construcción del asilo”, explicó.

El edificio tiene una capacidad de albergar a 37 personas de la tercera edad, los cuales podrán contar con médico, enfermeras, trabajador social, alimentación y cuidados, con la finalidad de que encuentren un lugar donde tengan calidad de vida.

 

Anuncios