Temen vecinos a gasolinera

  • Los predios marcados con los números 790 y 796 de Pablo Casals fueron demolidos; según el Municipio, lo único que se podría construir ahí serían comercios con impacto mínimo. Foto: Maricarmen Galindo
Martín Aquino/Mural

Guadalajara, México (12 marzo 2017).- Vecinos de la Colonia Prados Providencia, en Guadalajara, están temerosos por la posible instalación de una gasolinera.

Según los colonos, dos predios sobre la calle Pablo Casals 790 y 796, esquina con Palermo, fueron demolidos hace ya dos semanas y se presume que en el lugar se establecerá una estación de combustibles.

“Cuando empezaron a demoler estuvieron muy herméticos, pero uno de los trabajadores dijo que estaban buscando hacer una gasolinera”, dijo Francisco Antimo, vecino del lugar.

“Una gasolinera no es poca cosa, nos parece un tema delicado; ahorita nosotros como vecinos estamos en espera de que salga licencia de la gasolinera que pretenden construir para empezar a movernos”, agregó.

Según datos del portal de Transparencia del Ayuntamiento de Guadalajara, el 25 de enero del 2017 se otorgó la licencia de demolición EX-0008-2017 para el predio Pablo Casals 790 —el 796 estaría fusionado—, a nombre de Lourdes Teresita Pérez Sandoval y Álvaro González Larios.

Sin embargo, no existe trámite sobre permiso para la instalación de una gasolinera, tal como lo confirmó la coordinadora de Gestión Integral de la Ciudad, Patricia Martínez.

“Encontramos que en el 2009 dictaminaron incompatible una solicitud para salón de belleza (en ese domicilio), y en el 2010 dictaminaron improcedente para vivienda plurifamiliar vertical, comercio y oficinas”, apuntó la funcionaria.

Martínez explicó que el Plan Parcial de Desarrollo de Guadalajara establece que en esa zona sólo se pueden construir viviendas en vertical con un máximo de ocho niveles, mientras que negocios como gasolineras son inviables.

“El uso que tiene es habitacional plurifamiliar vertical densidad media, ni comercios ni oficinas; podría ser (que se autoricen negocios) pero en un impacto mínimo y en una superficie mínima, pero la estación de gasolina no se puede”, afirmó Martínez.

Los predios marcados con los números 790 y 796 de Pablo Cassals fueron demolidos; según el Municipio, lo único que se podría construir ahí serían comercios con impacto mínimo.

 

Anuncios