Preocupa daño al campo en los Altos

SIN AGUA. Las cuencas hidrológicas de 19 de 20 municipios de los Altos están sobreexplotadas, es decir, esta región será en un futuro propensa a sequías. (Foto: Alfonso Hernández)

Las autoridades federales y estatales siguen sin aclarar cómo se llevará el agua de la presa El Zapotillo a la zona de los Altos en Jalisco, por lo que será la región que perderá con este proyecto. Esta fue una de las conclusiones que se dieron a conocer ayer en una conferencia de prensa celebrada en Tepatitlán de Morelos, con motivo del Día de Acción Internacional en Defensa de los Ríos y contra las Represas.

A través de un comunicado de prensa difundido por el Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario (Imdec), señalaron que las mismas fichas hidrológicas que ha elaborado la Comisión Estatal del Agua (CEA) reflejan que “de 20 municipios ubicados en la región Altos, 19 están sobreexplotados”. Por eso, no hay una justificación para llevar el agua de la cuenca a León, Guanajuato.

Aseguraron que los testimonios de campesinos de la zona han permitido confirmar que “sus acuíferos se están agotando, las sequías son más prolongadas, las poblaciones no tienen agua y se pone en riesgo a las unidades de producción”.

Con el proyecto que prevé concluir la presa El Zapotillo para desde ahí enviar el agua a la ciudad de León Guanajuato, no se ha precisado quién absorberá los costos de conexión, bombeo y potabilización para abastecer a los municipios de Los Altos.

Entre los riesgos que se enumeran para el campo de esa región está el cierre de pozos, “con el argumento de que es necesario que la presa se alimente”. Además, los obligarán “a comprar el agua a costos definidos por la empresa Abengoa y ya no podrán sacarla de pozos ni podrán captar el agua de lluvia”. Esto generará que en la mayoría de los municipios de los Altos “se prolongarán las vedas de aguas profundas y superficiales”.

El agua que se utiliza en el campo de los Altos es la que permite la producción de 88 por ciento de todo el huevo que se consume en México, así como 22 por ciento de la proteína animal, con lo que además se pone en riesgo “el sector productivo rural, la economía y la vida misma de más de 800 mil habitantes de la  región”.

Por ello, hicieron un llamado a las autoridades de los municipios a vigilar y defender su territorio, pues será fundamental “evitar que se autoricen permisos, cambios de uso de suelo o licencias para favorecer la construcción del acueducto”.

Los beneficios de este proyecto, insistieron los representantes de organizaciones civiles, serán para la empresa Abengoa, que venderá el agua durante 25 años a la ciudad de León y a los municipios alteños de Jalisco.

 

HJ/I

 

Anuncios