Vivir en El Nixticuil: pobreza, chantajes, chismes… y una justicia que no llega

Los opositores a la obra a cuatro carriles ven grandes riesgos e intereses claros, pero el vocero de los colonos que la empujaron, señala que permitirá comenzar a cambiar 31 años de tribulaciones.

Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO. 

http://www.agustindelcastillo.com/

Hace 31 años, los primeros moradores de El Tigre II arribaron a vivir a las inmediaciones del bosque El Nixticuil, en Zapopan. Solamente estaba el hospital privado Ángel Leaño en el camino de ingreso desde la carretera a Tesistán, y al otro lado de la barranca se asomaba el incipiente fraccionamiento campestre Los Guayabos, una pequeña utopía urbana que la ciudad hoy está por tragarse.

Justamente ese gigantismo del área metropolitana de Guadalajara abre actualmente una nueva etapa para los vecinos, que con el tiempo, atiborraron el asentamiento, pero nunca fueron formalmente recibidos por el ayuntamiento. Para no ir más lejos: sus fincas no pasan de ser un mero “acto posesorio”, les falta el drenaje, las luminarias están defectuosas, el pozo de agua ofrece un recurso de calidad dudosa, las calles son de tierra, y es poco frecuente el ingreso del servicio de recolección de basura, no se diga la seguridad.

“Todos los ayuntamientos, de 31 años para acá, nos han dejado en desatención; son calles que ni siquiera están hechas, no tenemos áreas verdes, el alumbrado no sirve; carecemos de muchas cosas, y desde que empezó esta administración de Pablo Lemus, al cuarto o quinto día de su toma de posesión, vinieron todos los regidores […] se prometió, por ejemplo, algo sin precedentes, diez millones de pesos; nosotros no sabemos en que los han aplicado, por ejemplo, pusieron enmallado en lo que es el acceso al área natural protegida, para evitar que la gente se meta y tire escombro, tale árboles y saque leña, pero hasta ahorita tienen todo a la mitad; prometieron también un centro de educación ambiental en la colonia por parte del director de Medio Ambiente, y desde entonces no ha habido nada concreto, definitivamente”, explica el presidente vecinal, Salvador Rivera.

El colono cree firmemente que el ayuntamiento ha condicionado apoyar a El Tigre II siempre que se haga la modernización a cuatro carriles de la avenida Ángel Leaño, un proyecto cuya utilidad para la colonia juzga menor, dado que la mayor parte de los vecinos ni carro tienen. Considera que Zapopan hace “trabajo sucio” a favor de los que cree son los verdaderos beneficiados: los fraccionamientos del complejo Capital Norte, un meganegocio inmobiliario donde participa el empresario Raymundo Gómez Flores, ex senador priista y “mentor” del presidente municipal de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez (MILENIO JALISCO, 1 de octubre de 2015).

Pero otros vecinos son menos pesimistas: consideran que la dispersión de la ciudad es ineludible, y que ya es momento de recibir beneficios de ello. La recomendación 5/2014 de la Comisión Estatal de Derechos Humanos parte de esa demanda. Y eso lo refleja el responsable del comité de Coplademun (Comisión de Planeación para el Desarrollo Municipal) en la colonia, habilitado además como vocero de los entusiastas de la obra en otras trece comunidades dispersas a lo largo del camino de la discordia.

“El mismo presidente de la colonia [Salvador] estaba interesado en que se hiciera la obra, el problema es que se le acercaron los del Salvabosque y el señor Harold Dutton y cambió de opinión; pero son como diez personas las que se oponen con el pretexto de que se va a afectar el bosque; yo te comento que el bosque va a ser el más beneficiado, porque en la condiciones actuales no hay filtración de agua hacia los mantos freáticos, el suelo es puro tepetate; con la obra se van a hacer diez pozos de absorción […] también se van a hacer seis pasos de fauna, y van a hacer banquetas, en la parte más angosta, de 1.60 metros, en las más anchas, de más de dos metros, y camellón; habrá iluminación, lo que es muy bueno porque ahora es boca de lobo en las noches, y además hay que recordar que es zona 30, es decir, no pueden ir rápido los carros. Lo más importante es que no se va a tocar el bosque, pero son otros los intereses que tienen esas personas…”.

– Pero, ¿por qué de cuatro y no de dos carriles en los casi 800 metros en que el camino colinda con el bosque, en qué los beneficia eso a ustedes?
– Hace más de 30 años sólo existía la comunidad de Los Guayabos, que hoy no tiene más de 50 casas; imagínate el flujo de vehículos que había; en cambio, nosotros calculamos hoy conservadoramente unas 40 mil personas viviendo en la zona, es claro que ese camino como está ya no da; esta obra no es futurista, es para corregir un problema que ya existe en la vialidad…
– Habrá que admitir que los fraccionamientos de Capital Norte también se van a beneficiar, es una salida para otras 100 mil personas que en algún momento vivirían allí…
– Yo no creo que de veras se crea eso […] no están tan cerquita, pero me queda claro que es el argumento de los opositores, que no quieren que pasen muchos vehículos, pero estará de acuerdo conmigo que en las grandes ciudades tienen un precio que pagar; el problema ya está, los fraccionamientos ya están, a mí se me hace ilógico de todos modos: no creo que vayan a desahogar por ahí autos en una vialidad de zona 30, ellos lo saben.

El vocero entonces argumenta sobre los “intereses oscuros” de los opositores. Que porque tienen casas privilegiadas y quieren el bosque para ellos, incluido el uso del derecho de vía, donde incluso han sembrado árboles para evitar la obra; que por qué no se denuncia el caso de los fraccionamientos que también invaden el bosque por la avenida Valdepeñas; que los de Salvabosque “bajan recursos” pero los encinos se enferman de todos modos.

– ¿A ustedes les consta eso, que han bajado recursos?
– A mí me lo comentó una regidora, hace tres años, y todas las asociaciones lo hacen, y qué bueno que lo hacen, lo que sí está mal es que digan mentiras, que hagan cosas ellos y le echen la culpa a los demás…
– ¿Los está chantajeando el ayuntamiento, obras a cambio de Ángel Leaño a cuatro carriles?
– Claro que no, todos los servicios se han ido consiguiendo con gestiones de muchos y esa recomendación de derechos humanos.

A juicio de Anselmo, Salvador Rivera deberá dar cuentas de sus opiniones y “quizás” debería renunciar, por dividir a los vecinos. Lamenta que haya disensos cuando su progreso se ha retrasado por más de 30 años. Es que esa ciudad, ese monstruo, ya llegó, y tienen derecho a mejorar su calidad de vida.

– ¿Los fraccionadores de Capital Norte nunca se han acercado a ustedes ni les han ofrecido nada?
– Claro que no, eso es una vil mentira.

Claves

Las 14 colonias que votaron por Ángel Leaño a cuatro carriles

El Tigre II
Colinas de los Robles
Colinas del Río
Hogares de Nuevo México
Los Guayabos
Cantabria
Real Cantabria
El Zapote
El Zapote 2
La Limera
San Miguel
Villas de Nuevo México
Valle de Los Robles
Rancho el Centinela.

 

Anuncios